Cargando...
Ocho embarazadas murieron por el covid-19 desde que empezó la campaña

Nacional > Confusión

Embarazadas: idas y vueltas de una campaña de vacunación que generó incertidumbre

El MSP no recomendaba vacunar a las gestantes pero luego se transformaron en un grupo prioritario

Tiempo de lectura: -'

12 de junio de 2021 a las 05:01

Cuando el gobierno anunció que abría la agenda para vacunar a personas de entre 18 y 50 años, Martina (30) se anotó para ser inmunizada. Estaba embarazada y su ginecóloga le había dicho que se agendara pero no tuvo suerte en esa primera tanda. Era marzo y hasta ese momento ninguna sociedad ni el Ministerio de Salud Pública (MSP) se habían pronunciado sobre el tema. 

Pasaron los días y Martina seguía sin recibir agenda para su vacuna. Ahora no solo era la palabra de su médica sino que la Sociedad Uruguaya de Ginecotología también se había pronunciado en la misma linea. “No existen razones para considerar que los potenciales riesgos de las vacunas contra Covid-19 utilizadas durante el embarazo puedan ser superiores a los efectos graves provocados por la infección”, decía el comunicado difundido el 11 de abril. El presidente de la Sociedad Claudio Sosa es, además, integrante del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH). 

El viernes 23 de abril, Martina decidió escribirle directo al MSP. El tiempo pasaba, ella no conseguía agenda y tanto su ginecóloga como la Sociedad recomendaban vacunarse. 

“Me encuentro cursando la semana 34 de embarazo y mi ginecóloga -a instancias de recomendación de la Sociedad Uruguaya de Ginecotología- me recomendó vacunarme lo antes posible contra el covid. Mi hermana es personal de la salud, trabaja en CTI área covid y soy la única en mi hogar no inmunizada. El tiempo está corriendo y no he logrado agendarme. Sigo a la espera de que me indiquen la fecha desde Semana de Turismo”, decía el correo al que accedió El Observador

En el mail, además, preguntaba si era posible conseguir fecha “lo antes posible” para llegar al parto, previsto para inicios de junio, totalmente inmunizada. La respuesta del ministerio llegó cuatro días más tarde, el 27 de abril y con un correo genérico. “Por precaución, actualmente se recomienda no vacunar a las embarazadas, excepto si existe un riesgo muy alto de exposición al virus y/o de complicaciones de la enfermedad (por ejemplo, trabajadoras de la salud, obesidad, diabetes preexistente, etc)”, decía. 

Un día después, el ministerio publicó un comunicado en la misma línea y agregaba que se estaban “llevando a cabo estudios clínicos” entre las gestantes “que aportarán más información para ampliar estas recomendaciones”. El texto decía también que las más expuestas se podían vacunar tanto con Sinovac como con Pfizer. 

Camila (33), por su parte, fue de las que sí recibió agenda para inocularse en Semana Santa. Su ginecóloga le había recomendado vacunarse y decidió anotarse. Al llegar al Antel Arena, le preguntaron si tenía alguna enfermedad y ella, por las dudas, avisó que estaba embarazada. Llevaba menos de tres meses de embarazo. 

Este viernes vacunaron a embarazadas sin agenda

La vacunadora dudó y salió del consultorio a preguntar. Al volver, Camila le dijo que su ginecóloga se lo había recomendado y finalmente recibió su dosis de Sinovac. Luego, vinieron días de incertidumbre porque  las embarazadas que conocía ninguna se había vacunado. “Soy una inconsciente pensé en ese momento”, relató a El Observador. La tranquilidad volvió cuando a otros médicos consultados y los inmunólogos del GACH mantuvieron la misma línea que su ginecóloga .

Pasó casi un mes entre el comunicado de la Sociedad de Ginecotología, y dos embarazadas fallecidas por covid-19 en el medio, y el día que el  MSP le pidiera expresamente a la Comisión Nacional Asesora de Vacunas que estudiara la posibilidad de priorizar a las embarazadas. 

La situación había cambiado. La evidencia científica internacional, que antes no recomendaba vacunar a embarazadas, ahora las situaba como un grupo de riesgo. 

El integrante de la Sociedad de Ginecotología Gerardo Vitureira explicó a El Observador que el “efecto covid” en esta población es “más agresivo” de lo que se pensaba inicialmente y eso también explica la decisión del gobierno de inmunizar con la vacuna Pfizer. 

Además, las embarazadas son excluidas expresamente de los ensayos clínicos de las vacunas porque “no se puede experimentar” con ellas, explicó. 
Con la campaña de forma masiva a nivel mundial empezaron a aparecer casos de mujeres que se vacunaban sin saber que estaban embarazadas y luego no reportaban efectos adversos, agregó el ginecólogo. 

Tal como informó El Observador, fue el 5 de mayo que el gobierno pidió la lista de las gestantes para priorizarlas en la campaña de inmunización y el 19 comenzaron efectivamente a inocular. Hasta este jueves el 41% (8.000) de las embarazadas todavía no se había agendado, según informó radio Carve.

Mayor información sobre el efecto de las vacunas en embarazadas y una alta circulación del virus en Uruguay llevó a priorizar a las mujeres gestantes. “Hoy, dada la actual situación epidemiológica con transmisión comunitaria sostenida, se recomienda que todas las embarazadas sean priorizadas para la vacunación”, dice un comunicado del MSP del 9 de junio. 

Hasta este sábado eran 8 las embarazadas fallecidas por covid-19, la misma cantidad que mueren en un año promedio por todas las causas. El Observador intentó comunicarse con autoridades del MSP pero no contestaron las llamadas ni los mensajes. 

Todavía hay un 41% de las embarazadas que no se agendó

Confusión

Cuando el 28 de abril el MSP publicó el comunicado con la recomendación de vacunar a las gestantes expuestas al virus, se generó confusión y varias fueron inmunizadas sin agenda previa. Eso sucedió, al menos, en los vacunatorios del Antel Arena y del Aeropuerto de Carrasco, según testimonios recogidos por El Observador. 

El 30 de abril esa confusión se solucionó y dejaron de vacunar sin agenda. Desde el MSP dijeron en ese entonces que ASSE interpretó de forma errónea el comunicado de la cartera que indicaba que “hasta que se cuente con más información se recomienda que se priorice la vacunación de aquellas embarazadas que presenten riesgo alto de exposición o de infección severa”.

Por ese motivo, ASSE dio la orden de vacunar a embarazadas sin agenda previa en todos sus vacunatorios. Sin embargo, el propósito del comunicado, aclaró el MSP, era que efectivamente se vacunara a esas mujeres porque hubo varios casos de embarazadas que se fueron a inocular y en los vacunatorios no lo hicieron.

Martina fue una de las que recibió la vacuna en este lapso. Se fue hasta el Aeropuerto de Carrasco y recibió las dosis de Sinovac. Ahora el gobierno volvió a cambiar la disposición y decidió que, por lo menos, en el Hospital Pereira Rossell y en el Clínicas se vacune a embarazadas sin agenda. 

¿Pfizer o Sinovac?

Las embarazadas que se inmunizaron cuando les correspondía por su edad o las que lograron recibir su dosis sin agenda se vacunaron con Sinovac. Sin embargo, en la campaña que ahora está desarrollando el gobierno, la vacuna es la de Pfizer. O eso anunció el gobierno. 

María José se agendó hace un mes pero la vacuna que le asignaron era la de Sinovac. Ella pretendía recibir la de Pfizer, tal como había anunciado el MSP, y canceló la agenda. Llamó a su seguro médico para chequear que hayan enviado la información al gobierno de que estaba embarazada y le aseguraron que ellos habían pasado los datos que les habían solicitado.

Entonces, decidió agendarse nuevamente. Pero el resultado fue el mismo. Llamó a una médica amiga que le dijo que en el Hospital Maciel, donde a ella le había tocado, daban de ambas vacunas y que si lo solicitaba, la iban a vacunar con Pfizer. “Nadie te informa de eso. Tenés que saber por un conocido”, lamentó María José en diálogo con El Observador. Ella decidió escribirle al MSP y la respuesta fue que cualquiera de las dos vacunas era efectiva pero que si quería Pfizer tenía que escribir a otra casilla que le pasaron. El domingo escribió a esa dirección y hasta este viernes no había recibido respuesta. 

Igual, María José se vacunó el jueves porque se enteró de que había un remanente en el Hospital Pasteur y fue hasta allí. 

Durante la epidemia, los gobiernos, los medios y la ciudadanía han seguido casi en tiempo real los avances de la ciencia que, en algunos casos, llevó a tomar decisiones contradictorias. Las embarazadas fueron primero excluidas de la vacunación y luego se transformaron en un grupo prioritario. 
 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...