Polideportivo > RUNNING

La importancia de entrenar la fuerza muscular

Es uno de los componentes principales para mejorar el rendimiento deportivo y la calidad de vida

Tiempo de lectura: -'

29 de septiembre de 2017 a las 05:00

Durante muchos años, los ejercicios de fuerza se han indicado para un grupo selecto de modalidades deportivas. Este comportamiento sumado a la falta de conocimiento en el área inducía a que este tipo de entrenamiento no se indicara como hoy.

Antes, por ejemplo, se creía que el practicar deporte con sobrecarga podía quitarles velocidad a los movimientos del deporte. Sin embargo, en la actualidad está comprobado que sucede todo lo contrario. No se concibe una mejora en la performance sin un trabajo integrador de todas las capacidades físicas (fuerza, flexibilidad, resistencia y coordinación).

Todo movimiento físico es realizado como resultado de determinada magnitud de fuerza, con cierto grado de velocidad, y que a veces debe ser repetido ininterrumpidamente o mantenido durante un tiempo. Por tal motivo, a la hora de querer mejorar el rendimiento físico, es vital integrar una dinámica de ejercicios de sobrecarga que tengan como objetivo final el aumento de los niveles de fuerza, para así conseguir una mejor respuesta hacia la demanda física del deporte que se practique o para la calidad de vida.

La ganancia de fuerza no necesariamente significa aumentar la masa muscular. Podemos mejorar nuestros valores de fuerza sin modificar la composición de los músculos. Todo dependerá de la metodología de entrenamiento que se defina.

Pensar que el entrenamiento de la fuerza solo puede realizarse en una clásica sala de aparatos es un error. Además de que se puede mejorar la fuerza mediante ejercicios con nuestro propio cuerpo, sin elementos extras, también está la opción del gimnasio en casa, que muchas veces cumple mejor con los objetivos perseguidos. Las mancuernas, las barras, las bandas elásticas, las cintas de suspensión, las pelotas con y sin peso y las tobilleras suelen ser buenos aliados para conseguir distintas metas.

Sin abordar las diferentes metodologías de trabajo, las cuales dan respuesta a los diversos objetivos que pueda tener la persona –desde mejorar la fuerza en un salto hasta fines estéticos– a continuación se mencionaran algunas de las ventajas más importantes que se obtienen mediante esta práctica:

  • Mejora la postura general y protege en posturas forzadas en la misma práctica deportiva. Los músculos implicados en el mantenimiento de la posición se encuentran bien tonificados, protegiendo y evitando zonas del cuerpo más propensas a sobrecargarse por un posible debilita- miento muscular.
  • Previene lesiones. Una musculatura fuerte protegerá a las articulaciones como también habilitará a conseguir mejores ejecuciones motoras en posiciones forzadas, y evitará lesiones por sobrecarga inducida por alguna descompensación muscular.
  • Favorece el rendimiento deportivo. Se demostró que el entrenamiento de la fuerza optimiza el rendimiento de los deportistas, ya que ayuda a mejorar la mecánica de los movimientos y a incrementar la fuerza que se aplica en cada gesto del deporte practicado.
  • Aumenta el gasto metabólico. El entrenamiento de la fuerza es un potenciador de la tasa metabólica en reposo tanto en jóvenes como en adultos. Conjuntamente con ejercicios que apunten a la condición cardiovascular, éste se convierte en un binomio perfecto para las personas que deseen bajar de peso de forma saludable.
  • Reduce la pérdida de funcionalidad durante la vida. La fuerza muscular ayuda a tener una mejor calidad de vida en la vejez. Poder pararse, sentarse y caminar sin ayuda en esta etapa de la vida es crucial y aporta a la independencia y la dignidad de la persona.
  • Aumenta la densidad mineral ósea. Está comprobado que la aplicación de ejercicios de sobrecarga favorece la calcificación de los huesos.
  • Mejora el sistema neuromuscular. No solo se obtienen mejorías en el mismo tejido muscular, sino que también amplifica el desarrollo del sistema nervioso, aumentando la calidad del mensaje cerebro-músculo. Un equilibrado plan de entrenamiento es aquel que contempla trabajar tanto la fuerza como las capacidades cardiovasculares y la flexibilidad. Los objetivos de cada persona serán los que definan la mayor o la menor importancia de cada uno de estos ítems dentro del plan de entrenamiento.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...