Cargando...

Ciencia > playas

La medusa peligrosa que llegó a Uruguay

Desde 2012 se registraron más ejemplares de la Tamoya haplonema provenientes de Brasil; su picadura es muy dolorosa

Tiempo de lectura: -'

22 de diciembre de 2014 a las 12:34

La Tamoya haplonema es una especie de cubomedusa típica de las costas de Brasil que tiene forma de prisma, cuatro tentáculos y un cuerpo más consistente que las que habitualmente se ven en Uruguay. Una picadura de esta medusa puede ser peligrosa, causar hinchazón en la piel y, si bien no es letal, es muy dolorosa.

Los registros que hay de esta especie en Uruguay datan de 1960 pero son esporádicos y de pocos ejemplares. Sin embargo, en 2012 se detectaron seis ejemplares en las costas uruguayas y en 2013 se reportaron ocho.

Investigadores de Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República creen que puede deberse a una mayor influencia de aguas cálidas provenientes de Brasil, que las arrastran hacia las costas uruguayas, pero se requiere análisis más exhaustivos.

Su particularidad es que su veneno es neurotóxico; afecta el sistema nervioso, el corazón y la vascularidad pulmonar y sistémica. No obstante, la especie que llega a la costa uruguaya no tiene la misma virulencia de la que azota a los bañistas australianos donde se registran varias muertes cada año.

Las aguavivas más comunes en Uruguay son la Chysaora lactea, de toxicidad moderada a elevada, y la Lychnoriza lucerna, también de toxicidad moderada. Una que reaparece, en especial después de las tormentas, es la Fragata portuguesa (Physalia physalis), la que posee la toxina más poderosa dentro de los gelatinosos más comunes de la costa uruguaya. Aunque no lo parezca, no es estrictamente una medusa, sino que está formada por organismos coloniales que flotan en la superficie del agua.

En cuestión de picaduras, los niños y los ancianos son los más vulnerables. El ardor reporta un sufrimiento que, en la mayoría de los casos, se parece a una quemadura; pero puede agravarse si ocurre en el rostro o en los ojos. La exposición prolongada al sol incrementa la sensibilidad. Si la persona es alérgica puede padecer vómitos y cefaleas.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...