Nacional > ENTREVISTA

González Guyer: “Sobre temas de defensa y de militares nadie tiene idea”

El politólogo y experto en Fuerzas Armadas, Julián González Guyer, considera que a los políticos no les interesa saber en realidad lo que sucede en los cuarteles

Tiempo de lectura: -'

06 de mayo de 2019 a las 05:01

Julián González Guyer militó en el movimiento tupamaro y por ello estuvo preso entre 1972 y 1979. En el año 2000 empezó a estudiar para politólogo y hoy es docente e investigador de la Facultad de Ciencias Sociales. Pero además es posiblemente el único en su profesión especializado en Fuerzas Armadas (FFAA). En la década de los 90, antes de iniciar su carrera universitaria el general Víctor Licandro lo convocó a integrar la comisión de defensa del Frente Amplio. Según su visión, desde entonces y habiendo pasado ya más de cuatro décadas del fin de la dictadura militar (1973-85), ningún dirigente político se preocupó por entender qué pasa adentro de los cuarteles.

Antes de la entrevista mencionó un debate que hubo sobre defensa nacional. La gente no tiene idea de que hubo un debate.
Sobre temas de defensa y militares nadie tiene idea de nada.

¿En la base del desinterés está esa idea de que para qué vamos a hablar de la defensa si cualquiera nos ataca y nos gana con dos cañones?
Está eso y una viejísima tradición de que si nos ataca Argentina o Brasil o lo que sea... hasta cómo se gestó el Uruguay. La verdad de la milanesa es que Uruguay se gestó por una gestión inglesa que terminó con el conflicto entre Argentina y Brasil por el manejo de la entrada a la cuenca del Plata. El famoso conflicto de puertos. Y otra cosa más es que acá nunca hubo servicio militar obligatorio, entonces la población ha estado muy separada del cuartel.  

Después de haberlas armado para enfrentar al comunismo,  en la década del ‘90 EEUU propuso que las Fuerzas Armadas se redujeran para combatir el narcotráfico. ¿Sigue pendiente ese debate de tener fuerzas más pequeñas y mejor tecnificadas?

La discusión esa de agrandar o achicar es un poco una discusión que está dada vuelta. Primero hay que empezar por definir para qué las queremos y de ahí va a surgir una serie de elementos acerca de qué ejército necesitamos, qué marina o qué fuerza aérea.

¿Eso no está discutido en Uruguay? ¿No hay una definición estratégica como país de qué queremos de ellos?

Por lo menos pública no hay. Más bien las características de las Fuerzas Armadas son resultado de algunas iniciativas que se fueron tomando históricamente. El viejo (José) Batlle y Ordóñez, que puso una unidad en cada departamento para contrarrestar al jefe político y la policía, después los franceses que pusieron la caballería del lado de Brasil y la infantería del lado de Argentina, en fin…

¿Hay un poquito de temor todavía de meter la mano en las Fuerzas Armadas?

El político puede opinar con más o menos soltura sobre muchos temas, pero sobre las cuestiones militares o de defensa es un uruguayo más. Entonces no sabe nada. Y tiene miedo de que lo agarre un militar y lo dé vuelta como una media y lo deje en ridículo. Yo leo las actas de las comisiones parlamentarias. Son de una pobreza los informes que dan los militares cuando van... Muchas veces el ministro va con sus asesores y es como si en esta entrevista vos me preguntás bobadas, yo te voy a responder bobadas. Ahora, si me haces preguntas punzantes me vas a obligar a rendir.

¿Qué papel jugó la dictadura en toda esta situación de desconocimiento que tenemos?

Por un lado fue resultado de un empoderamiento de las Fuerzas Armadas, obviamente azuzado por sectores del sistema político, y una vez instaladas adquieren mucho más poder. La salida de la dictadura es negociada y se produce todo el fenómeno del forcejeo que sigue caracterizado. Es un forcejeo permanente entre unas Fuerzas Armadas que no quieren abdicar de posiciones de poder y a veces de ciertos privilegios y un sistema político que va tratando de evitar grandes confrontaciones y le va erosionando, masticando pedacitos de poder.

Parece que lo único que somos capaces de debatir de la dictadura es el tema de los derechos humanos pero no hay un análisis sobre el resto de las cosas. ¿Qué papel jugó el Poder Judicial? 

Hay un tema de economía de fuerzas, parecería como que el político pensara que siendo que el Estado dedica un montón de dinero a las FFAA, a la formación de los profesionales, de los oficiales, y siendo que además es un tema secundario por eso que hablábamos hoy, ningún político piensa que vaya a haber guerra. Por algo la ley orgánica militar se aprobó los mismos años que la ley de instrucción militar obligatoria, cuando se creyó que era posible que quedáramos embagayados en una guerra. La ley de hoy es del 74, y es la segunda, antes fue la del 41…

Hecha en plena dictadura.

Siempre fueron aprobadas en momentos de ruptura institucional. Entonces, siendo un tema secundario, que no interesa, al que no se le da importancia, se opta por dejarlo en manos de los militares. Es un tema de economía de esfuerzos. Para qué comprarse líos si mal que bien se puede ir llevando la cosa. Y es un fenómeno de toda América Latina.

¿Dónde están definidas las llamadas hipótesis de conflicto?

Está más o menos esbozado en dos decretos: el de política de defensa nacional de la época de Eleuterio Fernández Huidobro y el segundo que también es de la misma época que fue posterior y es el de política militar de defensa. Si nadie conoce el debate nacional de defensa menos se conoce la existencia de esos dos decretos.

¿Y cuáles son las hipótesis de conflicto?

Lo de hipótesis de conflicto ya está demodé, más bien se habla de desarrollo de capacidades. De lo que se habla es de la posibilidad de una invasión por una fuerza muy superior y la necesidad de que organizar al pueblo, la resistencia. Hay menciones al terrorismo medio vagas pero no va mucho más allá de eso.

¿La gestión de Fernández Huidobro estuvo marcada por su conocimiento del tema o por esa visión del concepto de los dos demonios?

El Ñato había estudiado estos temas y le gustaban, le interesaban. Yo creo que había sí la búsqueda, con una estrategia muy equivocada, de ganar a las FFAA para la concepción que él manejaba, y que fueran las FFAA del pueblo. Lo de los dos demonios yo no termino de tener claro hasta dónde Fernández Huidobro lo compartía.

Le da usted una importancia central a la formación.

Más que los programas de estudio lo importante es cómo se forman: el programa de estudio, docentes, ambiente en el que se forman, características pedagógicas, todo lo que conforma el proceso. Hay muchos modelos. En Inglaterra los oficiales salen de las universidades, se forman de licenciado en la cosa que sea y a partir de ese individuo se forma el oficial. 

Pero cualquier reforma en este terreno tiene que tener amplios consensos.

No sé si de consenso pero sí de amplias mayorías. Cuando instalas un sistema de formación, esto vale también para los civiles, es algo que es para décadas, no es para cambiarlo en el gobierno siguiente, sino es un caos. Pero cuando pensas en el equipamiento para las FFAA, si lo pensas en serio decís: para las necesidades que yo tengo necesito tal tipo de barco, tal tipo de avión o de blindado. Vos tenés que mandar a hacerlo, no está en un supermercado. Son cosas muy costosas, que tienen muchos años de amortización, pensado en términos económicos. Son cosas que, igual que la seguridad social, se empiezan a aplicar dentro de 20 años.

¿Las misiones de paz son lo más novedoso que ha ocurrido en el último tiempo en las FFAA?

Quizás una de las grandes novedades de la política uruguaya después de la dictadura. Ahora, el fenómeno es que de vuelta los militares en las operaciones de paz actúan de manera autónoma en relación a nuestro gobierno, más autónoma que lo que sucede aquí con las cosas que pasan y que hablábamos. Uruguay tuvo fuerzas importantes en Camboya, Mozambique, Angola, Congo y Haití. En ninguno de esos países Uruguay tenía representación diplomática y había 1.000 soldados operando. Se dijo que había que tener cuidado, que Uruguay no podía quebrar su trayectoria como país respetuoso del principio de la intervención. Pero las tropas uruguayas en los últimos meses han provocado un número de bajas que son más de cuatro o cinco. Han matado a cuatro o cinco extranjeros. Cuando vos matas gente estás en una situación de beligerancia. Y nada de eso se ha debatido. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...