El comportamiento en la vida cotidiana > EL COMPORTAMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

No es un día más del año: homenaje al 18 de julio

La fecha es un hito en nuestra vida democrática

Tiempo de lectura: -'

19 de julio de 2019 a las 05:00

Me parece que la fecha de este artículo es la misma que da nombre a avenidas y calles de nuestra República. No es un capricho. En música se conoce al “capricho” como una pieza de forma libre y de carácter vivo. Nosotros recordamos con veneración el hecho histórico del 18 de julio de 1830.  

No escribiré en general sino recordaré, en primer lugar, que en la ciudad de “San Felipe y Santiago de Montevideo” el Congreso reunido dio nuestra primera Constitución. Habían pasado muy pocos años en el camino de nuestra organización institucional. No obstante y, con sabiduría, no dudaron en afirmar principios cuya vigencia reconocemos hoy. En 1830 se habló de la protección que se debe a los ciudadanos. “Los habitantes del Estado tienen derecho a ser protegidos en el goce de su vida, honor, libertad y seguridad”. Brilla “el principio de la igualdad ante la ley”, y el carácter “sagrado e inviolable de la casa de los ciudadanos”. Por otra parte, se anticipa y proclama que nadie podrá entrar en ellas “sin orden expresa del juez competente por escrito y en los casos determinados por ley”.

Sorprenderá quizás que en 1830 se reafirme el derecho de propiedad y el derecho a peticionar a las autoridades. Mención especial merece el principio de la igualdad ante la ley, que rige para los ciudadanos de acuerdo al antiguo mandato que nos hablaba ya de la igualdad.

Me hubiese gustado ser pintor de los buenos, para reflejar en la tela todo lo que supuso nuestra Constitución. De entonces es también el nombre de la patria. La República estaba compuesta por los pueblos situados a la parte Oriental del Río Uruguay. Los congresistas no dudaron en reafirmar que es y será para siempre libre e independiente de todo poder extranjero.

Con la Constitución echamos a andar por los senderos históricos. La fecha del 18 de julio de 1830 es un hito en nuestra vida democrática. 

Existe una obra espléndida de investigación histórica. Es “Montevideo antiguo” de Isidro De María. He vuelto a ella porque sabía que encontraría algunos temas que, por lo general, no se dan a conocer. Son escenas encantadoras de un tiempo, aunque la moda no entre en este artículo.  

Es muy difícil que los adolescentes de hoy puedan apreciar unos palmos tan solo del tiempo que se vivió en 1830. Llevábamos muy poco tiempo separados de España. Por eso, leeré siempre con calma los detalles de la vida cotidiana de mujeres y de hombres. Entre ellos están quienes, de acuerdo a la Constitución de 1830, se entregarán a la “res publica”, a todo aquello que nos es común. Y el ejercicio del gobierno iba a recaer sobre una o varias personas elegidas mediante el voto popular o parlamentario constitucional.

Nuestro comportamiento en la vida cotidiana se embellece cuando nos acercamos a un tiempo histórico. Está muy bien que en escuelas y liceos se recuerde la "Jura de la Constitución de 1830”. No es un día más del año. Se trata de darle vueltas, con afecto, a aquella definición imperecedera: “El Estado Oriental del Uruguay es la asociación política de todos los ciudadanos comprendidos en los nueve departamentos actuales de su territorio”. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...