Estilo de vida > Poesía

El renacer de versos y rimas

En los últimos tres años, los poetas uruguayos publicaron 355 libros de un género que mantiene su vigencia gracias a la silenciosa fidelidad de su público

Tiempo de lectura: -'

10 de marzo de 2018 a las 05:00

En silencio, alejada de las vidrieras de las grandes librerías, la poesía uruguaya vive un momento de ebullición que entusiasma a lectores y a editores. Aunque no es ni será un género popular, a los autores no les preocupa en absoluto que los afiches de los bestsellers internacionales impidan mostrar su trabajo. Ellos saben mejor que nadie que los shoppings jamás serán el punto de encuentro con su público.

A fuerza de eventos, librerías especializadas, grupos de lectores y pequeñas editoriales enamoradas de los versos, lejos de agonizar, la poesía uruguaya vive y lucha. El año pasado, los autores locales publicaron 123 títulos del género, según los registros de la Biblioteca Nacional a los que accedió El Observador. En 2015, salieron a la luz 98 títulos de poesía, mientras que en 2016 la cifra ascendió a 134.

Uruguay arrastra un legado de poetas de renombre internacional como Idea Vilariño y Mario Benedetti. A juicio de algunos editores locales, sin la difusión que merecen, algunos uruguayos continúan el camino trazado por aquellos históricos integrantes de la laureada generación del '45.

"En Uruguay hay autores de puta madre en poesía. Hay una gran tradición en ese sentido, aunque no es un género que comercialmente rinda. Es ninguneado por el mercado", dijo Martín Fernández, editor de Estuario, una de las firmas que asume el enorme desafío de llevar los versos al papel.

Pocos minutos antes de dialogar con El Observador, Fernández había recibido una llamada de un editor de Buenos Aires interesado en publicar allí algunos títulos de autores uruguayos. "Es una gran alegría que los poetas estén cruzando el charco. Eso habla de su calidad, porque no es nada sencillo tener cabida en otros sitios", dijo con el pecho inflado de orgullo.

Gustavo Wojciechowski, docente de la Universidad ORT y fundador del sello Yaugurú, está muy entusiasmado por el momento que atraviesa el género. El diseñador gráfico e ilustrador independiente –conocido por todos por su apodo "Maca"– habla con la autoridad que le otorgan las más de tres décadas de trabajo que tiene sobre sus hombros en el mundo editorial.

"La poesía uruguaya está en un momento de ebullición. Hay un dinamismo más pronunciado que en otras épocas, una vitalidad muy importante. Debe haber más de cien poetas uruguayos produciendo con un nivel profesional", dijo a El Observador.
"En Uruguay hay autores de puta madre en poesía. Hay una gran tradición en ese sentido, aunque no es un género que comercialmente rinda. Es ninguneado por el mercado", dijo Martín Fernández, editor de Estuario, una de las firmas que asume el enorme desafío de llevar los versos al papel.

Los lectores de poesía muestran una gran fidelidad hacia los autores. Por eso, los amantes de los versos no tienen inconvenientes en recorrer pequeñas librerías en busca de sus títulos preferidos. "El público que consume esos libros ya sabe dónde buscarlos. No va a ir a un shopping", dijo Wojciechowski.

Álvaro Risso, presidente de la Cámara Uruguaya del Libro y cara visible de la librería Linardi y Risso, apoyó esta idea. "La poesía siempre se está publicando pero la vemos menos porque las vidrieras en general dedican sus metros a publicitar, lógicamente y con razón, lo más atractivo para un público más masivo. Sin embargo, hay muchas librerías que sostenemos con entusiasmo a los libros de poesía. En Linardi y Risso es uno de los géneros que más vendemos", dijo. Los extranjeros, por ejemplo, suelen solicitar las últimas novedades de los poetas y las poetisas locales.

"La poesía no está agonizando, en absoluto. La poesía lucha, sobrevive. No es comercialmente rentable, eso lo admito, pero es un género muy importante. La producción nacional en poesía es interesantísima, incluso con autores jóvenes y nuevos. Yo la defiendo. De hecho, la vendo y la leo", dijo el titular de la Cámara del Libro.

Jimena Quilez, la encargada de las librerías El Virrey, sabe que siempre debe tener en sus estanterías a autores nacionales clásicos de poesía como Benedetti o Vilariño, porque cada poco tiempo alguien quiere disfrutar sus textos. La empresaria comparte la impresión de que el género está en movimiento. "Está creciendo. Se vende bastante poesía, tiene su público. No es un género que tenga mucha salida, pero yo no lo veo muerto", dijo a El Observador. "Los jóvenes, incluso, consumen poesía", agregó.
Sin tanta difusión en los diarios, sin los éxitos de ventas de algunos novelistas de moda como Dan Brown o Paula Hawkins, u otros con décadas de bestsellers sobre sus hombros como Isabel Allende, los poetas uruguayos aún mantienen intactas sus ganas de contar historias entre rimas y versos.

Ciclo de versos

Caramelos y pimientos

Es un ciclo literario que invita al encuentro y al diálogo con las letras como excusas, bajo la coordinación de Isabel de la Fuente.

Ronda de poetas y Mundial Poético de Montevideo

Son proyectos creados y dirigidos por Martín Barea Mattos. El primero comenzó en 2006 y el segundo está en pie desde 2013. Buscan difundir las diferentes expresiones de la poesía.

El camino de los perros

Es un proyecto de poetas jóvenes que busca conocer qué están escribiendo los adolescentes uruguayos. Sus coordinadores son Santiago Pereira, Miguel Avero, Regina Ramos, Hoski y Paola Sacagliotti.

Comentarios