Nacional > SENADO

El Frente desnudó sus diferencias sobre el TISA

La izquierda respaldó al canciller Nin Novoa en la interpelación del senador Bordaberry

Tiempo de lectura: -'

15 de octubre de 2015 a las 05:00

F ue una interpelación "atípica" y así lo definió el canciller Rodolfo Nin Novoa.

La oposición –que lo convocó al Parlamento– está de acuerdo con lo que piensa el ministro de Relaciones Exteriores acerca de que era conveniente permanecer en las negociaciones del acuerdo global de servicios (TISA).

Sin embargo el Frente Amplio –al que el presidente Tabaré Vázquez le pidió su opinión–decidió otra cosa, el gobierno le hizo caso y optó por abandonar la negociación.

La interpelación que realizó ayer el senador colorado Pedro Bordaberry dejó en evidencia las diferencias del Frente en este tema.

Senadores de izquierda comentaron que la interpelación "era al Frente Amplio y no al canciller". Así lo dijo a El Observador la socialista Daisy Tourné que no habló en sala. Su colega Mónica Xavier afirmó que estaban en una interpelación "política-partidaria" a una resolución que tomó el Frente Amplio.

El interpelante Bordaberry –que aceptó como válidas varias de las respuestas que recibió de las 28 preguntas que le formuló a Nin Novoa– le pidió que dejara el cargo. Eso fue cuando el ministro dijo que no conocía los argumentos del Plenario del Frente pararetirarse del TISA.

"Si el canciller no sabe debe tener un poco de vergüenza e irse para la casa", afirmó Bordaberry.

Avanzado el debate, Nin Novoa reconoció que "se equivocó" y que en realidad conocía las razones del Frente en las que basó su decisión. "No las entiendo y no las comparto", aclaró el minsitro, quien remarcó que la decisión final la tomó el gobierno.

Según allegados al líder de Vamos Uruguay, la estrategia de Bordaberry fue, con sus preguntas, exponer las diferencias que existen entre lo que piensa el encargado de la política exterior del país y senadores oficialistas como José Mujica, Leonardo De León, Constanza Moreira y Mónica Xavier, entre otros que mencionó.

En el Frente Amplio captaron enseguida que Bordaberry quería marcar esa contradicción y en sala defendieron al canciller como "un hombre de partido" dijo Rafael Michelini.

El líder blanco, Luis Lacalle Pou, abrió el espectro y criticó no sólo el salirse del TISA, sino a la política exterior del Frente Amplio que, según dijo, se basa "en el amiguismo".

"Condujeron las relaciones exteriores en base a la buena o mala onda y así nos cerraron o nos abrieron los puentes", afirmó al recordar el relacionamiento con Argentina basado "en ideología".

Ernesto Agazzi (MPP) marcó que se empezó a discutir "por el tronco, después por las ramas y luego se discutió todo".

El tema de la convocatoria era el TISA, centró ahí el debate y respaldó al canciller por lo que hizo.

Nin Novoa defendió "el proceso" por el cual el gobierno tomó la decisión de retirarse de las negociaciones y que el presidente Vázquez haya consultado a su fuerza política.

"¿A dónde está lo cuestionable?. ¿Esto no debería ser más frecuente en los partidos?", preguntó. "Veo normal, sano y recomendable que el presidente consulte a su partido en un tema de interés". "Y veo bien que tome en cuenta esa opinión".

También hubiera actuado el presidente "con apego a la Constitución" si tomaba una decisión diferente a lo que piensa el Frente Amplio, afirmó el ministro.

Remarcó que tiene una posición diferente a lo que resolvió su partido –igual que varios senadores del Frente– pero en la interna quedaron en minoría.

Bordaberry


El ministro, al responder preguntas de Bordaberry, dijo que a la hora de tomar una decisión el gobierno, no fue un obstáculo que China, Brasil y Argentina no estuvieran en el TISA.
Mujica había opinado lo contrario.

En sala, el senador Leonardo De León (Lista 711) afirmó que "importa mucho lo que hacen los socios comerciales" y Eduardo Lorier (PCU ) pidió "no ir alegremente" a un TISA donde no está China y Brasil, los principales compradores de Uruguay.

Para la cancillería mantenerse en el TISA no hubiera producido efectos negativos en la relación con China, Argentina y Brasil.

Pablo Mieres (Partido Independiente) vaticinó que en algunos años el Senado votará entrar al TISA, posibilidad que no descartó el oficialista Enrique Pintado.

Al final, Pedro Bordaberry se fue con un "sabor agridulce" y el canciller con el respaldo político de todo el Frente Amplio.

Tres mociones

Los 16 senadores del Frente Amplio apoyaron al canciller Rodolfo Nin Novoa que explicó la salida del TISA.

La oposición presentó dos mociones. Una declaraba insatisfactoria las explicaciones del canciller que no prosperó.

La otra, promovía la apertura de mercados, declarar la caducidad de la resolución del Mercosur que impide acuedos por fuera del bloque; y reclamó que el retiro del TISA sea temporal.

Esta moción fue rechazada con los votos del Frente Amplio que consideró que el tema de la interpelación era otro.

Comentarios