16 de junio 2024
Dólar
Compra 38,15 Venta 40,35
26 de marzo 2023 - 5:00hs

La semana empezó con la oficialización de la precandidatura del intendente de Canelones, Yamandú Orsi en el congreso del MPP pero se fueron sumando una serie de episodios que pusieron a Carolina Cosse en el centro de la atención. Además, hubo otros episodios que demuestran que oposición y oficialismo están ya con la cabeza en 2024 y también permiten avizorar el clima hostil que predominará en la campaña. Este será el tema de la Newsletter Enclave de este viernes.

Orsi intentó sacar ventaja

En un tono muy distinto al conciliador que eligió al asumir en setiembre de 2020, cuando frente al presidente Luis Lacalle Pou que había asistido al acto, había hablado de consensos y acuerdos, ahora habló lisa y llanamente de la intención de sacar al gobierno. “Hoy nos enfrentamos a un gran desafío, que es sacar a este gobierno en las elecciones nacionales del 2024, porque nos duele lo que vemos, nos duele que haya gente que queda rezagada”, dijo Orsi en el acto del pasado domingo

Al ser el primero del FA en postularse -la semana anterior había recibido el respaldo de la Vertiente Artiguista-cuando aun faltan 15 meses para las elecciones internas, intentó sacar ventaja mientras su principal competidora, Carolina Cosse, Mario Bergara y Óscar Andrade aún no han salido a hacerlo. Además, las mediciones de opinión pública marcan a Orsi como favorito.

Sin embargo, lanzarse primero a la carrera electoral puede tener sus ventajas pero también tiene sus riesgos. Entre las ventajas están las potencialidades del candidato, que tiene más tiempo para trabajar. Orsi sabe que puede captar votos de centro, de ese electorado que es capaz de fluctuar entre partidos políticos sin problema, o recuperar a esos frentistas desencantados. Por otra parte, su figura es bien recibido en el interior y puede seguir ganando terreno ahí. De eso habló Pepe Mujica: “Me parece que Orsi pega más con lo que es el Uruguay, sobre todo con el interior, porque Canelones es como un Uruguay chiquito (...) Ha agarrado un oficio de entender al Uruguay", dijo el expresidente.

Pero asimismo enfrenta desafíos, como el de construir un liderazgo que vaya más allá de personalismos (lo mismo corre para Cosse) y conectar con toda la estructura frentista. Y sobre todo tiene que intentar sacar cabeza en una agenda cossecentrista. De hecho esta semana, sólo se habló de la candidatura de Orsi el día del acto y a día siguiente, mientras que de Cosse se habló toda la semana.

Primero por la polémica que levantó el caché que se le pagó a algunas de las artistas que participaron del festival Acá Estamos, organizado por la Intendencia de Montevideo en el marco del mes de la mujer, y luego por la propuesta de la oposición de iniciarle un juicio político.

Ambos episodios no hicieron más que ponerla en el centro de las miradas y posicionarla como candidata. Con su tono combativo, salió un día sí y otro también a defender su gestión y responder. Este viernes dijo a radio Montecarlo: “Creo que los ataques no son contra mí, son hacia el proyecto del Frente Amplio”, elevándose aun más a la categoría de candidata.

Políticos que no dialogan

La semana estuvo marcada también por las negociaciones para que el Parlamento apruebe la reforma a la seguridad social –que ya fue aprobada en el Senado pero recibirá cambios- que entró en una cuenta regresiva para que se pueda votar el 13 de abril como quiere el gobierno.

Inés Guimaraens

El tono de crispación y de falta de diálogo entre gobierno y oposición del que te hablaba la semana pasada al explicar que no podían ponerse de acuerdo en designar al fiscal de Corte, se ve reflejado en cada proyecto o propuesta del oficialismo que implique un cambio sustantivo.

En el caso de la reforma de la seguridad social, tras meses de negociaciones desde el FA ya anunciaron que no votarán el proyecto en general. El presidente de la coalición de izquierda, Fernando Pereira, subió la apuesta esta semana al decir que si el Frente Amplio gana en 2024 convocarán “a los trabajadores, jubilados, empresarios y a los partidos para intentar construir un proyecto de consenso", como lo recogió esta nota.

A ello se sumó otro actor importante: el PIT-CNT que organizó un paro este jueves contra el proyecto y calificó a la reforma de “criminal”.

Sin entrar a desgranar el contenido de la reforma o a evaluar si algunas de las propuestas del Frente Amplio son válidas, lo que es claro es que es muy difícil que en esos términos exista diálogo y es muy previsible pensar que la campaña, que ya está entre nosotros, estará plagada de ataques y bajezas como ya venimos viendo de parte de algunos políticos que entran en agravios personales antes de debatir políticamente con altura.
 

Temas:

Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos