The Sótano > 107 años

El peluquero infinito

Tiene 107 años de edad y trabaja ocho horas diarias cinco veces a la semana

Tiempo de lectura: -'

12 de noviembre de 2018 a las 05:02

En muchos trabajos y profesiones la gente se tiene que jubilar a cierta edad. Un piloto de una aerolínea comercial, por ejemplo, pasa a cuarteles de invierno al llegar a los 65 años de edad. Es difícil que un cirujano pueda pasar varias horas en el quirófano llegada esa edad. El retiro obligatorio en determinado momento de la vida es norma en dependencias estatales de muchos países, incluso más, en muchas profesiones –como la de educador- la jubilación por anticipado de quienes han ahorrado lo suficiente como para pasar sin apremios los últimos años de su vida es bienvenida. Por lo tanto, cuando alguien tiene 107 años de edad y sigue trabajando, es algo lo más parecido a un milagro de la naturaleza y de la tenacidad.

Anthony Mancinelli nació en Nueva York. Su familia es de origen italiano, y su padre, nacido en Nápoles, llegó a Estados Unidos buscando una oportunidad cuando “el sueño americano” atrajo a miles de su país. Mancinelli vive en una pequeña ciudad ubicada a hora y media al norte de Nueva York. En una zona donde hay miles de ítalo-americanos, su historia no sería noticia, salvo por dos pequeños detalles que lo hacen un caso único en el mundo. Mancinelli tiene 107 años de edad, peleó en la segunda guerra mundial, y todavía sigue trabajando. Cinco días a la semana se le puede encontrar afeitando y cortando pelo en la barbería donde ha sido empleado por décadas. Quiso la realidad que el veterano peluquero nunca pudiera juntar lo suficiente como para abrir su propia peluquería, pero a esta altura de la vida no está con ganas de pensar en todas las cosas que podría haber hecho diferente. Empezó a trabajar de peluquero cuando tenía 12 años, habiendo sido su padre la primera persona a la que le cortó el pelo.

Dice no recordar a cuánta gente le cortó en pelo en tantos años ejerciendo la misma profesión: “No sabía que iba a durar tanto, de lo contrario los hubiera contado”, comentó. El momento más difícil de su vida fue en 2004, cuando falleció su esposa de toda la vida. Pero la realidad le impide estancarse en la tristeza, sigue como si la vida empezara de nuevo mañana. Quien quiera conocerlo puede visitarlo en la peluquería Fantastic Cuts de New Windsor, estado de Nueva York. Ahí está de lunes a viernes, desde el mediodía hasta las 8 de la noche. Acepta propinas. Con 96 años de experiencia en el oficio –figura en el libro Guinness de Records- Mancinelli puede realizar el tipo de corte que el cliente prefiera. Por el momento no piensa jubilarse, porque le gusta mucho lo que hace, y ya está planeando renovar su licencia de peluquero, la cual vence en dos años.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...