Básquetbol > LIGA URUGUAYA

Espíndola y su mezcla de sensaciones previo al retorno de Batista

Espíndola conduce a Welcome con la misma expectativa que cuando se inició en 1979, pero cambió el régimen de prácticas

Tiempo de lectura: -'

28 de septiembre de 2017 a las 05:00

Aquel noviembre de 1979 en la cancha abierta de Malvín, la de bitumen que aún resiste en pie ante el crecimiento institucional de los playeros, tiene para el entrenador Javier Espíndola recuerdos muy especiales. Hace 38 años, con solo 23 de vida, iniciaba su carrera como técnico.

Hoy, con más de 25 Federales y Ligas, tres títulos, y esos vaivenes propios que lo tuvieron en el torneo de ascenso e, incluso, lejos de las canchas, vuelve con una mezcla propia de sensaciones a disfrutar como el primer día, ahora guiando a Welcome que busca su décima estrella.

"Siento la misma ilusión de siempre. Vos dirás: 'Pero este tipo está loco, mirá si va a sentir lo mismo a los 61 años'. Sí, tengo la misma motivación, la misma expectativa e ilusiones que cuando con 23 años comencé a dirigir en Malvín", explica Espíndola a Referí, en una pausa en la tarde de ayer, previo al último entrenamiento, en el que prepara el debut en la Liga Uruguaya de Básquetbol 2017-2018.

Welcome, que con la llegada de Esteban Batista se transformó en uno de los candidatos al título, abrirá hoy el torneo a partir de la hora 21.15 ante Bohemios en partido que se jugará en el gimnasio de los albirrojos del Parque Rodó, en un encuentro que será dirigido por Alberto Arenas, Héctor Uslenghi y Julio Dutra. Para los dos primeros jueces significará el último partido de su extensa carrera referil.

Para Espíndola es el comienzo de un año que tendrá a Welcome como protagonista. "¿Si vamos a ser campeones? ¡Qué más querría!", se apura a responder cuando el periodista le habla del título. "Ser campeones es el desafío que nos planteamos porque la gente de Welcome armó un buen equipo, pero tendremos que recorrer el camino para llegar a ese lugar. No es fácil. Hay que ir superando niveles", reflexiona.

Welcome es favorito. El regreso de Esteban Batista a la Liga Uruguaya –al club en el que debutó en el Federal de 2001–, lo hace favorito. El hincha lo sabe, el equipo lo siente y el cuerpo técnico también, pero quienes han conocido historias de grandes jugadores que no fueron campeones, también entienden que si se descansan en la figura del pívot como único argumento para llegar al título, Welcome podrá llevarse un revolcón.

"Hay que trabajar para llegar al objetivo", subraya Espíndola, para que nadie se distraiga.
El plantel de Welcome entrenó ayer de tarde en su gimnasio y en un régimen especial que estrenaron en el básquetbol uruguayo: una preparación al estilo de los clubes de las grandes ligas europeas y la NBA.

¿Cómo entrena Welcome? Como lo hacía Batista en Europa. En las primeras charlas del pívot de la selección con Espíndola, el jugador le planteó la posibilidad de trabajar en un turno, cuatro o cinco horas seguidas, que incluyen entrenamientos, descansos y alimentación.

El técnico, que conocía el método pero sabía era inaplicable en el básquetbol uruguayo por la disponibilidad de gimnasio para los clubes y en muchos casos porque los horarios de entrenamiento no eran compatible con la vida semiprofesional de los jugadores en Uruguay, lo procesó con su colaborador Sergio Hermida y la profe Mariana Sosa, y lo puso en práctica.

Welcome entrena una vez al día, entre la hora 15 o 16 y las 20. En esas cuatro o cinco horas desarrolla el entrenamiento integral: físico, técnico, táctico y básquetbol. En medio de cada actividad intercala descansos y alimentación.

"Estamos en una etapa de aprendizaje de esta nueva experiencia. Tenemos que graduar los esfuerzos y las pausas", explica.

"Cambiamos la rutina del doble horario tradicional en el básquetbol uruguayo, porque así se entrena en el mundo", comenta Hermida a Referí.

"Al equipo lo veo muy fuerte, bárbaro", agregó, y volvió al tema recurrente en el básquetbol uruguayo de estos días: "Con Esteban se renueva la expectativa. El grupo lo sabe y en el club se vive así".

En esa mezcla de sensaciones, para Espíndola genera un momento especial volver a dirigir a Batista. "Recuerdo al niño grande que era Esteban a sus 17 años, al que empezaba en el básquetbol, y hoy lo ves jugador de talla internacional", subraya.

"Esto nos anima a soñar con salir campeón. Todos los muchachos están fortalecidos y con una expectativa diferente e ilusión nueva, pero hay que recorrer un camino", dice Hermida, quien por segunda temporada trabaja con Espíndola, a quien define como un "estudioso del básquetbol".

La Liga se abre esta noche con Welcome-Bohemios, continúa mañana con Defensor Sporting-Trouville, Biguá-Nacional, Aguada-Urunday Universitario, Goes-Larre Borges y el sábado Malvín-Olimpia.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...