27 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,85
5 de octubre 2017 - 5:00hs

El pasado domingo, durante el tiroteo en la ciudad de Las Vegas, Heather Gooze asistió a una de las víctimas en sus últimos instantes de vida.

Mientras la sujetaba en sus brazos, ella y otro hombre intentaron encontrar alguna manera de contactar a sus seres queridos.

El problema es que Jordan McIldon, de 23 años tenía su iPhone bloqueado con contraseña. Si bien se podía ver que aparecían mensajes de Facebook en su pantalla, no tenían modo de desbloquear el dispositivo para responderlos o hacer una llamada.

Gooze optó entonces por utilizar su propio teléfono para buscar el perfil de McIldon y desde allí contactarse con algún familiar, pareja o amigo. Le tomó una foto a la libreta de conducir, que recuperó de la billetera de la víctima, y la envió junto con la pregunta "¿Conoces a este hombre?".

Mientras la mujer intentaba hacer contacto por este medio, el iPhone del joven sonó. Era su madre, quien confirmó que era su hijo quien estaba ahí y que había ido al concierto junto con Amber, su novia.

La madre les dio el teléfono de Amber y pudieron contactarla. Así supieron que la joven estaba encerrada en un sótano a pocas cuadras de allí.

En cuanto Amber se enteró de que su novio había muerto en el tiroteo, de inmediato quiso salir del sótano para estar con él. Claro, por motivos de seguridad no podía desplazarse hasta allí, por lo que Gooze le prometió que se quedaría con él hasta que ella llegara.

Luego de terminada la conversación con la novia de la víctima, Gooze quiso volver a contactarse con la madre. Fue entonces que se percató de que, si bien el iPhone de McIldon estaba bloqueado, podía pedirle a Siri que "llame a mamá" y así comunicarse a pesar de las restricciones de privacidad.

Gooze dijo a People que se permaneció junto al cuerpo del joven durante cuatro horas. "No quería que fuera un John Doe", explicó.

Temas:

Las Vegas iPhone Facebook

Te Puede Interesar