Nacional > ONU MUJERES

La productividad uruguaya aumentará si se "abraza" la legislación de género

Entrevista a la directora global de la división de Programas de ONU Mujeres, la uruguaya María Noel Vaeza 

Tiempo de lectura: -'

24 de diciembre de 2018 a las 05:03

Una niña alemana y su madre están desayunando con la televisión prendida de fondo. Es jueves 6 de diciembre y la canciller Angela Merkel se prepara para abandonar la presidencia de la Unión Cristiana Demócrata (UCD) luego de 18 años, 13 de ellos al frente del gobierno.

En la pantalla se suceden las imágenes de sus posibles reemplazantes. Extrañada, la pequeña solo tiene una pregunta para su madre: ¿Los hombres tienen permitido dedicarse a la política?

Esta escena no es parte de una campaña feminista de concientización. Esta escena pasó y fue elegida por la directora global de la división de Programas de ONU Mujeres, la uruguaya María Noel Vaeza, para retratar lo lejos que está Uruguay de poder decir que aquí la mujer está representada en la política.

La división de Naciones Unidas integrada por Vaeza pretende “acelerar el progreso que conllevará a mejorar las condiciones de vida de las mujeres” en el mundo. En Uruguay, la principal carencia identificada es la disparidad entre el desarrollo de las políticas y los espacios en que la mujer es validada.

La publicación “Mujeres y Participación Política: Un cambio de escenario”, divulgada por ONU Mujeres en noviembre, dio a conocer que al 73% de los uruguayos le gustaría tener por primera vez una presidenta. Desde que en 2009 se aprobó la Ley de Cuotas, que establece la obligatoriedad de candidaturas femeninas a todo cargo político, la mujer está más representada que nunca.

Sin embargo, Vaeza entiende que esto no es suficiente. “Necesitamos que dejen de ver a una mujer presidente como un adorno. Necesitamos que la vean como una par que aportará diversidad”, sostuvo en entrevista con El Observador.

Al despacho de la dirigente de ONU Mujeres se acercan políticos de todos los países, como el presidente francés, Emmanuel Macron y el mandatario canadiense, Justin Trudeau. Muchos, no todos, proponen la creación de unidades de género en las distintas dependencias de sus gobiernos. Y Vaeza se opone: “Si trasladamos el discurso a una unidad, estamos pateando la responsabilidad a otro; estamos diciendo: ‘que hagan cuatro eventos, así callamos a las feministas”.  

En el mejor de los escenarios, según la dirigente de ONU Mujeres, los políticos “no hablarían de la boca para afuera” sino que estarían “convencidos de que para que Uruguay pueda seguir creciendo, es imprescindible que la mujer tenga su espacio”.

"#Candidatas": ONU Mujeres convocó a políticas uruguayas para sacar una foto a principio de diciembre.

Aumentar la productividad

Imagínese un cuarto en el que están reunidas 100 trabajadoras. Todas ellas ganan 22% menos que sus pares hombres, pese a trabajar casi el triple si se tienen en cuenta las tareas domésticas.

En el sector empresarial, las uruguayas se dan de lleno con el techo de cristal. Las mujeres apenas son dueñas del 22% de las micro empresas, del 13% de las pymes y del 4% de las grandes empresas.

Son “anclajes de poder que no permiten que la mujer llegue”, aseguró Vaeza a El Observador. Y esa falta de reconocimiento, esa falta de diversidad en los lugares de liderazgo termina afectando a la productividad del país: aunque ella tenga más estudios, él estadísticamente tiene más probabilidades de triunfar.

Uruguay tiene una ventaja para combatir esta realidad, según la dirigente de Naciones Unidas, ya que “se destaca en el mundo por las políticas públicas que tienen que ver con el empoderamiento económico de la mujer”.

La puesta en marcha del Sistema Nacional Integrado de Cuidados, que fue aprobado en 2015 con el fin de redistribuir las responsabilidades del cuidado entre el Estado, las familias y el mercado, rompiendo así con los esquemas tradicionales del reparto de tareas entre hombres y mujeres, es un ejemplo de ello para Vaeza.

Con esta legislación 70.000 personas podrían entrar al mercado laboral, teniendo en cuenta a las mujeres que se liberarían de las tareas que les imposibilitan ahora trabajar y a los nuevos cuidadores. “Es una nueva industria”, según Vaeza.

Sin embargo, ONU Mujeres entiende que los uruguayos no están sacando suficiente provecho de las leyes avanzadas. Por ejemplo, en 2017 nacieron 43.027 niños en el país —según el Ministerio de Salud Pública—, pero solo el 2% de sus padres pidieron licencia por paternidad, un derecho al que todos pueden acceder desde 2016.

Lo que se necesita, entonces, “es un hombre que abrace la nueva legislación que en Uruguay se está promulgando”, aseguró Vaeza a El Observador. “La sociedad uruguaya tiene ese resquemor que está basado en una tradición de distribución de poder: es antigua en ese sentido”, opinó Vaeza.

No obstante, el trabajo de campo hecho por Naciones Unidas ha permitido identificar “que las nuevas generaciones están incorporando la agenda de género de manera acelerada”.

El feminismo es clave en este recorrido. “Es un feminismo distinto, un feminismo en el que si no trabajás con el hombre no vas a lograr nada”, según Vaeza. La directora global de Programas de ONU Mujeres vuelve sobre su trabajo, y explica que los mayores logros se dieron cuando un hombre participó de las reuniones.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...