Cargando...
Una "expresión de voluntad" de la ministra le sigue generando problemas a Vivienda.

Nacional > Parlamento

Las 50.000 viviendas nuevas, una "expresión de voluntad" hecha cuando “ya estaba todo el pescado vendido”

La “expresión de voluntad” realizada por la ministra luego de asumir le sigue generando problemas a Vivienda

Tiempo de lectura: -'

14 de septiembre de 2022 a las 05:04

Cuando quieres pegarle a un árbol tienes que apuntarle al cielo. El célebre proverbio japonés hace referencia a la conveniencia de apuntar alto en los objetivos personales y fue mencionado este jueves en el Parlamento cuando se habló de una de las grandes “promesas” de esta administración: finalizar el período con 50 mil viviendas nuevas. 

Se trató de una “cuestión política” incluida en la sesión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado por el frenteamplista Mario Bergara. Su intención era saber el grado de cumplimiento de lo que definió y recordó como un “compromiso de campaña” de la coalición de gobierno.

Un número ambicioso pero que, según las autoridades, se trataba justamente de eso: una ambición y no una promesa. Así lo explicó el subsecretario, Tabaré Hackenbruch, al rechazar las afirmaciones del legislador opositor.  “No queremos que quede como una mentira transformada en verdad” apuntó el jerarca en el marco de la discusión de la Rendición de Cuentas. Hackenbruch ratificó que “nunca”, ni en la campaña hacia las elecciones nacionales ni antes del balotaje se hizo una promesa de ese tipo. 

Según el subsecretario, una vez pasado el proceso electoral en el ministerio “empezamos a tomar conciencia” de la situación en que la se debía asumir. Con un déficit de casi 60 mil viviendas, dijo, el planteo era “cerrar lo máximo posible” esa brecha habitacional. 

La promesa, ratificó, sigue siendo disminuir el número de asentamientos, tratar de que no se generen más y, sobre todo, generar soluciones que permitan reducir esa brecha. Hackenbruch sostuvo que ese objetivo se está cumpliendo. “Tal vez no a la velocidad que queremos ni en la cantidad que se aspira, pero venimos generando un montón de cambios”, afirmó. 

No tenían la bola de cristal

“Yo no recuerdo que en campaña nuestro partido, u otro partido de la coalición de gobierno, haya hecho una promesa de 50 mil viviendas”, dijo el senador Guido Manini Ríos, al defender la gestión de su esposa, Irene Moreira, presente en la comisión. “Jamás hubiéramos tenido la bola de cristal y pensar que íbamos a integrar el Ministerio de Vivienda”. Sí, admitió, el anuncio pudo haberse mencionado en una entrevista.

“En campaña a veces hay promesas en base a las cuales se recoge el voto”, precisó. “Otra cosa es decir, a pocos días de asumir y cuando ya estaba todo el pescado vendido, que íbamos a hacer tantas viviendas”. 

El senador dijo esperar a ver cuántas soluciones habitaciones habrá en este período. Seguramente, dijo, los números ratificarán lo que en su momento fue una “expresión de voluntad”, pero nunca un compromiso de campaña. 

Manini insistió: por “campaña” debe entenderse el momento anterior a las elecciones, en el que se pide el voto a la gente. “Esto se dijo previo a asumir, como una expresión de voluntad de que, creo yo, se está en el camino y ojalá se pueda concretar”. 

Moreira había mencionado la cifra de 50 mil viviendas nuevas el 19 de abril de 2020, pocos días después de asumir su cargo, en una entrevista con El País. Seis meses después, al hablar con Buen día Uruguay de Canal 4, la  jerarca se rectificó. “Yo lo puse como para mostrar lo que había que hacer”, explicó. 

La “línea base”, apuntó Moreira, son 23.500 nuevas viviendas al final de este quinquenio. El 20% más de lo que se construyó en el último gobierno del Frente Amplio. 

Un bochornoso episodio

Bergara también detonó otro debate, cuando preguntó en qué quedó  la polémica prescripción de hipotecas de la Agencia Nacional de Vivienda. Un “bochornoso episodio” en el que, recordó, el Senado tuvo que aprobar de manera “superurgente” una ley para evitar un perjuicio millonario al Estado. 

Todo se originó en un artículo de la ley de Urgente Consideración (LUC) que acortó los plazos de prescripción, que puso en juego 2.800 hipotecas por valor de US$ 400 millones que el Estado se arriesgaba a perder. 

Manini volvió salirle al cruce a Bergara y le señaló que la ley que evitó las prescripciones se votó ocho días antes del plazo, en un proceso que no terminó por generar ningún perjuicio al Estado. 

El líder de Cabildo Abierto cuestionó el interés del Frente Amplio en el tema cuando aún quedan cuatro años para el vencimiento del nuevo y y cuestionó que se haya utilizado el término “bochornoso” para definir el episodio. 

“Daría la impresión que para algunos hubiera sido deseable que se venciera el plazo y realmente se cayera en esa pérdida para el Estado”, dijo el senador. 

Concretamente, el riesgo de prescripción afectada a 2.558 garantías, por un total de 11.241.000 unidades reajustables.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...