The Sótano > THE SÓTANO / EDUARDO ESPINA

El nuevo héroe ruso

Igor Akinféev ha redimido su campaña en Brasil 2014 y es el nuevo héroe de Rusia

Tiempo de lectura: -'

04 de julio de 2018 a las 05:00

Con nombre de personaje literario salido de Oblomov (1859), la fabulosa novela de Ivan Goncarov que nos enseñó el arte del ocio y del pensar lento, Igor Vladimirovich Akinféev es hoy el nuevo héroe ruso, después del partidazo que disputó el domingo contra España, en el cual salvó a su oncena cuando las papas quemaban y el barco iba camino al hundimiento total tras ir perdiendo por un gol antes de los 15 minutos de juego.

Akinféev es un arquero popular, pero siempre muy cuestionado por la irregularidad demostrada en reiteradas ocasiones. Su performance en el mundial de Brasil fue bastante mala, y algunos lo consideraron uno de los peores goleros del torneo por la vulnerabilidad y nerviosismo demostrado en cada minuto que jugó. Fue responsable de la derrota 1-0 contra Corea del Sur. Cada vez que la pelota le llegaba a las manos hasta sus compañeros temblaban. Nadie, ni siquiera el propio futbolista, llegó a imaginar el cambio radical de acontecimientos ocurridos en cuestión de cuatro años.

Para muchos, su presencia como golero titular en el mundial que se disputa en su país era signo de la ausencia de porteros confiables en su país, el cual históricamente se ha caracterizado por tener grandes cancerberos, entre otros el más famoso de la historia, Lev Yashin (1929-1990). Sin embargo, de la nada casi, Akinféev se ha convertido en uno de los protagonistas del actual mundial y seguramente ninguno de sus compatriotas olvidará las tapadas magníficas, varias, que hizo contra los españoles, además de los dos penales que detuvo.

Uno de los porteros de más baja estatura, mide 1.80 metros, Akinféev le ha hecho creer a millones de rusos que si la pelota no entra en el arco locatario las posibilidades de ganar el próximo partido crecen, así sea recurriendo a penales después del alargue, y sabiendo que si llegan a esa instancia tienen arquero confiado en sus posibilidades, quien no solo se ha redimido de su irregular pasado en el arco, sino que ha enseñado que en la realidad del fútbol, lo mismo que en las novelas rusas con las cuales aprendimos todo, la gloria viene siempre después de los grandes fracasos.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...