Nacional > Drogas

Energizantes con alcohol: una tendencia entre jóvenes que aumenta el riesgo de intoxicación

El efecto que tiene su consumo alerta a autoridades del gobierno y a médicos expertos en toxicología

Tiempo de lectura: -'

19 de febrero de 2020 a las 13:10

El riesgo de cortar alcohol con bebidas energizantes es una tendencia que va en aumento entre los jóvenes y que mantiene en alerta tanto a las autoridades de la Junta Nacional de Drogas como a especialistas médicos.

Un informe oficial presentado días atrás en Presidencia para evaluar el impacto de la ley que regularizó el consumo de cannabis y su venta en farmacias advirtió que los energizantes son la segunda sustancia más consumida por los jóvenes uruguayos de entre 13 y 17 años de todo el país, después del alcohol. Su consumo, que presentó un "aumento estadísticamente significativo" en relación al anterior estudio del año 2016, puede resultar "muy peligroso".

El secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Diego Olivera, puso énfasis en la importancia de visibilizar este fenómeno que si bien "en política internacional no es considerado una droga, es interesante relevarlo por su efecto psicoactivo". "Particularmente nos interesa la interacción del energizante con el alcohol", señaló Olivera a El Observador.

Por su parte, el médico toxicólogo y profesor adjunto de Toxicología de la Facultad de Medicina, Antonio Pascale, dijo a El Observador que "la asociación de bebidas alcohólicas y energizantes aumenta el riesgo de intoxicación etílica aguda".

"Al combinarlas, la percepción subjetiva de embriaguez es menor, por lo que se consume más alcohol", aclaró Pascale. El especialista explicó que el alcohol es una bebida inhibidora y el energizante es estimulante, y es por eso que al tomarlas de forma simultánea, resulta tan peligroso. 

La especialista en Toxicología, Alba Negrín, añadió que "es una bebida muy común entre los jóvenes" y que más allá de los riesgos que conlleva combinarla con alcohol "también está el riesgo de una sobredosis de cafeína". "El consumo de estas bebidas es algo que viene desde hace tiempo, pero ha ido creciendo y ahora se volvió un fenómeno popular gracias también, a la difusión que ha tenido", observó. 

Sistema nervioso

Jessica Ramírez, integrante del Observatorio Uruguayo de Drogas, explicó a El Observador que "se considera una droga por la incidencia que tiene en el sistema nervioso central”.

"El 40% de los estudiantes ha consumido bebidas energizantes en los últimos 12 meses", sostuvo la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes de Enseñanza Media realizada en el segundo semestre del 2018 y presentada el lunes en la Torre Ejecutiva.

Junto al alcohol, son las dos sustancias que registran mayor aumento de consumo en las estadísticas con respecto a los estudios realizados anteriormente. "Tres de cada cuatro adolescentes que consumen energizantes, lo consumen con alcohol", sostuvo Ramírez.

Asimismo, Olivera habló sobre los pasos a seguir ahora que se hizo pública esta problemática. "Va a tener que darse un debate en torno a los efectos de este tipo de consumo, que no está del todo regulado”, dijo. "Entiendo que la próxima junta de drogas será la que tenga que discutirlo en mayor profundidad", agregó. 

En la Torre Ejecutiva se presentaron el lunes 10 de febrero los resultados sobre el impacto de la Ley de Regulación y Control Del Cannabis en población adolescente.

Con respecto al alcohol, la encuesta mostró que la edad promedio en la que los jóvenes comienzan a consumirlo es de 13 años. "Cuanto más baja la edad en la que se empieza a consumir el alcohol, mayor es el impacto que puede darse a nivel neurológico", acotó el médico Pascale. "En los adolescentes los riesgos no son solo neurológicos sino que también muchas veces el consumo lleva a conductas graves como lo son las relaciones sexuales sin protección, las peleas y los accidentes de tránsito", recordó. 

A su vez, en los resultados se puede ver que ocho de cada diez estudiantes han consumido alcohol al menos una vez en su vida y tres de cada diez encuestados admitió haber sufrido un episodio de abuso de alcohol en los últimos 15 días. Se consideró “abuso” de ingesta de alcohol -basado en la información presentada en el informe- a dos litros de cerveza, tres cuartos litros de vino o cuatro medidas de bebidas destiladas. 

En cuanto al consumo de marihuana, la incidencia es menor. Uno de cada cuatro jóvenes la han probado al menos una vez. El 19,7% tanto en hombres como mujeres, la han consumido en el último año. 

A diferencia del alcohol, los resultados muestran que el promedio de edad en que los estudiantes empiezan a consumir esta droga es 15 años. El informe muestra un crecimiento en el consumo entre los años 2011 y 2016 pero el nivel se mantiene lineal entre el 2016 y 2018. "Lo importante a destacar en relación al consumo de cannabis en la adolescencia es que la capacidad de aprendizaje o atención se ve disminuida”, aclaró Pascale. 

El número de jóvenes consumidores de tabaco tampoco tuvo grandes variaciones desde los datos recogidos en 2014. El 10.4% de los encuestados fuman cigarrillos y, de acuerdo a los resultados, las mujeres fuman más que los hombres. 

Los tranquilizantes también muestran un porcentaje alto de consumo entre los adolescentes. El 20.7% de los estudiantes ha consumido esta droga alguna vez en la vida y el 8.3% lo ha hecho sin prescripción médica.  

Por último, el consumo de alucinógenos y otras drogas como el éxtasis y la pasta base tampoco ha sufrido grandes cambios. El 2.9% ha experimentado con drogas alucinógenas mientras que el 0.9% declaró haber consumido pasta base alguna vez. 

Factores que influyen en el consumo

El informe muestra que hay dos factores principales que influyen en el consumo de drogas en la adolescencia: el entorno familiar y el consumo en el hogar. 

El involucramiento de los padres o tutores en las actividades de los menores ha demostrado influir en su actitud frente a las drogas. Aquellos estudiantes cuyos padres no están bien involucrados, son seis veces más propensos a consumir marihuana, tres veces más propensos a consumir alcohol y 15 veces más propensos a consumir cocaína o éxtasis. 

En cuanto al consumo de drogas por parte de familiares dentro del hogar, los resultados muestran que los jóvenes expuestos a hogares donde se consumen drogas, son más propensos a probarlas. "La experimentación con marihuana se triplica entre los estudiantes que viven en hogares donde hay consumo, respecto a los que viven donde no se consume", afirmó en el informe. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...