Salud > MINDFULNESS

Parar, respirar y actuar: una receta para meditar en tiempos de vértigo

La palabra "meditación" normalmente evoca la imagen de largas horas de concentración, pero ahora se adapta al ritmo moderno con el mindfulness

Tiempo de lectura: -'

02 de julio de 2017 a las 05:00

Una persona sentada por horas y horas, con las piernas cruzadas en posición de loto y con los ojos cerrados. Esa es la imagen que normalmente surge al hablar de meditación. Sin embargo, el concepto ha cambiado y se adaptó al mundo ajetreado de hoy en día, en que apenas existe tiempo para mantenerse al día con la avalancha de correos electrónicos.

Frenar, respirar, observar y proceder. Así de aparentemente simple puede ser tomarse un instante para regular la forma en que reaccionamos a una situación. Este encare actual de la técnica milenaria desarrollada por los budistas se llama mindfulness, o conciencia plena. Supone prestar atención a lo que está ocurriendo en el presente sin juzgar la situación.

Jon Kabat-Zinn, un profesor de medicina de la Universidad de Massachusetts, fue quien creó -finales de la década de 1970 - esta nueva tendencia de la meditación, que se centra en la reducción del estrés a través de la atención plena. Su método fue replicado desde entonces en todo el mundo por profesores de meditación y mindfulness, quienes no solo enseñan la disciplina en escuelas de meditación sino que incluso la han llevado a empresas y centros educativos.

Silvio Raij es uno de los instructores que ofrecen cursos de mindfulness en Uruguay. Originalmente profesor de diseño, Raij decidió, en 1998, realizar un retiro y aprender meditación en la India en una centro espiritual. Luego de hacer cursos de coaching y especializaciones en mindfulness, decidió cambiar su carrera de diseño por el trabajo con las personas.

Meditación para todos

Una de las razones por las que Raij cree que la meditación se ha vuelto una disciplina global es el componente laico que trae consigo. "No implica a Dios ni una conexión con lo divino. El budismo tiene que ver con una conexión interior y con la naturaleza, entonces se aplica muy bien al occidental que ya tiene una religión", explicó a El Observador.

Raij distingue entre la meditación formal, que es la que implica sentarse y concentrarse por horas, y el mindfulness. "Este puede practicarse caminando, con los ojos abiertos, mientras cocino, mientras me baño. Estar consciente se puede hacer mientras se actúa", explicó.

Esto también desbanca el mito de que para meditar hay que frenar todo tipo de pensamientos y dejar la mente en blanco. En su lugar, el mindfulness invita a seguir pensando y a observar los pensamientos.

Muchas empresas hoy en día organizan cursos de meditación y mindfulness como una iniciativa para reducir el estrés del personal. En este contexto se enseña a tomar decisiones y dar respuestas rápidas, pero con claridad y tranquilidad. Lo que se busca es lograr abandonar el "piloto automático" para tomar decisiones conscientes.

El mindfulness invita a seguir pensando y a observar los pensamientos.

Raij explica que los cursos en las empresas consisten en tres etapas: primero, entrenar la mente para aprender a concentrarse y enfocarse en situaciones difíciles; segundo, reducir el nivel de ansiedad que provoca el estar siempre pensando en el futuro o el pasado; por último, aumentar el nivel de resistencia al estrés físico y mental.

Este método, que también se está aplicando en niños y jóvenes en centros educativos, busca ayudar a reducir la ansiedad y mejorar la concentración. "Estaba dando clases de meditación a chicos y uno me preguntó: '¿Para qué sirve esto?'. Yo le dije: '¿Te pasa que a veces cuando estudiás un rato después te olvidaste completamente? Bueno, esto te fortalece la atención y la concentración para que de verdad te quede'. Los chicos lo entienden cuando tiene una aplicación práctica. En unos años, esto va a ser tan necesario como estudiar cualquier materia", dijo Raij.

La meditación ha llegado a ser considerada útil para tratamientos clínicos, como lo es el de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). El neurólogo uruguayo Carlos Eininger dijo a El Observador que entre las recomendaciones que da a sus pacientes está la práctica del yoga, la que tiene un importante componente de meditación. "Es una actividad física no competitiva que enseña a autorelajarse y autocontrolarse, algo muy importante en esta enfermedad", señaló, aunque aclaró que siempre deben practicarse como técnicas complementarias y que no sustituyen a los tratamientos y medicamentos que se prescriben.

Stop

En el budismo se dice que la fuente del sufrimiento es el apego y no por lo material, como normalmente se tiende a pensar, sino a las emociones, a los demás o a factores externos. El concepto base es que la felicidad no puede depender de otras personas, sino de uno mismo.
"Si mi felicidad depende de lo que hace mi hijo, mi madre, mi jefe, el presidente o de si el clima está lindo o feo estoy en el horno, porque yo no los puedo controlar, no los puedo cambiar", dijo Raij.

La meditación ha llegado a ser considerada útil para tratamientos clínicos, como lo es el de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).
Para eso, el mindfulness propone una forma de tolerar y responder con calma a situaciones externas difíciles. La sigla STOP (parar, en inglés), ejemplifica este proceso. Ante una situación desafiante, lo primero que hay que hacer es parar ("S" de stop), dejar de hacer lo que se estaba haciendo. Segundo, "T" de tomarse un respiro, y llevar la atención a la respiración. El siguiente paso es la "O", de observar la situación desde un lugar más calmo. Por último, la "P" indica proceder a actuar.

El proceso no se logra de un día para el otro, pero la práctica hace al maestro. Hay aplicaciones, como Headspace (ver recuadro), que guían al usuario para aprender a acoplar la meditación a la rutina diaria y para que sepan identificar una situación que amerite frenar y respirar.

Cabras, gatos y cerveza

Como toda tendencia, la meditación evoluciona a nuevas formas que se adaptan a realidades e intereses cambiantes. Por ejemplo, cada vez son más comunes los lugares que ofrecen clases de yoga intervenida por distintos animales.

En Estados Unidos, un nuevo nicho de negocios ofrece un espacio para hacer yoga con cabras. La idea es crear una zona de distensión en la que, mientras los participantes practican las posturas de relajación las cabras se pasean alrededor. Quienes organizan este tipo de actividades reconocen que los animales pueden ser una distracción, pero que es una experiencia que al fin y al cabo sirve para liberar el estrés ya que es como jugar con una mascota y genera muchas risas.

Meditación cabras

undefined


En Nueva York, particularmente, una cafetería llamada Meow Parlour ofrece clases de yoga con gatos, pero no es la única. Durante las clases, los gatos merodean por la sala, observan y se acurrucan con los asistentes.

Alemania decidió agregarle un toque regional: si bien el "beer yoga" (yoga con cerveza) generó polémica por agregar alcohol a la práctica, esta alternativa no propone solamente tomar la cerveza sino también acoplar el envase a los ejercicios, como los de equilibrio.

Espacio en la mente por celular

Son muchas las apps que ofrecen una guía para que el usuario logre crear un hábito de meditación, pero la que más éxito ha logrado es Headspace, una aplicación que propone tomarse 10 minutos diarios para meditar y liberar las tensiones de la vida diaria. Headspace fue creada por Andrew Puddicombe, quien a los 20 años hizo un retiro espiritual en el Tíbet y aprendió a meditar junto con monjes budistas.

Headspace se base adaptó una técnica que parece lejana y difícil a las tecnologías móviles de hoy en día, a través de sesiones cortas que se pueden realizar en cualquier lugar. Tiene más de medio millón de suscriptores que pagan un promedio de 100 dólares por año. A febrero de 2017 la app había sido descargada 12 millones de veces.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...