Mundo > Pandemia

Escepticismo y dudas en Rusia con las primeras vacunaciones de Sputnik V

El diario The Washington Post constata en Moscú la escasa influencia inicial a la vacunación y señala varias razones

Tiempo de lectura: -'

11 de diciembre de 2020 a las 14:05

Los trabajadores sanitarios y profesores de Rusia, los primeros llamados a inyectarse la Sputnik V, están menos entusiasmados que las autoridades del país que autorizaron el inicio de la vacunación antes de que finalicen los ensayos de la fase tres de su vacuna.

Un amplio reporte de The Washington Post desde Moscú indica que parece haber más escépticos que gente dispuesta a vacunarse en la primera semana de inoculaciones en Rusia.

Rusia ya supera los 2,5 millones de contagios, cuarto en el mundo, y registra más de 45 mil muertes, por detrás de otros ocho países.

The Washington Post menciona entre las razones del escepticismo la cautela hacia los anuncios oficiales así como las teorías conspirativas difundidas por Internet junto con los negacionistas de la pandemia.

Las autoridades rusas tampoco ayudaron a su causa emitiendo mensajes confusos sobre si los vacunados deben evitar el alcohol durante semanas, añade el diario estadounidense.

El reporte incluye visitas a centros de vacunación en la capital rusa, como el Policlínico N.º 5 de Moscú, donde se esperaba una inundación de personas que no ocurrió.

La estudiante de ingeniería mecánica Lia Shulman, de 21 años, expresó su clara desconfianza "porque siempre mienten. Si el gobierno le dice que haga algo, debe hacer lo contrario". La joven añadió que ni ella, ni sus padres, se quieren vacunar.

En otro centro, el diario registra asientos vacíos un día de esta semana, en otro nadie se presentó durante toda la mañana.

En un esfuerzo por vender la vacuna al público, el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, y miembros del Consejo de Seguridad de Rusia, se pusieron la Sputnik.

El presidente, Vladimir Putin, no pudo recibir la vacuna como voluntario de prueba y haría un anuncio antes de recibir una inyección, dijo el portavoz Dmitry Peskov, de acuerdo al Washington Post.

Poder científico

El liderazgo ruso apuesta por que la vacuna Sputnik refuerce el "poder científico" del país, en una carrera por las vacunas contra el coronavirus que se desarrolla en paralelo en Estados Unidos, China y varios países europeos.

El Fondo Ruso ha informado que más de 40 países han mostrado interés en la Sputnik y dio cuenta de pedidos por más de 1.200 millones de dosis. El presidente argentino, Alberto Fernández, anunció el jueves que ha firmado el contrato para vacunar a 10 millones de personas enero y febrero de 2021, es decir, 20 millones de dosis.

El Washington Post registra también la opinión de personas favorables a la vacunación, como Natalia Piskaryova, de 41 años, que trabaja en un hospital infantil y quería inmunizarse porque tiene amigos y familiares que murieron por la enfermedad.

"Los jóvenes no confían en la vacuna y no creen en la vacunación y también algunas personas de mediana edad", dijjo Piskaryova.

La baja participación, sin embargo, ha abierto las posibilidades a otros que, en principio, no entran en el grupo prioritario para vacunarse.

El diario estadounidense cuenta la historia de Sergei Dolya, que se formó como físico pero se convirtió en un bloguero de viajes y, por tanto, está desesperado por recibir la vacuna y poder reiniciar sus viajes turísticos. No es profesor ni sanitario pero aún así se presentó en un centro de vacunación.

Dolya se registró en la web de vacunación y apreció que había muchos lugares vacantes para obtener una cita y luego se presentó en un lugar de vacunación.

"Estaba pensando que me dirían que regresara en un par de meses cuando esté disponible para todos", comentó.

Pero Dolya se pudo vacunar porque argumentó que daba charlas a escolares y eso fue suficiente, no tuvo que presentar recaudos que probaran tal cosa.

Cuando fue a vacunarse tuvo que esperar porque cada vial de la vacuna es para cinco personas y debe descongelarse inmediatamente antes de inyectar la vacuna.

Dolya tuvo que esperar una hora hasta que llegaran otros cuatro, para que se procediera a descongelar el vial y vacunarlos a todos en una tanda.

El Washington Post refiere encuestas según las cuales 59% de los rusos consultados no estaban dispuestos a vacunarse y otro estudio, encargado por Rusia Unida, el partido de Vladimir Putin, mostró que 73% de las personas no tenían pensado inyectarse, de acuerdo a la agencia de noticias estatal rusa.

En Estados Unidos, una encuesta de Gallup de noviembre registró que 58% de los estadounidenses recibirían una vacuna contra el coronavirus: un porcentaje que en setiembre fue de 50%.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...