Salud > Emociones

El autor del libro Emoción y sentimientos: "La respuesta 'no soy celoso' nunca es cierta"

El especialista argentino Daniel López Rosetti visitó Montevideo y habló sobre el amor, el odio y el analfabetismo emocional

Tiempo de lectura: -'

10 de septiembre de 2018 a las 05:00

"No somos seres racionales, somos seres emocionales que razonan”, afirma el doctor argentino Daniel López Rosetti en la tapa de su libro Emoción y sentimientos en el que, desde un vocabulario simple, aborda de forma sensible y multidisciplinaria los temas más existenciales de la esencia humana. En diálogo con El Observador, el especialista en cardiología, clínica médica y psicofisiología respondió varias interrogantes existenciales.

Desde la tapa de su libro, usted adelanta una postura ¿La emoción precede a la razón?

Sí, lo siento de ese modo y trato de transmitirlo desde el comienzo con una cantidad de información, quizás, hasta subliminar. La emoción es un fenómeno agudo, intenso, que tiene una repercusión física. Como una brasa caliente. Todos los humanos tenemos las seis emociones básicas (miedo, ira, alegría, tristeza, asco, sorpresa) y es algo transcultural. Si vos pones cara de alegría o miedo, cualquier persona en el mundo, que vea esa cara, la va a identificar. Y eso es parte de un programa biológico no aprendido. La emoción es una vivencia que tiene un rostro. Digo que somos seres emocionales que razonan porque hace millones de años que tenemos emociones y sentimientos y el pensamiento, la razón, la ejecutabilidad, todo lo que decimos que es lógica, se han desarrollado recientemente en la historia evolutiva del ser humano. Lo que intento resaltar es llamar la atención sobre la importancia de registrar nuestras emociones y sentimientos como un aprendizaje cultural, dentro del ámbito de la inteligencia emocional.

¿Existe un aprendizaje emocional? ¿Es posible aprender a manejar las emociones?

Lo provocativo de la palabra inteligencia emocional es que une dos palabras que parecen distintas y en realidad es la unificación del ser. A la inteligencia la tenemos como la emergente de las tablas de multiplicar, de cuestiones lógicas, matemáticas, racionales, secuenciales, razonamientos ejecutivos; pero, en realidad, si le agregamos la emoción, mezclamos un montón de cosas que dan lugar a la inteligencia emocional. La unión de ambas palabras, emoción en tanto proceso cognitivo, y razón, me parece central. Por eso tengo un capítulo sobre inteligencia emocional.

¿Sería posible carecer de emociones?

No podrías carecer de emociones como no podés carecer de respiración. Es esencial. Puede pasar que la persona no lo registre, no sepa expresarlo, o no lo registre en quienes lo rodean. Eso tiene que ver con una suerte de analfabetismo emocional, o una ceguera emocional que en términos técnicos se llama alexitimia. Es la incapacidad para registrar emocionalmente el mundo interno y el mundo de los otros. Eso tiene que ver también con la educación, la formación, el desarrollo, con la inteligencia emocional y con el aprendizaje emocional, pero efectivamente existe.  Muchas personas dicen “fulano es muy tímido, no se expresa”. En realidad, no es tímido, es alexitímico, tiene algún grado de analfabetismo emocional. Hay que distinguirlo de la timidez. Si vos te sentás con esa persona y en un diálogo podés saber si se expresa, si siente su mundo interior, y diferenciarlo, simplemente es tímido. La timidez es un inhibidor de conductas sociales de extroversión.

¿Cómo llega a concluir que las seis emociones básicas son el miedo, la ira, la alegría, la tristeza, el asco y la sorpresa? ¿Por qué suma luego a la lista, el desprecio?

Los rostros de miedo, ira, alegría, tristeza, asco y sorpresa, si los pones frente al espejo, son simétricos. La denostación no, es asimétrica. Y eso es porque tiene un proceso cognitivo que depende del lóbulo frontal, es una decisión de denostar. Pero de todos modos el sistema de investigación en lo que es la psicobiología de la emoción quizás no es tan simple como yo lo vuelvo acá.

Resulta sumamente interesante el tema de los rostros que traducen emociones instantáneamente ¿a qué proceso responde ese fenómeno?

Es parte de un programa heredado. A la emoción miedo ponemos cara de miedo desde hace millones de años y tenemos conductas de miedo. Cuando hay una corrida bancaria, hay una conducta de manada, que es una conducta de miedo; es heredada, la tenemos históricamente, incluso los animales. Poner cara de miedo para que el de al lado entienda que estas en un área peligrosa, también es comunicación emocional.  Una cebra en la sabana africana que está pastando y de golpe deja de hacerlo y sale corriendo a la derecha, hace que el resto de las cebras también salgan corriendo a la derecha. La única que vio al león fue la primera, pero las demás se van con ella porque hubo una comunicación no verbal actitudinal.

¿Qué son los sentimientos?

El sentimiento es el procesamiento de las circunstancias de vida, de las cuales muchas son emociones a través de los procesos mentales cognitivos. Es una suerte de mentalización de emociones básicas, es una interpretación sostenida de la realidad, no son exactamente lo mismo, son parecidos, pero los dos, emoción y sentimiento, conforman el mundo de los afectos, o sea el mundo afectivo está formado por emociones y sentimientos.

En esa dinámica de emoción y sentimiento, ¿cuándo entra la razón en juego?

Evolutivamente después. Lo más antiguo es la emoción, después aparecen los sentimientos y, después, la razón. El razonamiento es un fenómeno nuevo. De hecho, en nuestra cultura todo es nuevo, todo tiene 100 o 150 años, la radio, la televisión, el smartphone, la resonancia magnética nuclear, todo eso es nuevo y todo es emergente del razonamiento humano. Pero lo que más importa es el manejo de los afectos.

Usted le dedica todo un capítulo al amor. ¿Cómo se podría definir desde la neurociencia? ¿Existe diferencia entre el cerebro de quien está enamorado del que no?

La diferencia de un cerebro enamorado es mucha. En estudios de resonancia magnética funcional se observa que cuando una persona enamorada está pensando en su amor, su área racional se apaga y funciona menos. Y ahí predominan las funciones cerebrales con el manejo de emociones y sentimientos. Hay que interpretar que no solamente se trata de amor de pareja, es mucho más amplio, a los hijos, a los padres, a la vida, al conocimiento, a lo que uno hace. Es un sentimiento que inclina las funciones del ser.

Siempre que existe amor, ¿hay celos?

Los celos son un proceso normal hasta cierto punto. El celo en condiciones normales promueve que la persona proteja al ser querido. La respuesta “no soy celoso” nunca es cierta. Si existen motivos, todas las personas son celosas, excepto que dejen de querer. Ahora, de ahí a pasar a tener celos de forma desproporcionada, se constituye una patología que es la celotipia y, en ese caso, es anormal. Todas las emociones y sentimientos son normales en una proporción adecuada, cuando están pasadas de nivel, son patológicas como también los son si están por debajo de un nivel determinado.

¿El odio tiene conexión con el amor?

El amor está emparentado con el odio. Hay áreas cerebrales que reaccionan de la misma forma ante el amor y el odio. Dícese popularmente que del amor al odio hay un solo paso, en el cerebro también, está el lóbulo de la ínsula que se activa en el amor y el odio y hay un centímetro de distancia.

Las emociones y sentimientos ¿influyen en la salud?

Todo el cuadro afectivo determina la salud, es decir, emoción sentimientos, afecto y salud guardan mucho que ver.  De hecho es el fundamento de la psiconeuroinmunoendocrinología que aborda el tema de la influencia de las emociones en lo que tiene que ver con las enfermedades. Hay personas que saben que cuando se ponen tensas, nerviosas o con un nivel  alto de estrés, les sale el mismo herpes de todos los años, o una mujer que tiene la sensación o miedo de haber quedado embarazada, se le va  atrasar el proceso menstrual. Es decir, la influencia psicológica es mucha. La inmunodepresión guarda mucha relación con el cuadro emocional afectivo, ni que hablar en el área cardiaca, hay enfermedades que están claramente relacionadas con cuadros emocionales.

¿Qué pasa con la tristeza como emoción? ¿Se puede tratar?

La tristeza es algo normal y no requiere tratamiento, pero si uno dice llevada a un extremo, probablemente ingresemos en un ámbito más complicado que es el de la depresión, una patología concreta. Pero los sentimientos no se medican, se procesan. Porque los sentimientos sirven para procesar una pérdida en el caso de una tristeza, por lo cual no habría que agregar nunca antidepresivos a una tristeza. Hay que procesarla.

Usted menciona en su libro un estudio muy interesante que relaciona a las expresiones de emociones negativas en Twitter con la probabilidad de sufrir infartos.

Sí, es una investigación de la Universidad de Pensilvania. Se hizo un seguimiento de tuits en Estados Unidos, con el sistema de big data y se determinó dónde geográficamente predominaban tuits con carga emocional negativa o malas palabras, versus, tuits dónde predominaban las palabras emocionalmente positivas. Las áreas con predominancia de tuits negativos se pintaban en el mapa de EEUU de color rojo y los positivos de color verde, entonces se hacía una escala de rojo a verde y podías separar condados donde socialmente los mensajes eran más agresivos de aquellos condados donde eran menos agresivos. Lo interesante es que después fueron a ver la tasa de mortalidad de esas áreas geográficas por infarto agudo miocardio, por arritmia cardíaca, muerte súbita o por accidente cerebro vascular. Entonces, se pintaron esos mapas de color rojo donde la gente moría más y verde donde menos, después superpusieron ambos mapas y se noto una muy fuerte coincidencia de áreas rojas de maltrato con áreas rojas de muerte cardíaca. La conclusión  de los investigadores es que una emocionalidad negativa en un entorno social determinado tiene un impacto en la salud que genera muerte. Si vos te mudas de un condado rojo a uno verde vas a vivir más, es sorprendente pero es así, incluso vas a sentir que vivís mejor.

¿Se puede definir la felicidad?

Técnicamente se habla que la felicidad es un bienestar subjetivo percibido, y podríamos hablar de tasas, números y definiciones técnicas, pero me parece que felicidad es simplemente pasarla bien; es lo contrario a sufrimiento. Para alcanzar eso –y digo alcanzar porque no se es feliz gratuitamente– tenés que hacer para sentirte mejor, es un proceso que tenés que trabajar. Por eso uno debe esforzarse en sentirse mejor, y eso no requiere de medicación, terapia cognitiva o psicológica. Requiere ante todo de filosofía.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...