Estilo de vida > Gastronomía

Massimo Bottura, uno de los mejores cocineros del mundo, apuesta a un proceso creativo sin ataduras

El responsable de Osteria Francescana –valorada con tres estrellas Michelin y como uno de los restaurantes más destacados del mundo– apuesta a una cocina sin nostalgia

Tiempo de lectura: -'

29 de julio de 2018 a las 05:00

bre el plato, el chef italiano Massimo Bottura emplea una derivada constante: acude a la alargada tradición italiana para "romperla" y renovarla, siempre huyendo de una "devastadora" nostalgia que, subraya, impediría seguir adelante.

El propietario de la Osteria Francescana, considerado este año el mejor restaurante del mundo, acogió como auténtico anfitrión de honor al consejo internacional del Basque Culinary Center español. Además formó parte del jurado de esta prestigiosa institución que ha premiado al cocinero escocés Jock Zonfrillo por un proyecto en el que, como si de un antropólogo se tratara, busca, cataloga y divulga la ancestral tradición culinaria de los indígenas australianos.

Bottura (Módena, 1962) celebra esta elección y expresa su plena satisfacción por las próximas generaciones de los fogones, entre las que "la ética se ha expandido como una mancha de aceite", opinó. Al hablar sobre estas futuras promesas, deslizó la fórmula que lo ha llevado al éxito, extraída del arte contemporáneo: recurrir a la cocina tradicional, "romperla, tomar lo mejor de ella y trasladarla al futuro".
Esta línea le costó no pocas críticas en los albores de su carrera, en una ciudad en la que la comida es sagrada en cada casa.

Recomienda evitar la nostalgia en la revisión de un plato pues impide crecer, aunque reconoce que, de vez en cuando, también él se deja caer en los recuerdos de su mamma o su abuela, a la que tantas veces observó mientras estiraba la masa de la pasta en la mesa.

"En la cotidianeidad la nostalgia juega un rol devastador porque te impide crecer. Una persona nostálgica tendrá siempre la certeza de haber probado lo mejor, siempre tendrá la receta perfecta en la mano o un pesto mejor que el tuyo", sostuvo, insistente.

A los 55 años suma tres estrellas Michelin pero defiende que la popularidad que ha recabado no la emplea en hacer publicidad de sí mismo, sino que prefiere destinarla |a "dar luz a un territorio", a una Emilia Romaña que está en el caldo base de sus elaboraciones.

Tanto es así que para la cena que ofreció a los chefs que fueron al acto del Basque Culinary, entre los que estaban los españoles Joan Roca y Andoni Luis Aduriz o el peruano Gastón Acurio, cita con nombres y apellidos a los artesanos a quienes le compró el género.

"En la cotidianeidad la nostalgia juega un rol devastador porque te impide crecer. Una persona nostálgica tendrá siempre la certeza de haber probado lo mejor, siempre tendrá la receta perfecta en la mano o un pesto mejor que el tuyo", sostuvo, insistente.
Antes de la entrevista se lo pudo ver en el mercado Albinelli, centro neurálgico del lugar, y los comerciantes se volcaban con él, dado que ha puesto la ciudad en el mapa turístico, antes eclipsada por Bolonia o la fábrica de Ferrari, en la cercana Maranello.

El volcánico cocinero acudió junto al director de la serie de Netflix Chef's Table, David Gelb, para hacerle probar una deliciosa tigella, un pequeño panecillo circular y aplanado que se calienta entre dos lastras de piedra y se rellena de fiambre.

"Esto es lo que un cocinero puede hacer, así podrá marcar la diferencia y ayudar a sus ganaderos, garantizarles un futuro", defendió, al tiempo que repasa la lista con tomates y toda clase de quesos con los que agasajará a sus huéspedes.

Sigue así la pauta de uno de los artistas que más lo influyen, el chino Ai Wei Wei y aquella obra en la que puso a los artesanos a pintar 100 millones de semillas de girasol de cerámica para, fiel a su voz crítica, representar la carestía en tiempos de Mao Zedong.

Pero además el cocinero muestra un gran compromiso social, del que dan fe los refectorios o comedores para indigentes que gestiona en distintas ciudades, pero también la cocina experimental con la que próximamente pondrá a hacer tortellini a niños y abuelos.

De puertas para dentro, las de la Osteria que abrió en 1995, sigue cambiando su apreciada carta, gracias a su "fuerza creativa y energía positiva" y la de su equipo: "Este es un momento mágico para nosotros. Somos muy afortunados", afirmó, por un momento tímido.

Embed
Entre sus inspiraciones están la música y el arte, pero también la memoria, al vivir en un lugar en el que la historia transpira por las piedras que pavimentan sus calles o embellecen sus nobles edificios.

Pero Bottura también tiene un miedo, aunque tenga que mirar al techo y pensar algún instante antes de responder. Es el de "dejar de tener esta fuerza" dentro que demuestra en cada gesto o movimiento, en cada respuesta: "Quizá sea mi mayor temor, aunque hasta ahora no me ha ocurrido", puntualizó.
Sin embargo espantó ese temor escondido con una frase de otro de sus ídolos, Bob Dylan: "Un hombre tiene éxito si se levanta por la mañana, se acuesta por la noche y, entre medias, ha hecho lo que quería hacer"

Comentarios