Nacional > montevideo decide

La calle Mario Benedetti y la historia del nomenclátor de Montevideo

El intendente Christian Di Candia quiere rebautizar una calle del centro con el nombre del escritor uruguayo, pero la iniciativa genera resistencias

Tiempo de lectura: -'

23 de agosto de 2019 a las 16:08

Escritor, poeta, dramaturgo y periodista. Mario Benedetti dedicó su vida a las letras y dejó un legado que es reconocido internacionalmente: produjo más de 80 novelas, ensayos, obras y artículos periodísticos. El artista uruguayo nacido en 1920 en Paso de los Toros, Tacuarembó, marcó un antes y un después en la producción literaria del país, y eso quedó reflejado en los numerosos reconocimientos que recibió en vida. En 1999, por ejemplo, le dieron el premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, considerado por los expertos como uno de los más importantes galardones del mundo.

Luego de su muerte en 2009 también fue reconocido de diversas formas: un liceo de Montevideo y un jardín en Madrid, España, fueron bautizados con su nombre, por citar algún ejemplo. 

Este mes, el intendente de Montevideo, Christian Di Candia, propuso cambiar el nombre de parte de una calle céntrica –Paraguay o Río Negro– y puso a consideración de los montevideanos cuál de estas dos será rebautizada con el nombre del escritor, en caso de obtener los votos suficientes en la plataforma Montevideo Decide

No obstante, aunque la propuesta de Di Candia fue celebrada, también despertó una ola de críticas que fueron expresadas por los usuarios en la plataforma, e incluso motivó los cuestionamientos del exintendente de Montevideo Mariano Arana, actual edil del Frente Amplio. 

“De ninguna manera soy partidario de cambiar los nombres de las calles. Mario Benedetti era afiliado a la Vertiente Artiguista. Lo conocí y era un amigazo. Odiaba cambiar los nombres de las calles", dijo a El País el arquitecto. Arana además contó que le sugirió a Di Candia que buscara otra alternativa, como ponerle "Mario Benedetti" a otra calle de la ciudad que no tuviera nombre, y aseguró que el sucesor de Daniel Martínez le dijo que evaluará esta propuesta. 

Asimismo, parte de los montevideanos que se expresaron a través de la plataforma criticaron la iniciativa de Di Candia. "En mi opinión la ciudad pierde identidad si cambiamos los nombres de calles que tienen historia", opinó uno de los usuarios de Montevideo Decide que se identificó como Leonardo Pastorino.

"Me parece de gran justicia que el señor Mario Benedetti tenga una calle con su nombre en Montevideo, pero debemos asignarle una calle nueva o actual que no tenga nombre. El cambiar nombre a calles que ya lo tienen genera un problema en la nomenclatura de la ciudad y abona confusiones y problemas", escribió el usuario Ricardo Pesce. 

La evolución del nomenclátor de Montevideo

Las primeras 14 calles de Montevideo fueron bautizadas por el Cabildo el 30 de abril de 1730. De la fuente, De la Cruz, De la Carrera, Del Piquete, De la Iglesia, Del Medio y otras calles que hoy en día son parte de Ciudad Vieja, pero con otro nombre, inauguraron el nomenclátor capitalino. En su designación se imponía la necesidad de generar referencias geográficas en Montevideo, por lo que los nombres estaban acotados por lo que en ellas había, según cuenta el historiador Alfredo C. Castellanos en el libro Nomenclatura de Montevideo. 

Más adelante, las calles inauguradas homenajearon a diferentes santos, según dijo el historiador Carlos Zubillaga a El Observador. Con el paso de los años aumentó la población de Montevideo, y los nuevos pobladores fueron corriéndose hacia el oeste y asentándose en esa zona de la capital. Por eso, como explica Castellanos, el Cabildo de 1778 resolvió renombrar las calles de la capital, que en esa época eran 21: San José, San Felipe, San Telmo, San Vicente, entre otras. 

Estos nombre perduraron hasta 1843. Seis años antes, el presidente Manuel Oribe decretó la creación de una Comisión de Nomenclatura –la primera que hubo en Uruguay– que recién comenzó a trabajar seis años después, debido a los sucesos políticos de esa época. Cuando empezó el Sitio Grande de Montevideo (que se prolongó hasta 1851), Andrés Lamas –el jefe político y de la Policía de la capital– ordenó un plan de nomenclatura que incluía un sistema de numeración para "todas las puertas" de Montevideo, según consignó Castellanos.

Los nombres propuestos por Lamas se nucleaban en varias unidades temáticas: la colonización o descubrimiento de América, la fundación de la capital, la emancipación y a la geografía del país. La única excepción a este criterio fue la calle Washington, ya que –según Lamas– el primer presidente de Estados Unidos era "el grande 'institutor' del gobierno republicano representativo, único capaz de echar raíces en nuestro continente".

La cantidad de calles se amplió con el correr de los años en el siglo XIX, que fueron nombradas de acuerdo al criterio adoptado por Lamas. Sin embargo, también en este período surgieron cerca de 30 barrios privados fundados por particulares y alejados entre sí, lo que llevó a que se repitieran nombres en el nomenclátor de la ciudad. "Para dar un ejemplo de ello basta citar el nombre de General Artigas, (...) que le fue dado a una calle de los Pocitos (parte de la actual 26 de Marzo), de Maroñas (actual Oyarvide), del pueblo Victoria (actual Humboldt), y del barrio Gral. Garzón (actual avenida de las Instrucciones)", cuenta Castellanos. En 1919 se designaron 900 nuevas calles, lo que en gran medida estuvo motivado por el propósito de evitar las repeticiones.

Actualmente, la designación o cambio de nombre de las calles capitalinas depende de la Comisión de Nomenclatura de la Junta Departamental de Montevideo. Durante la última dictadura (1973-1985), sin embargo, se eliminaron las juntas departamentales y en su lugar actuaron juntas vecinales y por eso los nombres de varias calles fueron cambiadas para rendirle homenaje a militares reconocidos, según Zubillaga. El historiador recordó que la calle Convención fue rebautizada entonces como "Lorenzo Latorre", para volver al nombre original cuando retornó la democracia. 

Las confusiones y la utilidad del cambio de nombre 

"Recuerdo que cuando era niño, a la feria de Tristán Narvaja todavía le decían 'la feria de Yaro', porque antes la calle se llamaba así". Zubillaga se valió de este ejemplo para explicar que los ciudadanos no se adaptan enseguida a los cambios en el nomenclátor y que las modificaciones, incluso, "generan confusión". Por eso a veces, al dar la dirección de una casa o local comercial en una calle que fue rebautizada, las personas siguen refiriéndose a ellas con el antiguo nombre. 

El historiador estimó que en el Centro –donde el intendente Di Candia propuso que esté la calle Mario Benedetti– la confusión será mayor, ya que hay calles que tienen un nombre desde la avenida 18 de Julio hacia el sur, y otro hacia el norte. Este es el caso de Zelmar Michelini y Cuareim, por ejemplo. 

En tanto, la Fundación Benedetti emitió un comunicado en el que aseguró que homenajear al escritor de esta manera "no es un capricho del nomenclátor". "Seguramente habría que haberlo convencido con insistencia para que el propio Mario la aceptara, pero una calle Mario Benedetti es una manera que tiene la ciudad, que tienen los montevideanos, para decir que hay una literatura que los representa", agregó el texto. 

Si querés conocer el origen de los nombres de las calles de Montevideo hacé clic en este enlace, donde están ordenadas alfabéticamente. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...