Economía y Empresas > Diálogos sobre liderazgo

Fabián Coito: "Tenemos que darles seguridad psicológica a los jóvenes para que desarrollen su potencial"

La conferencia “Mayores desafíos, mejores equipos” planteó el tema de qué se necesita para lograr equipos de alto desempeño

Tiempo de lectura: -'

05 de diciembre de 2018 a las 05:02

El 70% de los logros de los equipos proviene del hábito de práctica bien hecha. También es fundamental que los integrantes disfruten lo que hacen y que se desarrollen para pasar a otro nivel”, señaló Fabián Coito, técnico de la Selección Uruguaya de Fútbol Sub 20. 

Estos y otros conceptos, que aplican a cualquier equipo ya sea deportivo o empresarial, se manejaron en el evento “Mayores desafíos, mejores equipos”, en el marco del ciclo de Diálogos sobre Liderazgo, organizado por Xn Partners y El Observador en el WTC. Gonzalo Noya, socio de la consultora Xn, fue el moderador;  además de Fabián Coito, participó María Dolores Benavente, gerente general de Unión Capital AFAP.



Mantener el hilo conductor


Coito se inició trabajando con clubes deportivos y desde el año 2007 con las Selecciones Sub 15, luego la Sub 17 y ahora la Sub 20. “Ser técnico de estos jóvenes es un privilegio. Mi rol es que aporten valor y que en ellos quede la huella de haber pasado por la Selección. Que sean mejores personas, generosos y con admiración por los grandes. Ese es el mensaje que desde el liderazgo les puedo ofrecer”, comentó Coito. 

Uno de los principales desafíos del entrenador es mantener el “hilo conductor” de un equipo cuyos integrantes se renuevan cuando cumplen 20 años de edad. “¿Cómo continuar con lo logrado en un equipo cuando sus integrantes cambian?”, se preguntó Coito. Allí entra en juego la experiencia del líder para manejar esas variables.

"Tenemos que darles seguridad psicológica a los jóvenes para que desarrollen su potencial". Fabián Coito, técnico de la Selección Uruguaya de Fútbol sub 20


El entrenador también enfrenta el desafío de manejar crisis permanentemente, porque “hay días de euforia y días de fracaso en forma constante, en cada partido”. “Es importante la autenticidad del liderazgo, lograr que los adolescentes se complementen, se comprometan, se mantengan motivados, que quieran dar ‘ese poco más’ que hace al equipo único y de alto desempeño”, agregó.

Otro de sus mensajes fue: “A mayor confianza en el equipo, menos miedos. Y cuanto menos miedos, más se atreven en la cancha y así aparecen jugadas maravillosas”.
A principios de su carrera, Coito tendía a controlar a los jugadores dando indicaciones en cada movimiento. “Luego aprendí que hay que darles libertad para que desarrollen su propio estilo, que mejoren equivocándose. Los grandes talentos necesitan autonomía”, dijo.


Respetar la diversidad

“En Unión AFAP tenemos dos particularidades especiales: somos un gran equipo de 87 personas donde la fuerza de ventas es muy importante, y somos una compañía que ofrece un solo producto: las jubilaciones”, explicó María Dolores Benavente.

La compañía pertenece al Banco Itaú y maneja US$ 3.000 millones para las jubilaciones. Su misión es, precisamente, aumentar el ahorro para mejorar la calidad de vida de la gente luego del retiro laboral. 


“Cuando los valores, estrategias, planes de negocio, liderazgo y metas están alineados en función de la misión, todo tiene más sentido”, dijo Benavente. En su opinión, una de las claves del éxito de los equipos es respetar la diversidad. “En general, en las empresas uruguayas se respeta bastante la diversidad en cuanto a sexo, edad, raza, religión y clase social, pero no siempre la diversidad de las personalidades”, opinó.

En AFAF existen valores que orientan el rumbo empresarial e inspiran al personal. Uno de ellos es valorar la humildad. Otro es “el mejor argumento es el que vale”, es decir, no necesariamente es mejor lo que dice el jefe. También se transmite la importancia de trabajar con actitud de dueño, con cero burocracia y simplicidad. 

"La adrenalina que se siente en el fútbol hay que generarla en las empresas". Gonzalo Noya, socio de la consultora Xn


Además, hay que saber “rasgar la samba”, agregó la gerente. Se refiere a que en Brasil, en las comparsas se elige la mejor partitura, y las que fueron descartadas se rompen, una a una. “Todos los esfuerzos se amalgaman en la partitura ganadora para que el resultado sea excelente. Nadie se queda apegado a sus propuestas iniciales, por eso son destruidas”, explicó.
Lo cierto es que en los equipos de alto desempeño los integrantes están unidos en torno a un fin común y las debilidades individuales pasan desapercibidas o se compensan en el conjunto. Benavente observó que hoy en día el personal se pregunta más “¿para qué estoy trabajando”. Se plantean el propósito de la empresa y evalúan hasta qué punto lo comparten o no. 

“Generaciones anteriores solían ir y venir de trabajar como cumpliendo una responsabilidad, pero los jóvenes de ahora, se cuestionan más los valores, el propósito, el impacto de la actividad en el colectivo. Por eso, hay que fijarse si el propósito de la empresa y del individuo están o no alineados y aclarar ese punto desde el principio de la relación laboral”, recomendó.

Coito y Benavente coincidieron en que otra función vital del líder es identificar las cualidades que distinguen a cada integrante, saber dónde la persona brilla más, qué necesita para funcionar mejor y cómo dirigirse a cada uno según sus modalidades.



Mirada global 


Gonzalo Noya destacó que las experiencias de los expositores son aplicables a cualquier ámbito de trabajo.  Concluyó que en un contexto altamente cambiante y de gran incertidumbre como el actual, las empresas que destacan son aquellas en las que predominan las decisiones de equipos bien entrenados y conscientes de sus responsabilidades. 

Generalmente los gerentes dedican 90% de su tiempo a tareas operativas y muy poco a pensar realmente en el equipo de trabajo, o incluso en sí mismos. Pero esto puede ser revertido. Cuanto más los líderes se vuelquen a la preparación de sí mismos, mejores líderes serán y más podrán reforzar los aspectos positivos de la cultura de la organización.

Cuando los equipos se forman de manera adecuada, predomina inicialmente una “épica inspiradora” y el reto está en renovarla a medida que pasa el tiempo, con proyectos desafiantes.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...