BBC

BBC News Mundo

Las madres en China que buscan maridos para sus hijas en medio de la grave crisis de natalidad por la falta de matrimonios

Tiempo de lectura: -'
13 de noviembre de 2023 a las 23:54

Chen ha tenido más de 20 citas a ciegas, todas organizadas por su madre.

Algunas de las citas han sido peores que otras, dice, porque tiene una condición que la mayoría de los hombres que conoce parecen incapaces de aceptar: no quiere tener hijos.

"Tener hijos es muy agotador y no me gustan los niños", asegura Chen, que tiene unos 20 años y sólo quiere compartir su apellido. "Pero es imposible encontrar a un hombre que no quiera tener hijos. Para un hombre no tener hijos... Es como matarlo".

A pesar de la sucesión de citas infructuosas, la presión por casarse no ha disminuido. La hace estar a punto de "explotar", afirma.

No sólo los padres de Chen quieren que se case y tenga hijos. A medida que caen en picado las tasas de matrimonios y natalidad, el Partido Comunista Chino anima a millones de mujeres y hombres jóvenes a revertir la tendencia.

El año pasado, la población de China descendió por primera vez en 60 años, y su tasa de fertilidad cayó a un mínimo histórico. El número de matrimonios registrados tampoco había sido tan bajo (6,83 millones) desde 1986.

Desanimados por la ralentización de la economía y el aumento del desempleo, los jóvenes chinos también se alejan de las opciones tradicionales de sus padres. El resultado es un quebradero de cabeza para el Partido y dista mucho del "rejuvenecimiento nacional" que ha reclamado el líder del país, Xi Jinping.

Los funcionarios "no entienden el dolor".

La preocupación ha llegado hasta Xi, que hace poco pronunció un discurso sobre la necesidad de la cultura del matrimonio y la procreación". También habló de "reforzar la orientación" para formar la opinión de los jóvenes sobre el matrimonio, los hijos y la familia.

No es que los funcionarios chinos no lo hayan intentado.

En todo el país, los burócratas se han movilizado para incentivar a los jóvenes a casarse y a las parejas a seguir casadas y tener hijos.

A principios de este año, una pequeña ciudad de la provincia oriental de Zhejiang anunció que ofrecería a las parejas 1.000 yuanes (US$137) como "recompensa" si la novia tenía 25 años o menos.

El anuncio sorprendió y enfureció a los vecinos, que tacharon al gobierno local de insensato por suponer que una cantidad tan pequeña de dinero podía influir en una decisión tan importante.

Por otra parte, los funcionarios insistieron en un "periodo de reflexión de 30 días" para las parejas que quisieran separarse o divorciarse. Esto suscitó inquietud por la posibilidad de que se restringieran las opciones personales y se perjudicara a las mujeres que sufren violencia doméstica.

En las zonas rurales, donde cada vez más hombres solteros luchan por encontrar novia, las autoridades han ordenado a las mujeres que dejen de pedir precios elevados por las novias: la suma que el futuro novio o sus padres pagan a la familia de su futura esposa para demostrar su compromiso.

Como otros "incentivos", este tampoco funcionará, dice el economista Li Jingkui.

Incluso sin el precio de las novias, los hombres siguen compitiendo por ellas. "Podría haber otras formas de competir: como casas, coches o simplemente un mejor aspecto".

Los expertos afirman que los dirigentes chinos, mayoritariamente hombres, no pueden entender qué impulsa las elecciones de los jóvenes, especialmente de las mujeres.

Desde hace décadas, el Comité Permanente del Politburó -compuesto por siete miembros- es el máximo órgano decisorio de China. En el escalón inmediatamente inferior, con más de 20 escaños, ha habido una sola mujer durante las dos últimas décadas, hasta el pasado octubre. Ahora no hay ninguna mujer.

Los esfuerzos de estos hombres, y de todos los que están por debajo de ellos, se consideran a menudo fuera de lugar e incluso superficiales, por lo que se ridiculizan en internet.

"Todos los funcionarios del gobierno tienen esposa", afirma Li. "No entienden este dolor".

El amor ya no es un lujo

Los expertos creen que la población china de solteros está formada por dos grupos incompatibles: las mujeres urbanas y los hombres rurales.

Los hombres rurales luchan contra las expectativas económicas, como el alto precio de la novia y un trabajo seguro que pueda mantener a una familia. Y esto, a su vez, parece estar animando a las mujeres de las zonas rurales a tomarse más tiempo a la hora de elegir pareja.

"Cuando volví a casa por el Año Nuevo chino, me sentí increíble siendo una mujer en el mercado matrimonial de la China rural", dice Cathy Tian, de 28 años, quien trabaja en Shanghai.

Dice que le preocupaba que la consideraran "un poco mayor" en la provincia septentrional de Anhui, donde las mujeres suelen casarse a los 22 años. Pero descubrió lo contrario.

"Yo no tengo que aportar nada, pero el hombre tiene que tener una casa, un coche, una ceremonia de compromiso y pagar el precio de la novia. Me sentí en la cima de este mercado matrimonial".

Las mujeres urbanas, por otro lado, dicen que lo que les preocupa es la brecha cada vez mayor entre cómo ven el matrimonio y cómo lo ve el resto de la sociedad.

"No hay ansiedad dentro de mí", dice Chen. "Mi ansiedad viene de fuera."

A diferencia de la generación de sus padres, cuando la vida era un desafío y el amor un lujo, ahora las personas y las mujeres tienen más opciones, dice.

"Nuestra idea ahora es que está bien no tener bebés y que ya no es una obligación".

Las mujeres también señalan que, al igual que el mundo que las rodea, las campañas del gobierno se centran en las mujeres y pasan por alto las responsabilidades de los hombres como socios.

Y las expectativas desiguales los están alejando de la idea de convertirse en padres.

Chen dice que esto también es parte de la razón por la que no quiere tener hijos: ver a su amiga ser madre. "Su segundo hijo es muy travieso. Realmente siento que cada vez que voy a su casa, explotará y derribarán el techo".

En China, "criar a tus hijos como si tu cónyuge hubiera muerto" se ha convertido en una frase común entre las madres jóvenes. Significa que los maridos no hacen las tareas del hogar ni comparten el trabajo de ser padres.

"Todos los hombres casados que conozco piensan que su responsabilidad en la familia es ganar dinero", afirma una científica de datos de 33 años que no quiso revelar su nombre.

"Las madres se sienten culpables por no estar con sus hijos, incluso piensan que no está bien quedarse fuera hasta tarde. Pero los padres nunca sienten esa culpa".

Pero el Partido no ha dado señales de que la desigualdad y el cambio de expectativas estén entre los desafíos que deben enfrentar para elevar las tasas de matrimonio o natalidad.

Y los jóvenes chinos están dejando claro que los funcionarios no los cortejarán tan fácilmente.

Cuando hablan de las presiones sociales que enfrentan, a menudo repiten un eslogan popularizado durante el controvertido confinamiento por la pandemia de covid en Shanghái.

Fueron las palabras utilizadas por un joven que discutía con unos funcionarios sobre las duras restricciones: "Somos la última generación".

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

    BBC

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 345 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 345 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...