Nacional > plan cóndor

Gilberto Vázquez declaró ante la Justicia por acusación de secuestro de hermanos Julien

Está pendiente una junta médica, solicitada por Perciballe, que defina si puede ir preso

Tiempo de lectura: -'

16 de octubre de 2020 a las 17:30

La Jefatura de Policía de Rivera trasladó al represor Gilberto Vázquez ante el juzgado penal a cargo de Ana de Salterain para cumplir con la audiencia prevista en el viejo proceso penal que determina que se le debe notificar el pedido de procesamiento para que haga su defensa. En este caso, la jueza le informó del pedido de procesamiento del fiscal Ricardo Perciballe por el secuestro de los hermanos Anatole y Victoria Julien.

Ante algunas preguntas que le realizaron en la breve audiencia, Vázquez respondió que no se “acordaba mucho” de los hechos.

Luego de declarar regresó a Rivera, donde vive y dónde cumple arresto domiciliario con custodia policial las 24 horas. Y si bien el fiscal Ricardo Perciballe pidió que se forme una junta médica para analizar si está en condiciones sanitarias de volver a la cárcel y de ser trasladado a Montevideo, la justicia de Rivera aún no resolvió sobre el tema.



Antes de resolver si hace lugar al pedido de la Fiscalía, la jueza deberá realizar la misma audiencia con el represor José Gavazzo, también acusado por Perciballe, junto a Ricardo Arab, Jorge Silveira y Luis Maurente. Luego se abre un plazo de 45 días  para que la jueza resuelva.

Perciballe realizó el pedido en febrero de 2019, y acusa a los militares por dos delitos de privación de libertad en concurrencia fuera de la reiteración, con dos delitos de supresión de estado civil y dos delitos de abandono de niños. 

Anatole y Victoria Julien, de cuatro y un años, aparecieron abandonados en una plaza de la ciudad chilena de Valparaíso en 1977. Sus padres uruguayos fueron detenidos y desaparecidos en el marco del Plan Cóndor, por el cual los ejércitos del cono sur trabajaban en forma coordinada. 

Junto con otros integrantes del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), los Julien fueron trasladados a Buenos Aires (Argentina) al centro clandestino denominado “Automotores Orletti”. Perciballe planteó en el pedido de procesamiento que allí fueron sometidos  a “los más crueles y aberrantes tormentos, así como a un trato degradante y humillante”.  Según algunos testimonios recogidos por el fiscal, el matrimonio estaba en Orletti junto a sus dos hijos.

En octubre de 1976 los niños fueron llevados de manera clandestina a Uruguay y permanecieron en la sede del Servicio de Información de Defensa (SID) ubicada en Bulevar Artigas y Palmar.

Finalmente fueron trasladados a Valparaiso (Chile), donde los abandonaron en la plaza Bernardo O’ Higgins. En 1980 fueron adoptados por un matrimonio chileno que no conocía su origen. 

Perciballe afirmó que los militares “privaron ilegítimamente de la libertad a los hermanitos, a quienes pese a su corta edad mantuvieron en cautiverio en distintos centros de detención clandestinos. No obstante, como forma de ocultar tal accionar, procedieron a suprimir su identidad al trasladarlos a un país donde éstos eran desconocidos y concomitantemente los expusieron a graves peligros al abandonarlos en un lugar público”. l
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...