The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

Entre la nada y todo

Amaral se transformó en un misterio para los amantes del buen fútbol

Tiempo de lectura: -'

27 de julio de 2017 a las 04:55

Quien se haya quedado despierto la madrugada del pasado domingo 11 de junio para ver el partido entre Uruguay e Italia por el tercer puesto del campeonato mundial sub 20 seguramente notó el buen desempeño de Rodrigo Amaral, quien en determinados momentos del match mostró su clase superior como delantero, con pasajes en los que despuntó el talento de un futbolista de esos que no se producen en serie.

Todavía más, el entusiasmo originado por la forma de manejar la pelota y de encarar al arco con varios defensas interfiriendo su paso, hizo pensar en él como sustituto natural a futuro de Luis Suárez.

En un partido que la selección celeste perdió por penales, pero que debió haber ganado en tiempo regular, el ex jugador de Nacional demostró los quilates de un futbolista con jerarquía, si bien no pudo convertir un gol.

A partir de ese partido, hace casi dos meses atrás, Amaral se transformó en un misterio que ha llevado a preguntarse a los amantes del buen fútbol sobre el presente y futuro del talentoso futbolista.

En nota publicada antier en este diario, Jorge Señorans se preguntaba a partir del título de la misma, "¿Dónde está Amaral?" No es un buen síntoma respecto a la realidad deportiva de un futbolista que se inicia hacer este tipo de pregunta, la cual resulta más apropiada para una ex estrella cuya historia corre riesgo de caer en el olvido.

Amaral es algo así parecido a un cometa que está a punto de pasar y de encandilar con su luz, pero del cual solo se conocen destellos en cuentagotas, lo suficientemente brillantes como para creer en el potencial de su capacidad de iluminación.

Figurativamente hablando, la pelota ahora está del lado de Daniel Fonseca, quien maneja la carrera del futbolista. Si el contratista logra colocarlo en un club de alguna liga europea de primer rango hará callar a quienes hoy lo ven como el malo de la película.

En cambio, si la carrera del jugador termina en nada como la de tantos otros futbolistas jóvenes en similar situación, habrá entonces que darle la razón a quienes, con conocimiento de causa, creen que nadie, ni siquiera los más talentosos, tiene posibilidad de triunfar en grande si su proceso de maduración deportiva fue interrumpido abruptamente.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...