Salud > Duelo perinatal

La despedida que más duele: cuando hay que llorar a un hijo antes de que nazca

Expertos reclaman más apoyo profesional y espacio para padres

Tiempo de lectura: -'

05 de septiembre de 2018 a las 05:02

Un duelo nunca es fácil de enfrentar y mucho menos si se trata de un familiar directo y, en especial, de un bebé. Uno de los momentos más difíciles posibles ocurre cuando una futura mamá pierde a su bebé luego de la semana 28 de gestación. Las ilusiones del nacimiento se rompen y la pareja se enfrenta a un momento duro en el que necesita mucho apoyo. Sin embargo, muchas veces las familias y los profesionales de la salud no tienen las herramientas para asesorar a los padres que sufrieron esta pérdida por falta de tiempo y porque no se da lugar a una despedida como amerita. 

La muerte perinatal es aquella que sucede entre la semana 22 de gestación y el período neonaltal precoz, que abarca la primer semana de vida. Si el fallecimiento se da antes de las 22 semanas, se le llama muerte gestacional temprana. En cualquiera de estas situaciones los padres se enfrentan a un momento muy doloroso. 

María Claramunt Fachelli, trabajadora social y asesora en duelos, sostuvo que en Uruguay no hay un abordaje correcto. Es decir, si bien los padres tienen oportunidad de despedirse del bebé, esto sucede en un lapso corto de tiempo y no de la manera más adecuada. Incluso, es difícil encontrar especialistas que acompañen a la pareja. La vivencia de los padres queda sujeta a la suerte de que tan empáticos sean los médicos, enfermeras y demás funcionarios. 

Según Claramunt, es un tema del que se habla poco y esto debe cambiar para que los padres lo transiten el duelo de la mejor manera posible. 

Contención 

“Las buenas prácticas hacen la diferencia a la hora de hacer duelo”, indicó la experta a El Observador. Si la pareja se siente cuidada y contenida correctamente es probable que les sea menos difícil generar un recuerdo de alivio. “Aunque no saca el dolor porque es una situación que se siente horrible”, afirmó. 

El objetivo es que, a pesar de que es imposible no sentirse mal durante un duelo, la familia pueda vivirlo y superarlo de la manera más saludable. Las parejas deben recibir una atención integral, humanizada y basada en la evidencia. Para ello, es necesario contar con protocolos hospitalarios, que junto con profesionales formados, brinden herramientas de calidad para la actuación en estos casos. 

Buenas prácticas

A diferencia de otros países, en Uruguay no hay protocolos ni guías de actuación que brinden herramientas teóricas y prácticas a profesionales. Esto no quiere decir que no haya un trato cuidadoso, pero va a depender del especialista que atienda cada caso.

Los países más desarrollados en el abordaje del duelo perinatal son Dinamarca, Noruega, Reino Unido y Australia y, en los últimos años, se sumó España. Además de las guías y protocolos, estos países llevan a cabo prácticas nunca hechas en Uruguay que se asemejan a un ritual para despedir a un difunto.

Estas incluyen, por ejemplo, una habitación especial. Muchos hospitales de esos países tienen una habitación de despedida que, en general, se encuentra alejada de la zona de maternidad. Es una sala cuidada, donde los familiares pueden entrar y ser parte del proceso. 

Como recordó Claramunt, los padres necesitan tiempo para despedirse de su hijo y afirmó que Uruguay mejoró en cuanto a que pueden pasar un rato con el bebé, pero no tanto como es necesario. “En otros países, los padres pueden pasar horas en la habitación con comodidades”, apuntó. De igual forma, es fundamental que puedan entrar otros familiares “porque sino es como que no existió y es una de las cosas más bravas de este duelo”, agregó. 

Los detalles también son importantes. En muchos centros de salud marcan la habitación sutilmente para que las enfermeras sepan qué está sucediendo allí. Por ejemplo, se coloca una mariposa que en términos internacionales representa el duelo en general. “Ya saben que hay una familia en duelo, que hay que tratarla con cuidado”, indicó la experta.

Por otra parte, algunos países nórdicos cuentan con la opción de que los padres vistan y apronten a su bebé. Junto a parteras especializadas en duelo perinatal visten al pequeño, con el objetivo de darle los últimos cuidados para la despedida. “Capaz que suena un poco fuerte, pero es gente muy preparada y eso es importante como parte del duelo”, expresó Claramunt. 
Asimismo, en otros lugares se habitúa hacer un registro fotográfico, muchas veces junto a la propia familia. Incluso, existen organizaciones de fotógrafos voluntarios para tal fin. 

Desde hace un año y medio, un grupo de profesionales del Servicio de Urgencias Obstetricias y Ginecología del hospital Vall d’Hebron de Barcelona, España, confecciona cajas para darle a las madres que pierden a sus bebés. Estas, llamadas Un poco de ti, son elaboradas de forma manual en los ratos libres de las matronas, parteras y otros funcionarios, según se indican en la página web del hospital. En ellas se incluye la tarjeta con los datos del bebé, el peso, la talla, el nombre y en ocasiones se agrega la huella de los pies impresa en una hoja. 

Según la experta, “sirve todo lo que sea recreación de recuerdos tangibles cuando los padres se están yendo del hospital con los brazos vacios”.

Claramunt insistió en que la clave está en que los padres se sientan respaldados por un equipo de salud presente y puedan decidir si quieren ver al bebé. “A los padres hay que darles opciones, no solo darles un método. Es un momento en que todo se descontrola, todo se viene abajo”, concluyó.  

Encuentro

La organización Atención profesional al duelo gestacional y perinatal y el Instituto Uruguayo de Lactancia Materna llevarán a cabo una instancia sobre las buenas prácticas de atención a la muerte y el duelo perinatal el próximo sábado 8 de 10:00 a 13:00 horas en Luis de la Torre 860. El encuentro, que tiene como objetivo reflexionar y aportar herramientas sobre el tema, está dirigido a parteras, ginecólogos, neonatólogos, psicólogos, enfermeros, trabajadores sociales y todo profesional del área vinculada. 

La charla estará a cargo de la psicóloga perinatal Fabiana Rahi Rau y la educadora de parto y asesora en duelo María Claramunt. Ambas componen el equipo de Atención profesional al duelo gestacional y perinatal. 

Comentarios