Estilo de vida > BLOG DELICATESSEN

El poder de la intuición

La intuición como práctica necesaria 

Tiempo de lectura: -'

08 de octubre de 2019 a las 05:02

Por Jaime Clara*

El actual, es un mundo lleno de manuales para todo. Muchas personas prefieren transitar por la vida con un libro de instrucciones en su mano. Se sienten seguros. Pero, me pregunto, ¿qué hace esa persona manual-dependiente, para hacer valer sus pensamientos? ¿Qué confianza se tiene en sí mismo? Leyendo la biografía del creador de Apple**, Steve Jobs, me encontré con un concepto que me parece interesante compartir: la intuición.

Durante su juventud, Jobs hizo un viaje a la India que lo impresionó. A partir del mismo, el empresario profundizó en una forma de vida muy diferente a la occidental. Luego, con los años, durante una conferencia, reconoció que lo que más le impresionó, tras haber vivido varios meses en India, fue regresar a Estados Unidos y tratar de reinsertarse en las prácticas occidentales.

En su charla, Jobs desarrolló la idea de la importancia de la intuición como una práctica necesaria. “En la India la gente del campo no utiliza su inteligencia como nosotros, sino que emplean su intuición, y esa intuición está mucho más desarrollada que el resto del mundo. La intuición es algo muy poderoso, más que el intelecto en mi opinión y ha tenido un gran impacto en mi trabajo. El pensamiento racional occidental no es una característica innata del ser humano; es un elemento aprendido y el gran logro de nuestra civilización. En las aldeas indias nunca han aprendido esta técnica. Les enseñaron otras cosas, que en algunos sentidos son igual de valiosas, pero no en otros. Ese es el poder de la intuición y de la sabiduría basada en la experiencia”.

Más adelante, Jobs agregó que “al regresar tras siete meses por los pueblos de la India, pude darme cuenta de la locura que invade al mundo occidental y de cómo nos centramos en desarrollar un pensamiento racional. Si te limitas a sentarte a observar el mundo, verás lo inquieta que está tu mente. Si tratas de calmarla, solo conseguirás empeorar las coas, pero si le dejas tiempo se va apaciguando, y cuando lo hace deja espacio para escuchar cosas más sutiles. Entonces tu intuición comienza a florecer y empiezas a ver las cosas con mayor claridad y a vivir más en el presente. Tu mente deja de correr tan rápido y puedes ver una tremenda dilatación del momento presente. Puedes ver mucho más de lo que podías ver antes. Es una disciplina; hace falta practicarla”.

En un trabajo sobre el punto, la consultora española Maru Canales, licenciada en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Pontificia de Salamanca indica que “la intuición podría ser considerada como el instinto de los seres humanos. Se trata de una capacidad innata al ser humano, aunque no todos confiamos en ella y por ello no la desarrollamos. Se trata de saber algo sin una base lógica, sin saber como lo sabes. (…) La intuición no se piensa, se escucha, el proceso pasa por relajarse y dejarse llevar; cualquier cosa que se te ocurra en el instante en que te haces una pregunta, por absurda que parezca, te da la clave para encontrar la respuesta. (…) Cuantas veces hemos rechazado nuestra primera impresión al conocer a alguien, por ejemplo. Con el paso del tiempo, nos damos cuenta que haber escuchado a nuestra intuición nos hubiera ahorrado numerosos disgustos. Cuanto más utilizamos y practicamos nuestra intuición, mejor funciona.»

El término intuición, se refiere, según el diccionario, «como la capacidad, facultad o habilidad de comprender o entender las cosas de manera instantánea, sin necesidad de razonar o por medio del razonamiento. El resultado o efecto de intuir o intuirse. En uso coloquial, acción y resultado de intuir o que percibe que algo va a suceder»

Me gusta la definición del escritor noruego Jo Nesbø que definió la intuición tan solo como «la suma de todas tus experiencias.” Para el mexicano Juan Rulfo, “se trabaja con imaginación, intuición y una verdad aparente; cuando esto se consigue, entonces se logra la historia que uno quiere dar a conocer. Creo que eso es, en principio, la base de todo cuento, de toda historia que se quiere contar.”

Claro que si cruzamos al plano filosófico, nos encontraremos con una ancha avenida, donde el tema de la intuición es de profundo análisis. Por lo pronto, uno de quienes más trabajó el tema, es Immanuel Kant (1724-1804). Para él, la intuición «es el conocimiento directo e inmediato de los objetos.» Para Kant existe una intuición sensible, es decir la experiencia empírica que poseemos de las cosas, de la naturaleza, de nuestro mundo. Para los filósofos, «con este concepto empieza la llamada “revolución copernicana” de Kant que consiste en plantear cómo los objetos han de ajustarse a la intuición. Pero este análisis trasciende esta columna. Quizás, lo que nos puede quedar para pensar es qué caso le hacemos a nuestra intuición en nuestra vida cotidiana y en la toma de decisiones.

*Esta nota fue originalmente publicada en Blog Delicatessen.

**Steve Jobs. Biografía escrita por Walter Isaacson. Editada por Editorial Debate, en 2011.
Ilustración Honoré Daumier (1808 – 1879)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...