Fútbol > EL TAPADO DE LA FECHA

Matías Ocampo, una historia marcada por el amor de una madre

El juvenil de Defensor Sporting creció en el Cerro en una casa húmeda con un cuarto para cuatro hermanos, con championes rotos y una madre que llegó a juntar botellas para poder poner en la mesa un plato de comida a sus hijos 

Ocampo, talento callejero
Juega de extremo y la hace chiquita
La pelota abajo del brazo
Contra Christian Bravo en el 2-1 ante Peñarol por el Intermedio 2020
Contra Giovanni González en el Franzini
En el Cerro, su barrio de toda la vida

Tiempo de lectura: -'

17 de febrero de 2021 a las 05:00

En el comedor de la escuela del Cerro a Matías le daba vergüenza que le vieran los dedos del pie afuera de su único par de championes agujereados. "No te pongas mal, ya vas a poder comprarte unos nuevos", le decía su madre Jacqueline. La mano venía brava en la familia Ocampo Omizún. Cuatro hijos, dos habitaciones, paredes descascaradas, mucha humedad y hasta caños rotos. Sin embargo a esos niños nunca les faltó un plato de comida en la mesa. 

"Mi madre es el pilar de mi vida", cuenta con orgullo Matías Ocampo, el juvenil de 18 años que suma dos goles y dos asistencias en sus últimos tres partidos con la camiseta de Defensor Sporting. "Trabajaba haciendo mandados en el barrio, salía bajo lluvia y bajo sol, juntando envases de la calle para venderlos y poder hacer unos pesitos para comprarnos una rodaja de fiambre o para hacernos un plato de arroz. Es una guerrera". 

La pelota abajo del brazo

Así creció este veloz y habilidoso extremo. Pateando la pelota desde los tres años en el baby fútbol en el Zorzal y soñando con ser futbolista. Por eso dice que fueron "soñados" cada uno de los momentos claves de su incipiente carrera. El golazo a Argentina en el Sudamericano sub 17 de 2019, su debut en Primera de la mano de Alejandro Orfila, el 30 de agosto del año pasado en Belvedere, y su actual momento en el equipo donde levanta vuelo con Gregorio Pérez como entrenador.  

Fue Carlos Fernández quien lo llevó a las formativas de Defensor Sporting y pertenece a la generación 2002, la última que pasó por las manos del Profe Santos: "Una gran persona, con un gran ojo para captar jugadores, un crack en todo sentido". 

Con 13 años, el botija tuvo una oferta para irse a Independiente de Avellaneda. Se fue dos semanas a prueba, metió un par de goles y lo invitaron a ir a un torneo en Bolivia. Su padre, de profesión almacenero y que lo acompañó a las canchas en toda su trayectoria, le dijo que aprovechara la oportunidad. Pero su madre prefirió que esperara porque era demasiado chico para irse a vivir solo a otro país. "Soy muy pegado con mi familia y en especial con mi madre. Y también influyeron las palabras del Profe Santos que me dijo que si hacía las cosas bien en Defensor podía llegar a Primera. Me llamaba, me elogiaba y eso me llenó de orgullo", dice Ocampo que desde chico admira a Lionel Messi. 

Juega de extremo y la hace chiquita

Fue vicecampeón en Séptima perdiendo la final por penales con Peñarol y campeón en Quinta desde donde saltó a Tercera. Lo dirigieron Román Silva, Gerardo Miranda, José Chilelli, Andrés Rodríguez y Martín Varini. "Todos me dejaron su granito de arena para formarme como jugador". 

Ocampo jugó en las selecciones sub 15, sub 17 e integra el actual plantel de la sub 20. 

Ahí se contagió de covid-19. "Al principio no tuve síntomas, pero luego perdí el gusto y el olfato. Una noche me desperté con un dolor muy fuerte en la cabeza y todo el cuerpo. Tenía terror de contagiar a una hermana que es asmática, pero la única que se contagió fue mi madre, que por suerte se recuperó bien". 

Hace tres años se vinculó con el representante Pablo Bentancur. "Nos ayudó mucho y le estamos muy agradecidos. Nos pudimos mudar a otra casa en el Cerro que está mucho mejor y tiene cinco cuartos, firmé un buen contrato con Defensor Sporting, también me hizo contrato con Nike que me vino bárbaro porque casi que no tenía ropa y cuando cumplí los 18 me consiguió un auto para poder ir a las prácticas". 

"Un día estaba haciendo fútbol con la Tercera contra la Cuarta y vino Guille (Almada Flores), el ayudante de Orfila, a buscarme para el plantel de Primera porque se había lesionado Adolfo Lima. No lo podía creer. Llegué a casa a contarles a todos, emocionado por la felicidad", recuerda. 

Tras ir cinco partidos al banco, el DT lo hizo debutar contra Liverpool, en el Apertura 2020. 

Contra Christian Bravo en el 2-1 ante Peñarol por el Intermedio 2020

Pero los resultados no se dieron con Orfila y Defensor Sporting apeló a Gregorio Pérez como entrenador. 

"Son dos grandes entrenadores. La diferencia es que Orfila apostaba mucho a ser protagonista planificando en ataque y Gregorio se enfoca más en mantener el arco en cero, aunque cuando pasamos al ataque es casi lo mismo: tocar y atacar por afuera. Los dos son excelentes personas y profesionales". 

"El descenso se siente porque está muy peleado. Boston River está jugando muy bien, Fénix tiene muy buen nivel de juego, Cerro mejoró mucho. Los dirigentes y los entrenadores dicen que estamos en zona roja y si bien los juveniles queremos dejar eso al margen y los referentes cargan con esa responsabilidad, es algo que está en el ambiente y obviamente que pesa", Matías Ocampo. 

Para mejorar su físico se queda con el profe Guillermo Souto, ex Aguada y Nacional, a trabajar antes y después de cada entrenamiento. "En las primeras prácticas me metían una mano y volaba y eso es algo que ahora estoy mejorando". 

En el Cerro, su barrio de toda la vida

El que solo vea la cara del éxito del futbolista -el auto, los goles, los flashes, la tele- se quedará sin ver las piedras que hay en el camino, incluso para aquellos que tiene el talento y la fortuna de llegar a Primera división. 

Levantarse a las 5 de la mañana. Tomarse el 125 hasta la terminal del Cerro, el 185 hasta 9 de Octubre y Luis Alberto de Herrera y finalmente el 109 hasta Camino Carrasco y Pichincha. Entrenar y volver a hacer ese trayecto de una hora y 40 minutos. Llueve, truene o raje las piedras el sol. "Hace un tiempo le dije a mi madre que dejara de trabajar. Es una forma de devolverle todo lo que nos dio en su vida para que no nos faltara nada". 

Ocampo suma 13 partidos en la Primera de Defensor Sporting. Fue titular en cuatro, lleva 445 minutos en cancha y tiene dos goles anotados. Además, le dio dos asistencias a Diego Coelho para su doblete ante Progreso en la sexta fecha del Clausura. Contra Plaza Colonia, en la quinta, y Fénix, en la séptima marcó sus primeros goles en la Primera del violeta. Con la selección sub 15 hizo dos tantos en el Sudamericano de Argentina 2017, ambos ante la invitada República Checa, y en el Sudamericano sub 17 de Perú jugó los ocho partidos (siete de titular) y marcó un golazo contra Argentina. 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...