Reacción en Acción > Reacción en Acción

Es momento de empezar a compostar en el hogar

Aprendé a realizar un abono natural y de manera fácil con los residuos orgánicos de tu casa

Tiempo de lectura: -'

10 de abril de 2020 a las 05:00

Los residuos orgánicos representan casi la mitad de los restos que generamos en el hogar. Al representar aproximadamente al 46% de los desechos, es muy importante gestionarlos adecuadamente y vencer ciertos mitos asociados al compostaje como por ejemplo, la necesidad de un gran espacio, los malos olores, etc. En este contexto más que nunca, compostar en casa otogra independencia ya que se puede salir menos veces a descartar la basura además de alivianar el peso de quienes lo recolectan.

El compostaje es un proceso de descomposición de los residuos orgánicos en el que intervienen microorganismos para transformarlos en abono natural y además si participan lombrices –para acelerarlo– se denomina vermicompostaje. El abono y el lixiviado (líquido) producido, son fertilizantes naturales que contienen nutrientes ideales para ser usados en el jardín o la huerta. Para aplicarlo, se lo debe mezclar con tierra y al líquido se lo debe diluir en el agua de riego. 

Empezá por construir tu propia vermicompostera

Una compostera se compone de tres o cuatro cajones y/o recipientes apilables que pueden ser de plástico, de madera u otro material. Se recomienda el de madera para un mejor intercambio de temperatura y humedad con el ambiente. 

El vermicompostaje es un proceso con aire acelerado por lombrices –que precisan oxígeno– en el que, se descomponen los residuos orgánicos y se transforma en un abono con nutrientes para las plantas. Si bien la descomposición dura entre dos y tres meses, es necesario nutrirlo todos los días con cáscaras y descartes orgánicos. Además de esta forma, no irían al vertedero.

Armado

Para hacer una vermicompostera de tres cajones, primero hay que apilar tres recipientes que puedan estar expuestos a la humedad y luego, perforar la base de los dos superiores. El cajón inferior, que hace de bandeja para el lixiviado (líquido marrón) se debe dejar vacío y sin orificios; se le puede colocar una canilla en su parte inferior para extraer el líquido que drene del proceso, sin necesidad de desmontar todos los cajones. Al superior, se le puede colocar una tapa de madera o cartón para evitar el ingreso de roedores o insectos. 

Puesta en funcionamiento

Es necesario tomar en cuenta que las lombrices para su bienestar requieren ventilación, oscuridad, no inundación pero sí humedad en el sustrato, alimento y no remover en exceso su ambiente. Para esto se puede cubrir la superficie con tierra, humus o alguna fibra vegetal, lo cual evita olores, conserva la humedad y mantiene la zona donde se alimentan, con la oscuridad necesaria permitiendo a la vez la ventilación. Es en el recipiente del medio, donde se deben colocar las lombrices y el humus (o abono) que hacen al hábitat, y en el superior, los residuos orgánicos. ¡Y comienza la magia!

Uso

Para comenzar, se debe llenar el cajón de arriba y cuando está completo, se debe cambiar por el del medio para continuar rellenando. Esto permite darle tiempo a que el material más antiguo, se procese. Si uno de los dos recipientes genera mucha cantidad de abono, se puede agregar otro cajón. Cuando esté listo, las lombrices subirán en busca de más alimento.

Si no contás con todos los materiales para hacer una compostera ‘ideal’, ¡no te desanimes! Conseguí uno o más recipientes como por ejemplo, un tarro de pintura o similar, en el que puedas colocar los residuos compostables junto con la tierra y las lombrices. Estarás compostando de todos modos y reduciendo el volumen de tu basura.  

¿Qué residuos colocar en la compostera?

El compostaje en el hogar es recomendado para residuos crudos:

Qué residuos si se pueden colocar:

Cáscaras frutas y verduras
Yerba
Saquito de té o té suelto
Hojas del barrido

 

Cuáles no:

Restos de carne 
Lácteos
Alimentos procesados
Huesos
Grasas, aceites

 

Si, pero en pequeñas cantidades:

Cáscaras huevo trituradas
Cáscaras de naranjas y limones 
Servilletas usadas
Papel o cartón (sin tintas trozados)

 

Podés seguir agregando diariamente residuos a la compostera –que se irán procesando en el correr del tiempo– y luego de dos a tres meses podrás cosechar el abono producido y el líquido del cajón inferior. Una vez por semana revisá la compostera y revolvé los residuos para aumentar la aireación. Es posible que en ella encuentres "mosquitas de la fruta", para ello te aconsejamos tapar los residuos frescos con papel de diario. Tené en cuenta que si hay mal olor es porque se están dando procesos anaerobios (ausencia de oxígeno) que generan gas de descomposición. En ese caso, colocá más residuos secos orgánicos como hojas del barrido.

La compostera puede estar al aire libre pero debe exponerse a la lluvia. Asimismo, se recomienda que no le dé el sol directo.    

Aprendé más detalles sobre el vermicompostaje en el link al manual de la IdeM. 

bit.ly/vermicompostajeim

(https://montevideo.gub.uy/sites/default/files/biblioteca/imvermicompostajeinterior.pdf)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...