BBC

BBC News Mundo

La sorprendente decisión de Nueva Zelanda de revocar su revolucionario veto total a la venta de cigarrillos

Tiempo de lectura: -'
27 de noviembre de 2023 a las 10:19

No ha pasado un año desde que Nueva Zelanda aprobó una ley pionera en el mundo en la lucha contra el tabaco y la ley ya parece tener los días contados.

Hombre encendiendo un cigarrillo.
PA Media
Nueva Zelanda aprobó en 2022 leyes para restringir y eventualmente prohibir la venta de cigarrillos a las generaciones futuras.

Todo por la propuesta del nuevo gobierno de coalición del país, que planea eliminar la prohibición de fumar para financiar los recortes fiscales que prometió durante la campaña electoral.

La ley aprobada en diciembre del año pasado tuvo repercusión internacional por lo ambicioso y revolucionario de su concepto.

No se trataba una prohibición inmediata del tabaco sino un plan para que en un futuro las personas no fumen.

Sin embargo, el recién formado gobierno liderado por el primer ministro Chris Luxon hizo alusión al impacto negativo que la nueva legislación había generado en las arcas públicas para justificar sus planes.

Paso retrógrado

La ley que fue introducida bajo el gobierno de Jacinda Ardern tenía como objetivo prohibir la venta de cigarrillos a partir del próximo año a cualquier persona nacida después de 2008.

El argumento se basó en el problema sanitario que genera el consumo de tabaco, la principal causa de muertes evitables en Nueva Zelanda.

El objetivo de esta medida era impedir que las generaciones jóvenes se iniciaran en el hábito de fumar aumentando progresivamente la edad mínima para comprar cigarrillos.

Jacinda Ardern en el parlamento de Nueva Zelanda.
EPA
El gobierno de Jacinda Ardern impulsó los planes de una política anti tabaco que recibió elogios internacionalmente.

Las leyes también habrían retirado los productos del tabaco del 90% de los minoristas neozelandeses que actualmente los venden y habrían reducido el nivel de nicotina de los cigarrillos.

Según los modelos de salud pública del país, las leyes antitabaco podrían salvar hasta 5.000 vidas al año.

"Estamos consternados y disgustados... se trata de un paso increíblemente retrógrado en unas medidas sanitarias excelentes que son pioneras en el mundo", declaró el profesor Richard Edwards, investigador de políticas de control del tabaco y experto en salud pública de la Universidad de Otago.

"La mayoría de los grupos sanitarios de Nueva Zelanda están consternados por lo que ha hecho el gobierno y le piden que dé marcha atrás", declaró a la BBC.

Se cree que las leyes neozelandesas han inspirado a otros gobiernos como el británico a implementar una prohibición similar para los jóvenes.

Necesidades y política

Aunque la política sanitaria había sido elogiada por expertos médicos, también suscitó la oposición de grupos empresariales, como los propietarios de quioscos y tiendas minoristas, que criticaron la pérdida de ingresos, incluso con subvenciones públicas.

Nuevo gobierno de coalición de Nueva Zelanda.
EPA
El nuevo gobierno de coalición está formado por el partido National del primer ministro Chris Luxon (centro) y sus socios Winston Peters (izquierda), líder del partido New Zealand First, y David Seymour (derecha), líder del partido Act.

Algunos legisladores, entre ellos el primer ministro Chris Luxon, incluso argumentaron que la prohibición daría lugar a un mercado negro del tabaco.

Sin embargo, su partido, el National de centro-derecha, que obtuvo el 38% de los votos en las elecciones del 14 de octubre, no hizo mención a las leyes antitabaco durante la campaña.

Por lo que el anuncio de que el gobierno derogaría las leyes hecho el sábado por la nueva ministra de Economía, Nicola Willis, causó conmoción en gran parte del país y en especial entre los expertos en salud, que creían que estarían a salvo en un gobierno liderado por este partido.

El hecho de que no fuera así se explica en las alianzas que tuvo que buscar con dos partidos minoritarios para formar gobierno a pesar de su victoria electoral.

El acuerdo se alcanzó el viernes, seis semanas después de las elecciones, lo que permitió que el nuevo gobierno tomara posesión este lunes.

Nicola Willis
EPA
Nicola Willis explicó que hubo concesiones para poder formar el nuevo gobierno.

Willis afirmó que los socios en la coalición de gobierno -el populista New Zealand First y el libertario Act- habían "insistido" en revocar la legislación sobre espacios sin humo.

Así como bloquear una emblemática política nacional de apertura a la propiedad extranjera, en la que el partido había confiado para financiar recortes fiscales para las rentas medias y altas.

Willis explicó que eso había llevado al partido a buscar en otra parte.

"Tenemos que recordar que los cambios en la legislación sobre espacios sin humo tuvieron un impacto significativo en las cuentas del gobierno, con cerca de US$1.000 millones ", dijo a Newshub Nation, de la cadena neozelandesa TV3.

Las leyes todavía tienen que ser derogadas activamente por el parlamento, donde el gobierno tiene mayoría.

Dirección contraria

Los expertos en salud pública han sido algunos de los críticos más airados al drástico cambio de dirección del gobierno.

Una organización nacional de salud maorí, Hāpai Te Hauora, la calificó de "golpe desmesurado a la salud y el bienestar de todos los neozelandeses".

Las índices de personas que fuman, y las enfermedades y problemas de salud asociados al consumo de tabaco, son más elevadas entre la población indígena maorí de Nueva Zelanda, para la que los expertos habían dicho que la política tendría el impacto más positivo.

Campaña contra el consumo de tabaco en Nueva Zelanda.
Getty Images
Nueva Zelanda lleva años con agresiva campañas de concientización para tratar de reducir el consumo de tabaco.

"La sugerencia de que los recortes fiscales sean pagados por las personas que siguen fumando es absolutamente chocante", declaró a Pacific Media Network el profesor emérito Robert Beaglehole, presidente del comité Action for Smokefree 2025 de Nueva Zelanda.

"El gobierno está haciendo caso omiso de la opinión pública y, obviamente, de la inmensa mayoría de las personas que trabajan en este campo, profesionales de la salud, médicos y enfermeros", afirmó el profesor Edwards.

Los estudios de salud pública realizados en 2022 habían demostrado que la política para eliminar el hábito de fumar habría ahorrado al sistema sanitario neozelandés unos US$790 millones en los próximos 20 años.

Nueva Zelanda sigue aspirando a reducir su tasa nacional de tabaquismo al 5% para 2025, con el objetivo de llegar a eliminarlo por completo.

Más de 80.000 adultos han dejado de fumar en el último año, según registra la base de datos nacional, mientras que se calcula que actualmente solo fuma alrededor del 8% de su población adulta.

Línea BBC
BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

    BBC

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 345 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 345 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...