Nacional > CAMPAÑA

Equipo de Martínez "preocupado" por "perfilismos" de su línea de sucesión en la IMM

Al suplente astorista le seduce la presidencia de la AUF y los que le siguen en la lista generan dudas entre los dirigentes de la comuna

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2018 a las 05:02

Los 281.954 montevideanos que el sábado 9 de mayo de 2015 depositaron en las urnas una papeleta con el nombre de Daniel Martínez no solo eligieron al socialista como intendente de la capital, sino que también –probablemente sin prestarle demasiada atención– validaron una línea de sucesión negociada de antemano en la interna frenteamplista, y que sentaba en el banco de suplentes a Óscar Curutchet (Asamblea Uruguay), luego a Fabiana Goyeneche y Christian Di Candia (ambos de Casa Grande) y en último lugar a Juan Canessa (Partido Comunista). 

Tres años y medio más tarde, cuando al intendente ya se lo proyecta como candidato a presidente, los dirigentes cercanos a Martínez comienzan a mirar de reojo esa línea de sucesión, que definirá quién tomará las riendas del gobierno municipal una vez que el intendente se tome licencia para hacer campaña, una decisión que está prevista para el segundo trimestre de 2019.

Si bien el precandidato socialista –que lleva una amplia ventaja en la interna del FA según las encuestas de opinión pública– por ahora dedica la mayor parte de su energía y su tiempo en la gestión de la Intendencia, en su entorno político existe preocupación por la incertidumbre que reina a la transición, así como por el "perfilismo" de los jerarcas que eventualmente podrían ocupar el sillón municipal.

Escritorios

El astorista Óscar Curutchet es su primer suplente y, hasta el momento, quien se proyecta como intendente para el resto de la administración en caso de una renuncia definitiva de Martínez. Sin embargo, desde hace unas semanas Curutchet volvió a coquetear con la idea de ser presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, un cargo que estuvo cerca de obtener en 2011 –tras la renuncia de Bauzá– y al que volvió a aspirar en agosto de este año, antes de que la FIFA interviniera el organismo. 

Mientras la comisión normalizadora impuesta por la FIFA trabaja en ordenar la casa del fútbol, el suplente de Martínez mantiene contactos con varios clubes para asegurarse los votos necesarios de cara a una nueva elección, informaron fuentes cercanas al jerarca. 

La jugada personal de Curutchet es vista con preocupación tanto en el entorno de Martínez como en el astorismo. Entre los dirigentes allegados al intendente, la inquietud radica en que entienden que el jerarca de Asamblea Uruguay es el más indicado para confiarle la gestión de la Intendencia. El día que Martínez se tome licencia para la campaña, todavía quedará más de un año de gestión municipal, y en el equipo del intendente son conscientes que en ese tiempo habrá obras importantes por apuntalar y concretar. Viendo que los dos siguientes en la lista son jóvenes con una corta trayectoria política, y además pertenecientes a un sector bastante más volcado a la izquierda, más de un emisario del intendente le ha insistido a Curutchet que tiene que ser él quien quede a cargo del gobierno capitalino a partir del año que viene.

Por su parte, en filas astoristas son varios los dirigentes que opinan que Curutchet debería priorizar su responsabilidad política para con el sector y con el Frente Amplio. En junio, cuando Curutchet empezó a analizar la posibilidad de candidatearse a la AUF, sus movimientos causaron sorpresa y resignación en sus compañeros de Asamblea Uruguay. En ese entonces, el ministro de Economía Danilo Astori –líder de esa agrupación– le transmitió a Curutchet que no iba a “interceder” en una “decisión personal”, contaron a El Observador fuentes del sector.

Hasta el momento, Curutchet no ha planteado el asunto en la dirección de Asamblea Uruguay. Este miércoles, entrevistado por el programa Todo Pasa de Océano FM, no negó la posibilidad de luchar por la presidencia de la AUF y, parafraseando a Astori, manifestó que será una decisión en la que “en su momento” pesará “la visión personal”.

Incluso deslizó un argumento que inclinaría la balanza a favor de los escritorios de la calle Guayabos. Curutchet dijo que tanto la IMM como en el fútbol uruguayo presentan “desafíos trascendentes”, pero destacó que en la comuna “ya tiene su rumbo y un camino que se sabe a dónde va”, mientras que “en el fútbol hay muchas cosas para hacer”. Como ejemplo, resaltó la “falta de un plan estratégico” que fije “un horizonte y una visión a futuro”. 

Recambio

Si Curutchet renunciara a la oportunidad de convertirse en intendente, la siguiente en la línea de sucesión es Fabiana Goyeneche, actualmente directora de Desarrollo Social. Sin embargo, para ello debería renunciar a su cargo de funcionaria del Ministerio de Economía (MEF), ya que la Constitución impide que los funcionarios públicos (salvo docentes) asuman como intendentes o legisladores.

Consciente de la eventualidad de un alejamiento de Curutchet, la jerarca consultó a la Corte Electoral si no existía otra “biblioteca” que le permitiera acceder al cargo sin renunciar a su cargo público, pero el presidente del organismo, José Arocena, enseguida contestó que no existen “dos lecturas” y que no puede ser intendenta y funcionaria pública al mismo tiempo. De hecho, es por esa razón que cada vez que se ausentaron Martínez y Curutchet al mismo tiempo, quien asumió la responsabilidad fue Juan Canessa. Christian Di Candia, tercero en la línea de sucesión, también es funcionario público. 

La actitud de Goyeneche, haciendo público que le gustaría asumir “el desafío”, no fue bien recibida por el resto del gabinete de Martínez, dijeron fuentes de la Intendencia, que señalaron que también hay "preocupación" por cómo las idas y vueltas de los suplentes de Martínez impactan en la valoración de la gestión municipal. En especial, consideraron que las últimas salidas públicas de quienes están en la línea de sucesión (Di Candia con sus comentarios sobre el cementerio del Buceo y Goyeneche sobre el "derecho" que le asiste a las personas a vivir en la calle) son capaces de dañar la cuidada imagen que hasta el momento Martínez exhibe como jefe comunal y que le sirvió de trampolín hacia su candidatura a la presidencia. 

Tanto Goyeneche como Di Candia son parte de la nueva camada de frenteamplistas que buscan ganar su lugar dentro de la primera línea dirigencial del oficialismo. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...