Nacional > PLAN 2006

Falta de coordinación en ANEP trancó reforma curricular prometida por Secundaria

Celsa Puente dijo que Codicen desestimó el trabajo de Secundaria; desde Codicen señalan que Secundaria nunca presentó una propuesta 

Tiempo de lectura: -'

03 de septiembre de 2018 a las 05:00

La falta de coordinación entre el Consejo Directivo Central (Codicen) y el Consejo de Educación Secundaria (CES) dejó por el camino los esfuerzos que entre 2015 y 2017 realizaron las autoridades de Secundaria para concretar una reforma curricular que desterrara el Plan 2006, que actualmente se aplica en la mayoría de los liceos del país, pero que se considera ha quedado desactualizado y no colabora con la retención de los alumnos en el sistema educativo.

La reforma curricular fue una de las propuestas con las que se embanderó la entonces directora general de Secundaria, Celsa Puente, destituida en abril de 2018. Su objetivo era concertar la reforma durante este quinquenio. Es más, la idea del CES era comenzar a implementar el nuevo plan a partir de 2017.

“Estamos convencidos de que el plan hay que cambiarlo por diversas cuestiones. Y con esto hay que discutir también el sistema de evaluación y la cantidad de materias”, dijo en aquel entonces a El Observador el consejero de Secundaria, Javier Landoni.

Con este propósito entre 2015 y 2017 el CES trabajó mancomunadamente con Unicef, tratando de recoger la mayor cantidad de voces posibles para tener una mirada amplia sobre lo que la sociedad espera de la educación media. Recogió las voces de las comunidades educativas, también organizó congresos con expertos en educación y llevó a cabo el ciclo Más Voces para la Educación Secundaria, donde escuchó la opinión de distintos actores sociales, como empresarios, sindicatos, prensa, académicos y organizaciones sociales.

Celsa Puente dijo a El Observador que una vez culminada esa etapa, Secundaria elaboró junto con Unicef un documento con el relato de todas las etapas y otro con los principales ejes bajo los cuales debería regirse la reforma curricular. “Ese material lo entregamos luego al Codicen. Incluso (la Dirección de) Planeamiento Educativo hizo alguna propuesta de diseño para bachillerato, muy innovadora”, manifestó Puente

Sin embargo, señaló que el proceso se trancó allí porque nunca más recibió una respuesta o devolución por parte del Codicen. “En ese momento no se consideró. Fue un proceso valioso, interesante, participativo. Sin embargo, no tuvo eco arriba (Codicen) como para estimular que se confeccionará un diseño curricular alternativo. Si no tenés apoyo del de arriba, las cosas no funcionan”, expresó la exdirectora de Secundaria.

Lea también: ANEP analiza eliminar la repetición en educación media y crear grupos multigrado

Otras fuentes de Secundaria consultadas por El Observador señalaron que durante este período no va a haber ninguna reforma curricular en Secundaria debido a la falta de apoyo.

No obstante, desde el Codicen, la consejera Laura Motta dijo a El Observador que Secundaria nunca presentó una propuesta concreta de reforma curricular. Además, manifestó que desde el año pasado ANEP, en línea con la creación del Marco Curricular de Referencia Nacional, viene trabajando en un cambio de propuesta curricular que abarque a todos los sistemas desde Primaria hasta Educación Media (Secundaria y UTU).  

“Esto no es una cuestión de un solo consejo. Es una cuestión de todo el sistema educativo y hay que trabajarlo en todo el sistema educativo, si no volvemos a reproducir la fragmentación de la que tanto se ha hablado”, expresó Motta.

Plan obsoleto

Puente se lamentó de que el camino recorrido haya quedado en nada, pero manifestó que tiene “la secreta esperanza de que en algunos años se reconozca el valor de este material”.

Más allá de esto, afirmó que urge desterrar el Plan 2006, dado que “está totalmente obsoleto”. A su entender la raíz de este mal es que nunca fue un plan en sí, si no que nació como la reformulación del plan anterior (Plan 1996). “Es un plan antiquísimo. Es un plan que tiene muchísimas asignaturas y un porte asiganturista muy definitivo. En un plan que tiene además una descripción tradicional, en cuanto al dictado de los cursos y evaluaciones”, expresó la exjerarca.

Agregó que el plan 2006 no da demasiado espacio para el aprendizaje mediante proyectos y nuevos formatos de evaluación menos fiscalizadores, cuestiones en las que se está intentando avanzar en los liceos. “Son todas discusiones duras, pero que algún momento hay que darlas”, aseguró.

En tanto, en 2016 con motivo del anuncio de la próxima reforma curricular, Landoni había manifestado a El Observador, que el nuevo plan debería definir el nuevo rol de la educación secundaria, dado que esta fue concebida como un espacio de preparación para la universidad, algo que no se ajusta a los tiempos actuales.

“Tenemos que definir qué joven queremos, qué joven precisa la sociedad uruguaya. Además ponernos de acuerdo sobre qué necesitan saber en estos tiempos y cómo los preparamos para seguir aprendiendo”, sostuvo.

A su vez, una investigación del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed), del año 2015, denominado Análisis de los procesos de formulación curricular en Uruguay durante el período 2006 – 2008 señala que el plan 2006 estuvo mal concebido desde sus inicios, ya que con él “se buscó desmantelar referentes anteriores”.

La formulación del plan 2006 coincide con la llegada del Frente Amplio al gobierno. La investigación expresa que en aquel escenario había “una fuerte voluntad de cambiar el signo político e ideológico de gestión a través de nuevos programas”. Sin embargo, “si se juzga por la materialización técnica lograda (por el plan) no es posible suponer que se hayan implementado cambios pedagógicos profundos”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...