Mundo > Formación de gobierno en España

Partido independentista ERC se abstendrá y despeja la investidura de Pedro Sánchez

La agrupación, cuyo líder está condenado a 13 años de prisión, logra la creación de una mesa de "diálogo, negociación y acuerdo" para abordar el conflicto político en Cataluña 

Tiempo de lectura: -'

02 de enero de 2020 a las 17:24

 

El partido independentista catalán ERC abrió este jueves la vía para la investidura  la semana entrante del socialista Pedro Sánchez, lo que permitirá dejar atrás un largo periodo de parálisis política en España.

Reunido en Barcelona, el Consejo Nacional de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC, siglas en catalán) decidió que los 13 diputados de la formación se abstengan "en la investidura del candidato Pedro Sánchez en los próximos días", declaró Pere Aragonès, vicepresidente catalán y dirigente de ERC.

Esta abstención permitiría al líder socialista obtener la confianza de la Cámara Baja en una segunda votación el martes próximo, cuando le basta que haya más síes que noes.

Cuarenta y ocho horas antes Sánchez perderá una primera votación al no contar con una mayoría de 176 de los 350 diputados, en la sesión plenaria de investidura que comenzará el sábado, en pleno fin de semana de la Epifanía, una fiesta importante en el calendario español.

 

A cambio de su abstención, ERC obtuvo de los socialistas la instalación de "una mesa de negociación entre gobiernos (el central y el regional catalán) y una futura consulta en Cataluña sobre los acuerdos que se alcancen", señaló en un comunicado el partido separatista. El acuerdo entre ERC y PSOE fue publicado íntegro por el diario El País de Madrid.

Según los socialistas, esta mesa de diálogo que se instalará en 15 días y que tendrá lugar dentro del "respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático", incluida la Constitución, buscará "desbloquear y encauzar el conflicto político sobre el futuro de Cataluña y establecer las bases para su resolución".

A este acuerdo se llegó tras semanas de arduas negociaciones para diluir los recelos de ERC, cuyo líder, Oriol Junqueras, se encuentra en prisión condenado a 13 años de cárcel por sedición y malversación por su papel en el intento fallido de secesión de Cataluña de octubre de 2017.

Esta rica región de 7,5 millones de habitantes al noreste de España, cuyo gobierno es controlado por los independentistas, fue escenario en octubre de manifestaciones, a veces violentas, tras la condena por parte del Tribunal Supremo de Junqueras y de otros ocho independentistas a penas de prisión.

Condición indispensable 

Vencedor de las elecciones legislativas del 10 de noviembre, Sánchez espera gobernar junto a Unidas Podemos, con quien pactó lo que sería el primer gobierno de coalición en España desde el fin de la dictadura de Francisco Franco en 1975.

Pero el PSOE y Unidas Podemos detentan solo 155 de los 350 diputados, por lo que necesitan el apoyo y la abstención de otras formaciones.

En un Parlamento muy fragmentado, la abstención de los 13 diputados de ERC era condición indispensable para que la Cámara Baja otorgue en la votación del martes su confianza a Sánchez, quien ya cuenta con el apoyo de los nacionalistas vascos del PNV.

La investidura de Sánchez como presidente del gobierno pondrá fin a meses de parálisis en un país sumido en la inestabilidad política desde 2015.

Llegado al poder en junio de 2018 mediante una moción de censura que desbancó al conservador Mariano Rajoy, Sánchez tuvo que convocar elecciones en abril de 2019 al no poder aprobar los presupuestos por la negativa de los independentistas catalanes. 

Salió vencedor, pero sus desavenencias con su aliado de ahora, Unidas Podemos, para formar un gobierno de coalición terminaron provocando nuevos comicios en noviembre, los cuartos en cuatro años.

"Ha vendido España"

La oposición de derecha y de extrema derecha acusa a Sánchez de convertirse en rehén de los independentistas catalanes al aceptar una abstención de ERC.

"Sánchez ha vendido España a cambio de seguir en el poder. A Sánchez solo le importa él mismo. (...) Todo lo que quieren los independentistas, Sánchez lo está cediendo", acusó este jueves Teodoro García Egea, número dos del Partido Popular (derecha).

ERC también ha sido criticado por otros sectores del separatismo catalán, como sus socios en el gobierno regional, Juntos por Cataluña (JXCat), la formación del expresidente regional Carles Puigdemont, que votarán en contra de la investidura de Sánchez.

La presidenta de la influyente asociación separatista ANC, Elisenda Paluzie, advirtió de "los riesgos" del acuerdo de ERC con los socialistas para "el proceso de autodeterminación de Cataluña". 

"El mensaje que vamos a dar internacionalmente es que (el de Cataluña) es un conflicto interno que está en vías de resolverse", señaló.

Fuente: AFP

Los votos de Pedro Sánchez
Para que se concrete la investidura de Pedro Sánchez para un nuevo período al frente del gobierno español no basta con la abstención de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), aunque la decisión de los catalanes sea la carta definitiva.
El Congreso de los Diputados se compone de 350 escaños por lo que en principio para obtener la mayoría son necesarios 176 votos, lo que no ocurrirá en ninguna circunstancia.
La primera votación que se producirá este fin de semana tendrá, por tanto, un resultado negativo porque el PSOE sólo ha logrado reunir 164 votos: 120 suyos, 35 de Unidas Podemos, 6 del Partido Nacionalista Vasco (PNV), 2 de Más País-Equo y uno de Compromis.
Luego de 48 horas, es decir, el martes próximo, se realizará una segunda votación y en esa ocasión Sánchez solo requiere sumar más votos a favor que en contra. Es donde toman peso decisivo las abstenciones: los 13 escaños de ERC se descuentan del total de 350 del Congreso de los Diputados por lo que la mayoría se establece en 169 votos.
El presidente en funciones tiene que lograr más apoyos o más abstenciones, o ambas. Bildu, una coalición de organizaciones nacionalistas vascas, que tienen cinco puestos en el parlamento, adelantó también su disposición a abstenerse, con ello la mayoría baja a 167 votos.
El PSOE y Unidas Podemos, que forman la alianza de gobierno, requieren lograr el respaldo de tres diputados más entre los cinco agrupaciones regionalistas que aún se debaten entre apoyar, abstenerse o votar en contra. Y esas agrupaciones, cada una con un escaño, son Teruel Existe (una organización de la comunidad aragonesa), el Bloque Nacionalista Galego (BNG), el Partido Regionalista Cántabro (PRC), Colación Canarias y Nueva Canaria.
El bloque del no se mantiene inalterable en 163 escaños: Partido Popular (88), Vox (52), Ciudadanos (10), Junts per Catalunya (8), los 2 de la Candidatura de Unidad Popular (CUP, otro partido catalán), Unión del Pueblo Navarro, UPN, (2)  y Foro Asturias (1).
El PSOE mantiene negociaciones abiertas con las organizaciones regionalistas de las que requiere respaldos o más abstenciones para lograr la ansiada investidura. Pero está muy cerca de lograrlo. 
 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...