Miembros de la comunidad LGBTQ+ de Rusia aguardan afuera de la Suprema Corte el fallo que ilegalizó su movimiento por “extremista”.

Mundo > Derechos Humanos

La policía rusa allanó clubes y bares gay en Moscú luego de que se prohibiera el movimiento LGBTQ+

Testigos de los procedimientos afirmaron que los servicios de seguridad revisaron y fotografiaron los documentos de los asistentes a los lugares allanados
Tiempo de lectura: -'
03 de diciembre de 2023 a las 09:58

Las fuerzas de seguridad rusas allanaron clubes y bares gay en todo Moscú menos de 48 horas después de que el tribunal superior del país prohibiera lo que llamó el “movimiento global LGBTQ+” por considerarlo una organización extremista.

La policía registró lugares en toda la capital rusa, incluido un club nocturno, un sauna masculino y un bar donde se celebraban fiestas LGBTQ+, con el pretexto de una redada antidrogas, informaron los medios locales.

Testigos presenciales dijeron a los periodistas que los servicios de seguridad comprobaron y fotografiaron los documentos de los asistentes al club. También dijeron que los gerentes habían podido advertir a los clientes antes de que llegara la policía.

El fallo de la Suprema Corte, que respondió a una demanda presentada por el Ministerio de Justicia, es el último paso en una década de represión de los derechos LGBTQ+ bajo el presidente Vladimir Putin, quien ha enfatizado los “valores familiares tradicionales” durante sus 24 años en el poder.

Los activistas han señalado que la demanda se presentó contra un movimiento que no es una entidad oficial y que, según su definición amplia y vaga, las autoridades podrían tomar medidas enérgicas contra cualquier individuo o grupo que se considere parte de él.

Varios lugares LGBTQ+ ya han cerrado tras la decisión, incluido el conocido club gay Central Station de San Petersburgo.

Max Olenichev, un abogado de derechos humanos que trabaja con la comunidad LGBTQ+ rusa, le dijo a The Associated Press que “en la práctica, podría suceder que las autoridades rusas, con este fallo judicial en la mano, hagan cumplir (el fallo) contra las iniciativas LGBTQ+ que funcionan en Rusia, considerándolas parte de este movimiento cívico”.

Antes del fallo, importantes grupos rusos de derechos humanos habían presentado un documento ante la Corte Suprema en el que calificaban la demanda del Ministerio de Justicia como discriminatoria y una violación de la constitución rusa. Algunos activistas LGBTQ+ intentaron presentarse como parte en el caso, pero fueron rechazados por el tribunal.

En 2013, el Kremlin adoptó la primera legislación que restringe los derechos LGBTQ+, conocida como la ley de “propaganda gay”, que prohíbe cualquier respaldo público a las “relaciones sexuales no tradicionales” entre menores. En 2020, las reformas constitucionales impulsadas por Putin para extender su gobierno por dos mandatos más también incluyeron una disposición para prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Después de enviar tropas a Ucrania en 2022, el Kremlin intensificó una campaña contra lo que llamó la influencia “degradante” de Occidente. Ese mismo año, se aprobó una ley que prohibía la propaganda de “relaciones sexuales no tradicionales” entre adultos y, de hecho, prohibía cualquier respaldo público a las personas LGBTQ+.

Otra ley aprobada este año prohibió los procedimientos de transición de género y la atención de afirmación de género para personas transgénero. La legislación prohibía cualquier “intervención médica destinada a cambiar el sexo de una persona”, así como cambiar el género en documentos oficiales y registros públicos.

Las autoridades rusas rechazan las acusaciones de discriminación LGBTQ+. A principios de este mes, los medios rusos citaron al viceministro de Justicia, Andrei Loginov, diciendo que “los derechos de las personas LGBT en Rusia están protegidos” legalmente. Estaba presentando un informe sobre los derechos humanos en Rusia ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, argumentando que “restringir la manifestación pública de relaciones o preferencias sexuales no tradicionales no es una forma de censura para ellas”.

El caso de la Corte Suprema permanece clasificado y aún no está claro cómo se restringirán el activismo, las expresiones y los símbolos LGBTQ+.

(Con información de agencias)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...