Opinión > OPINIÓN

Gavazzo: “Tengo que decirle que no”

Gente como Gavazzo es experta en “contrainformación”. Eso implica mentir y también decir verdades que inducen a error o no llevan a ningún lado.

Tiempo de lectura: -'

11 de mayo de 2019 a las 05:04

La primera persona con la que hablé antes de comenzar mi investigación para escribir “Gavazzo. Sin Piedad” fue un experto en temas militares.

La plantee mi propósito y me vaticinó que me vería en dificultades. Le pregunté si lo decía porque Gavazzo me mentiría en una eventual entrevista. Me respondió que me vería envuelto en algo peor y más complejo que las mentiras. Gente como Gavazzo -explicó- es experta en “contrainformación”. Eso implica mentir y también decir verdades que inducen a error o no llevan a ningún lado.

Lo comprobé cuando leí su autobografía “Mi testimonio”, un denso y turbio insumo que -sin embargo- es ineludible para conocer a Gavazzo.
La leí con atención, subrayando cada pasaje que pudiera servirme para ahondar en el personaje.

Tapa del libro autobiográfico que escribió Gavazzo

Con el tiempo fui comprobando que la contrainformación estaba presente en cada detalle, aun en los más pueriles. Por ejemplo, las personas que Gavazzo nombra en su libro como amigos de su infancia o adolescencia, son hoy callejones sin salida: murieron hace décadas, emigraron a destinos desconocidos o se los tragó la tierra.

Con paciencia, pude dar con otros amigos y compañeros, no mencionados en su libro. Leonel Domínguez Tavó, un compañero de colegio Sagrada Familia, contó una historia increíble: todos los días se peleaba a las piñas con Gavazzo. No era por política. Era una cuestión de piel: no se soportaban. Si les tocaba viajar en el mismo ómnibus de camino o de regreso al liceo, en algún momento se bajaban juntos para golpearse.

Le conté a Gavazzo. Me miró con calma y dijo que no recordaba nada de eso.

Así es Gavazzo. Si así maneja algo tan nimio como sus recuerdos estudiantiles, imaginemos sus crímenes.

La historia del traidor del PVP también la ha contado muchas veces. En su autobiografía -donde ya publicó las fotos y las postales que ha vuelto a desempolvar- dice lo mismo que hoy: Goessens colaboró con militares argentinos y ellos mataron a los uruguayos detenidos en Argentina. Allá, no acá.

Es su juego de siempre: verdades (hubo un traidor) que pretenden llevar a un callejón sin salida (los mataron en Argentina, no acá, no busquen más).

Los registros de la dictadura, que él siempre usa a su favor (por ejemplo, para decir que el horario del segundo vuelo no coincide), tampoco pueden ser tomados como 100% fidedignos. Si uno se guiara por su legajo, Gavazzo no habría estado en Orletti, donde tantos lo vieron. Ni habría tirado al río Negro el cuerpo de Roberto Gomensoro, como él mismo confesó. Son “detalles” que sus superiores olvidaron anotar.
Frente a ese juego perverso de mezclar lo cierto y lo falso, el único antídoto es contrastar una y otra vez sus dichos con otros testimonios y los datos conocidos. Lo hizo bien el juez Luis Charles, que lo condenó como homicida múltiple.

Si Gavazzo, por ejemplo, dice que nunca usó la picana, hay que recordar que el capitán Enrique Debat lo vio sentado al lado del cuerpo colgado y desfallecido de Gomensoro, y que había cables y una máquina de dar electricidad.

Los dichos de Gavazzo, además, hay que analizarlos en contexto. Si dice que tiró al río Negro el cuerpo de Gomensoro, es una afirmación a tener en cuenta porque todo el contexto, otros datos y testimonios, apuntan a que él estuvo involucrado en su detención, tortura, muerte y desaparición.

En cambio, cuando dice que no hizo nada en Argentina, que no participó del horror de Orletti y que el segundo vuelo no existió, todas las pruebas apuntan en sentido contrario.

En un momento de las entrevistas para “Gavazzo. Sin Piedad”, le hice saber que no le estaba creyendo. Me respondió que él decía la verdad, con una excepción:

“Si usted mañana me pregunta: ‘¿Usted torturó a Fulano?’, es ahí, quizás sea lo único, o si me dice ‘¿asesinó a Fulano’?, en que aunque yo lo hubiera hecho, le tengo que decir que no".
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...