Estilo de vida > Arte callejero

Marx al final del túnel: cuando el arte callejero es generador de debate político

El bicentenario de Karl Marx fue la excusa para que artistas de Alemania, Francia y Uruguay pintaran los muros de la ciudad. Sin embargo, esto derivó en pedidos de informes hacia la Intendencia de Montevideo

Tiempo de lectura: -'

26 de septiembre de 2018 a las 05:00

La avenida 8 de Octubre es tan transitada como apagada. La ausencia de color y el exceso de hormigón son características con las que conviven desde hace años quienes transitan por las zonas que atraviesa esta avenida. Sin embargo, esa calle contiene el único antecedente subterráneo que existe en Montevideo, aquel que hace de ciertos viajes en ómnibus toda una aventura: el viejo y querido túnel que une las avenidas 8 de Octubre y 18 de Julio. Es un lugar clave para la capital del país que a comienzos de este mes fue escenario de una intervención artística, al igual que los muros que rodean el Espacio de Arte Contemporáneo (antigua Cárcel de Miguelete).

Con motivo del bicentenario de Karl Marx, el Instituto Goethe inició en distintos países de Sudamérica y en EEUU diversas acciones artísticas y académicas –adaptadas a las situaciones de cada localidad– que pretenden reflexionar y debatir en torno al legado del filósofo y economista alemán. No se trató en ningún caso de un homenaje.

En Uruguay, la pata artística del ciclo llamado Después de Marx fue motivado por el grafiti  que según explicó a El Observador, Katharina Ochse, directora de la sede local de Goethe, es una manifestación que “está muy reconocida y forma parte de la cultura local”.  Por eso, la grafitera local, Min8; el dúo alemán, Various&Gould; y el artista francés, Vince, fueron convocados para responder libremente a través de sus pinturas a la pregunta: “¿Y después de Marx?”, con la única consigna de pensar de cara al futuro. “Todos las personas que pasaban alrededor del puente paraban a comentarnos y todo fue positivo”, contó Min8. 

Sin embargo, la traspolación de la figura de Marx a un tema de debate político no tardó en llegar. El diputado del Partido Nacional, Aldo Lamorte, solicitó a la Cámara de Representantes realizar un pedido de informes hacia la Intendencia de Montevideo y la Junta Departamental de Montevideo para identificar quién autorizó el gasto y dispuso los recursos para llevar adelante las intervenciones. 

Las tres partes involucradas se encargaron de pagarles a los artistas. En el caso de la comuna, se abrió una convocatoria en agosto para seleccionar a un uruguayo para trabajar junto a los artistas extranjeros. Para ello se contemplaron, entre otros aspectos, sus trabajos previos y su trayectoria.
Más allá de posibles tintes ideológicos, desde la organización que inició esta intervención se aclaró que en ningún momento se intentó promover las ideas del marxismo, sino que se buscó el debate.

Cabe preguntarse entonces, ¿qué pasa con el arte callejero que, sin querer ser politizado, culmina siéndolo? Para Min8, “en toda esta polémica, el arte quedó de lado” y agregó que “se trató el tema del dinero –que tampoco fue tanto– y se perdió de vista lo importante”. Y añadió: “Se gasta mucho más en otras cosas sin sentido. Me parece perfecto que la Intendencia (de Montevideo) invierta en arte”.

La expresión del arte en murales estuvo marginado durante años. Min8, que pinta hace 20 años, contó que al principio costó legitimizar esta práctica, pero luego quedó en evidencia que con los aerosoles se podían lograr obras que le aportaban valor visual y turístico.

Aunque los artistas callejeros cada vez ganan más  terreno en el espacio público, sigue siendo una tarea sacrificada porque la mayoría de las veces los fondos salen de sus propios bolsillos. Por eso, los llamados a proyectos de grafitis que se generan desde las distintas instituciones públicas significan una gran oportunidad para que estos artistas se luzcan y accedan a algún tipo de remuneración.

Marx sometido a la libre interpretación del arte

Los 200 años del nacimiento de Karl Marx fueron el puntapié perfecto para darle vida a estructuras carentes de color. Y fueron también la oportunidad de recibir a artistas con vasta experiencia y conciencia social sobre el arte.

“Si se miran los grafitis, tanto en estilo como en contenido son muy distintos”, así destacó la directora de Goethe la diversidad de respuestas de los artistas ante una misma pregunta.

La grafitera uruguaya, por ejemplo, no hizo uso lineal de la imagen de Marx sino que la interpretó y simbolizó  a través de la figura de un tótem de un águila real y un león que se encuentran entre medio de la figura que realizó Vince y la pintura de los alemanes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by MINOCHO ♾ (@min_ocho) on

Various&Gould, trabajan juntos desde 2005. Combinan colores vívidos con mensajes encriptados y suelen abordar a través de sus obras, distintos temas sociales como el trabajo, la inmigración, la religión o la identidad. En Montevideo, su obra –llena de colores– se compuso de distintos aspectos. Según explicó Ochse, se inspiraron por un lado en el análisis que hizo Marx de los procesos de la industrialización y además, le agregaron en la parte superior, una referencia al gasómetro ubicado en la Rambla Sur para de esta manera, integrar un elemento uruguayo a la imagen. Este no fue el primer contacto con el filósofo alemán, dado que ya habían intervenido el año pasado el monumento de Marx y Engels que luce en el centro de Berlín.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Various & Gould (@variousandgould) on

Por su parte, el francés Vince, carga con una amplia trayectoria artística comprometida con la realidad social en distintos rincones del mundo. En su paso por Uruguay, participó junto con el programa de inclusión socioeducativo Jóvenes en Red del Instituto Nacional de Juventud en una pintada en Casavalle. En el túnel, decidió retratar al economista alemán –en tonos blancos, negros y azulados– con una remera que contiene la leyenda “Black Lives Latter” ("Las Vidas Negras Importan") en alusión al movimiento político internacional que lucha contra la violencia hacia las personas negras. Por lo tanto, en el centro de una figura que llama la atención, volcó su impronta ideológica y humanitaria. Además, del otro lado del túnel, en la salida a la Av. 18 de Julio, retrató a Marx junto a Engels.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Vinci vince (@vinci.vince) on


 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...