El comportamiento en la vida cotidiana > EL COMPORTAMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

La derecha nuestra compañera de ruta

En el Antiguo y el Nuevo Testamento aparece lo que con el paso de los siglos se ha dado en llamar la ley de la derecha

Tiempo de lectura: -'

27 de septiembre de 2019 a las 05:04

Siempre se ha considerado a la derecha como el sitio de mayor honor. A veces y casi sin darnos cuenta vivimos esa norma en nuestro comportamiento cotidiano. También y en algunas circunstancias, se invitará a los contrayentes en la ceremonia civil o religiosa del matrimonio, a colocarse a derecha e izquierda.

Pero la derecha ha sido siempre considerada como el sitio de mayor honor. Es verdad que existen normas que nos lo recuerdan. También es cierto que lo de la derecha viene de muy lejos. En el Antiguo y el Nuevo Testamento aparece lo que con el paso de los siglos se ha dado en llamar la ley de la derecha. Me parece que sin darnos cuenta la usamos en nuestra vida cotidiana.

Es importante la vigencia de esta ley. Como diría alguna persona muy convencida de esa norma, se trata de vivirla en todos los momentos. No obstante la ley de la derecha tiene unas excepciones. Me parece que hace un tiempo recordé cómo tomamos en lo práctico esa ley. Recordarán la situación vivida por un buen padre de familia. Se casaba una de sus hijas y ambos se encontraban en la puerta de una iglesia aguardando el momento de ingresar. Fue cuando “alguien” objetó la ubicación de padrino y novia. “No. Usted va a la izquierda y ella a la derecha”. Lamentablemente aquella persona tomó la derecha erróneamente porque juzgó de acuerdo a su propia ubicación.

La ley de la derecha tiene sus excepciones. No me pongo doctoral pero recuerdo que son tres y nada más que tres. La primera tiene como protagonista a “la pared”. Cuando dos personas caminan, el lado de la pared es el de mayor honor. Ese ceder es muy antiguo porque se protegía a las personas y en especial a las señoras del paso de los carruajes, del agua de la lluvia.

Las condecoraciones se colocan sobre la izquierda del pecho. También nuestra escarapela va del lado izquierdo. Tenemos entonces la segunda excepción a la ley de la derecha. Lo de las condecoraciones no son “decoraciones” y en todos los países existen para honrar, para reconocer méritos y servicios. Es la segunda excepción a la ley de la derecha.

La tercera está unida a lo castrense pero bueno es recordarla. Cuando la tropa rinde honores puede ubicarse a la izquierda o a la derecha. A lo mejor con la imaginación o con recuerdos, observaremos la llegada a Carrasco de Jefes de Estado. También volverá a la retina la fotografía no muy lejana donde aparecen la reina Isabel II y el Presidente Trump. La tropa estaba formada a la izquierda.

Es evidente que conocemos el honor que brindamos a una persona al colocarla a nuestra derecha. No es una manifestación de orgullo vano o un capricho cursi. “Cursi” en nuestra lengua española posee una definición clara: dicho de una persona que pretende ser elegante y refinada, sin conseguirlo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...