Cargando...
Las mujeres han estado acusando a los bancos de inversión de discriminación y acoso sexual durante años

Opinión > OPINIÓN

“Me mugieron por extraer leche materna en Goldman Sachs”

Las mujeres han estado acusando a los bancos de inversión de discriminación y acoso sexual durante años

Tiempo de lectura: -'

08 de septiembre de 2022 a las 15:36

*Pilita Clark

Las fascinantes memorias de una banquera plantean aún más preguntas sobre las normas de conducta en Wall Street

Las mujeres han estado acusando a los bancos de inversión de discriminación y acoso sexual durante años. Casi ninguno ha hecho nada como Jamie Fiore Higgins.

La semana pasada, Higgins publicó Bully Market (Mercado de acoso), un relato de 320 páginas de sus 17 años en Goldman Sachs, el renombrado banco de inversión de Wall Street, Goldman Sachs, donde ella desempeñó la codiciada posición de directora gerente hasta que renunció en 2016.

Aquí hay algunos ejemplos de lo que Higgins dice que le sucedió durante ese tiempo:

Se desmayó en el trabajo, después de haber regresado a la oficina antes de lo que le aconsejó su médico después de un aborto espontáneo porque un gerente dijo que su departamento tenía poco personal y que cuando su esposa tuvo un aborto espontáneo, "ella estaba bien después de unos días".

Sintió que si iba a desmayar después de confrontar a un subordinado que estaba involucrado en una relación secreta con una cliente; él la tomó por la mandíbula, la inmovilizó contra una pared y le gritó: "Si pudiera, te arrancaría la maldita cara".

Se sentó cerca de un hombre que le pidió a su amigo que clasificara a las analistas femeninas por sus atracciones físicas en documento de Excel.

Dejó de usar las salas de lactancia del banco después de que un jefe le dijo que ella nunca sería directora ejecutiva si se extraía leche materna en lugar de trabajar. Cuando a pesar de eso se dirigió a la sala de lactancia después de tener otro bebé, sus colegas masculinos comenzaron a mugir como vacas y fingieron apretar sus senos al verla pasar. Un día volvió y se encontró una vaca de juguete en su escritorio.

Higgins también es dura consigo misma. Al crecer en un entorno modesto, dice que se sintió seducida por los generosos bonos del banco y mantuvo la boca cerrada para salir adelante.

Finalmente renunció cuando su carrera comenzó a derrumbarse después de que reportó a un colega — sin consecuencia alguna — que, después de emborracharse, le gritó epítetos raciales a un trabajador de un bar de karaoke en una noche de fiesta con clientes.

Mientras leía el libro, me fui quedando cada vez más horrorizada, a pesar de la nota del autor al principio que advierte que algunos nombres se cambiaron, el diálogo no es literal y varias personas de Goldman son "personajes compuestos".

Goldman dijo la semana pasada que no estaba de acuerdo con la caracterización de Higgins de su cultura y sus "acusaciones anónimas". “Si la Sra. Higgins hubiera planteado estas acusaciones a nuestro departamento de Recursos Humanos en ese momento, las habríamos investigado a fondo y las habríamos abordado con seriedad”, dijo el banco. “Tenemos una política de tolerancia cero para la discriminación o las represalias contra los empleados que denuncian malas conductas”.

La pregunta es, cinco años después del despegue del movimiento #MeToo, ¿ha perdurado este comportamiento, en la banca o en cualquier otro lugar?

“Creo que probablemente no sea tan malo como antes”, dice Higgins, a quien conducían desde su casa de Nueva Jersey a Manhattan para una ronda de entrevistas televisivas cuando hablé con ella la semana pasada.

Ella cree que la agresión física que sufrió ya no sería tolerada, aunque dice que el hombre que la agredió todavía trabaja en los mercados financieros de Nueva York.

Y desde que su libro comenzó a ser publicitado, ha recibido "probablemente más de 100" mensajes de mujeres con experiencias similares que todavía trabajan en el sector bancario, o se fueron recientemente, o que están trabajando en capital privado, derecho, medicina y otros campos dominados por hombres.

Muchas se quedan calladas debido a los acuerdos de confidencialidad (NDA, por sus siglas en inglés).

“Recibí tantos mensajes en mis diversas cuentas sociales de personas que decían: ‘Dios mío, éste es mi libro, pero no puedo escribirlo debido a mi NDA’”.

Higgins pensó en demandar, pero después de que un abogado le explicó los riesgos, elaboró una "hoja de cálculo de la libertad" para calcular el momento en que tendría suficiente seguridad financiera para renunciar. Como ella dice, "es un poco raro que la gente simplemente se vaya con la intención de no volver a trabajar en Wall Street".

Comenzó a tomar clases de escritura después de irse y consiguió un entrenador de escritura para ayudar a dar forma a lo que se ha convertido en Bully Market.

Ahora de 46 años, también es entrenadora ejecutiva con docenas de clientes. Tiene mucho que decir, empezando por los consejos que ofrece al final de su libro a cualquier organización poderosa.

Ella destaca tres ideas: independizar el departamento de recursos humanos, asegurar que los ideales y principios elaborados en la oficina ejecutiva alcancen todos los rangos, y no pagar ni ascender a los gerentes sólo por su contribución financiera. En cambio, ella dice que deben ser responsables por su carácter y por la cultura de sus equipos. De lo contrario, todos en la empresa podrían despertarse algún día y leer algo sobre ellos mismos que nunca esperaron ver.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...