Nacional > BÚSQUEDA DE SOLUCIONES

Los tres sombreros del canciller Nin Novoa en la crisis venezolana

El canciller uruguayo exhibió posturas diferentes respecto a las soluciones para poner fin a la crisis en Venezuela

Tiempo de lectura: -'

09 de febrero de 2019 a las 05:02

"Ese es el sombrero que me pongo por Uruguay”, dijo el canciller Rodolfo Nin Novoa y pasó a explicar por qué tenía sus recaudos acerca de la implementación de la ayuda humanitaria en Venezuela. Esta prenda que se utiliza para cubrir la cabeza fue la elegida por el ministro de Relaciones Exteriores en una entrevista con En Perspectiva para describir las distintas posiciones del gobierno en los últimos días, que son contradictorias entre sí.

El miércoles, el canciller se puso un sombrero mexicano y dio a conocer el “Mecanismo de Montevideo” junto a México y la Comunidad del Caribe, una propuesta de “diálogo” sin hablar de elecciones ni plazos. El jueves su sombrero fue europeo y suscribió la declaración del  Grupo de Contacto Internacional con la Unión Europea, España, Italia, Portugal, Suecia, Alemania, Francia, Países Bajos, Reino Unido, Costa Rica, Ecuador y Bolivia. De acuerdo con Nin, esto no supone una “diferencia de criterio” porque el objetivo es “ayudar a una salida pacífica y democrática de la crisis venezolana de acuerdo a la constitución”. Sin embargo, mientras que uno pide no hacer imposiciones, el otro impone la realización de elecciones “presidenciales libres, transparentes y creíbles”.

“No hay contradicción porque estamos todos con el mismo objetivo, no creo que haya que buscar las diferencias”, agregó y subrayó que las “condiciones” eran las que la cancillería logró “sacar” del proyecto europeo: la libertad de los presos políticos, el envío de una observación internacional y cambiar la conformación del Consejo Nacional Electoral -copado por la dictadura de Maduro-. “Eso salió todo. No hay condiciones, lo que decimos es que debería haber elecciones porque no puede haber un país con dos presidentes. No puede, no existe. Eso se dirime democráticamente”, subrayó  y dijo que las propuestas eran “parecidas” aunque el Mecanismo proponía cosas más concretas porque habla de “diálogo, negociación, compromiso e implementación”.Semanas atrás había utilizado otro sombrero al defender que Uruguay reconocía “Estados”.

 El “Mecanismo de Montevideo”: una propuesta uruguayo-mexicana

El miércoles, el canciller Rodolfo Nin Novoa junto a  su par mexicano Marcelo Ebrard realizó un anuncio que sorprendió a diplomáticos y actores políticos por igual. Un día antes de la cumbre con la Unión Europea, ambos países presentaban el “Mecanismo de Montevideo”, una propuesta de “diálogo” con el objetivo de poner fin al conflicto en el país caribeño.

La solución uruguayo-mexicana fue bien recibida por el gobierno chavista y automáticamente rechazada por la oposición encabezada por el designado por la Asamblea Nacional como presidente encargado, Juan Guaidó. Consta de cuatro partes: diálogo inmediato,  negociación, firma de compromisos  e implementación de lo asumido. Los mediadores elegidos son Rebeca Grynspan, exvicepresidenta de Costa Rica y actual secretaria general Iberoamericana y los excancilleres de Uruguay y México, Enrique Iglesias y Bernardo Sepúlveda.

“Creo que cuantas más condiciones se pongan para el diálogo más difícil es conseguir un resultado favorable. Si nosotros decimos que tiene que haber elecciones en tal momento, que tiene que cambiarse la Corte Electoral, que tiene que haber liberación de los presos políticos, estamos imponiendo condiciones que dificultan el diálogo”, dijo el canciller.

Grupo de Contacto Internacional pide “elecciones libres, transparentes y creíbles”

Un día después, Nin Novoa volvió a sentarse frente a las cámaras. Se puso los lentes y junto a la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini leyó una “trabajosa” declaración del Grupo de Contacto Internacional que se había reunido por más de cuatro horas en la Torre Ejecutiva, y además de pedir elecciones se comprometía a promover el ingreso de ayuda humanitaria en Venezuela.

El canciller justificó el cambio de posición del gobierno señalando que estas no eran “condiciones” sino simplemente “objetivos” y que Uruguay había logrado “suavizar” el borrador que los países europeos habían traído desde Bruselas.

Este documento hablaba de “liberar presos políticos”, enviar una misión de “observación internacional independiente” y la “eliminación de todos los obstáculos para la participación libre e igualitaria de todos los partidos”.

Esas condiciones que Uruguay había logrado eliminar y que favorecen a la dictadura fueron consideradas como una victoria diplomática. Fuentes de la cancillería mexicana consultadas por El Observador, dijeron que el cambio uruguayo les había generado “disconformidad” ya que pretendían que el país no suscribiera el acuerdo, tal como hizo Bolivia.

60 millones de euros en ayuda humanitaria a Venezuela destinó la Unión Europea entre 2018 y principios de 2019, a los que se sumarán otros 5 millones más, aprobados este jueves 7 en Bruselas.
Uruguay reconoce al gobierno de Nicolás Maduro

La presencia del encargado de negocios de la embajada de Uruguay en Venezuela, José Luis Remedi, el 10 de enero en la ceremonia de asunción de Nicolás Maduro significó el reconocimiento explícito del gobierno dictatorial, lo cual fue criticado por países extranjeros y por la oposición. Antes de subirse a un avión que lo llevó en misión oficial a la Antártida, Nin Novoa fue nuevamente el encargado de defender la posición uruguaya. Ante los micrófonos, el canciller señaló que Uruguay no reconocía gobiernos “sino Estados”. “Los que reconocen gobiernos son los politólogos, que son los que definen e identifican qué es o qué no es. El Estado de Venezuela es un Estado con el que tenemos relaciones y nos parece que una política de confrontación y aislamiento no es la más beneficiosa”, afirmó.

Estados Unidos, los integrantes de la Unión Europea y el Grupo de Lima, a excepción de México, señalaron que las elecciones de mayo fueron ilegítimas y no contaron con las mínimas garantías democráticas.

En medio de masivas movilizaciones contra el gobierno, la Asamblea Nacional –de mayoría opositora– designó a Juan Guaidó como presidente encargado, lo que fue rechazado por el chavismo. Uruguay no se pronunció sobre el hecho.

Este viernes, Nin dio un paso más y dijo que “si se habla de la ilegitimidad del gobierno de Maduro, francamente, es más ilegítimo una autoproclamación” por lo que encontraba “inadmisible que una persona se autoproclame presidente de la República”. Antes había criticado la “intransigencia” de Guaidó por negarse a participar del diálogo propuesto por el “Mecanismo de Montevideo”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...