Cargando...
Mauricio Larriera no encuentra el mejor rendimiento del equipo

Fútbol > PEÑAROL

Peñarol está seriamente comprometido para ganar el título y el fantasma del tri de Nacional sigue al acecho

Peñarol sigue sin encontrarse en la cancha, ante Rentistas perdió hasta la estabilidad emocional, mientras el fantasma del tricampeonato del eterno rival lo acecha; Larriera tiene como sostén la clasificación en la Copa

Tiempo de lectura: -'

14 de junio de 2021 a las 05:01

En tan solo cinco partidos que van del Torneo Apertura, a Peñarol los números ya le dan la espalda.

Perdido en mitad de tabla con solo siete puntos de 15 disputados, todo se volvió a hacer cuesta arriba. Claro que si se mira por un lado, van solo cinco encuentros, pero también, desde la otra cara, hay que decir que ya se fue un tercio del campeonato, lo que no es poco.

Parece una película ya vista en el Clausura pasado cuando debutó Mauricio Larriera en la dirección técnica, y los puntos que fueron quedando tempranamente por el camino, nunca más pudieron recuperarse.

Pablo Ceppelini ha jugado en cuatro posiciones distintas y Larriera lo sigue cambiando constantemente de lugar partido a partido

La diferencia se puede explicar con excusas. Esta vez, Peñarol ha perdido a futbolistas que son fundamentales. El primero, su goleador en el certamen pasado, David Terans, quien colaboró con 15 goles en el medio local, y con tres en la Copa Sudamericana.

Pero tampoco ha podido debutar en el Apertura un jugador que había crecido muchísimo y que había logrado volver a su nivel, como Walter Gargano, quien recién pudo estar en el banco de suplentes contra Rentistas, pero no estaba para jugar y Larriera no lo utilizó. El contagio de covid-19 le pegó más fuerte que a otros y su recuperación demandó más tiempo.

A ellos hay que sumarle dos puntales de Larriera, Giovanni González y Facundo Torres, quienes están junto a la selección nacional que viaja a jugar la Copa América y se perderán varios partidos más con la aurinegra.

Pero contra Rentistas, Peñarol demostró que perdió mucho más que dos puntos. Jugó mal en ofensiva, atrás y en el medio y solo se destacó Agustín Canobbio -quien siempre la quiso, y anotó el gol- y hubo un buen rendimiento de Gonzalo Freitas.

¿Qué fue lo otro que perdió Peñarol? Su estabilidad emocional. Hacía un tiempo que no acontecía un hecho bochornoso como el del sábado a la noche, cuando tras la expulsión de Ariel Nahuelpán en el minuto 86 junto a Martín González del rival, y ante la corrida del delantero argentino sobre el zaguero adversario fuera de la cancha, la enorme mayoría de los jugadores de ambos planteles fueron intempestivamente hasta la escalera que lleva a los vestuarios y hubo desde insultos a algunos golpes. Allí también participaron los cuerpos técnicos y los integrantes de la seguridad mirasol.

Seguramente Larriera fue para separar, para calmar los ánimos, pero el papelón ya estaba hecho. Todos los futbolistas implicados, volvieron a la cancha y el juez Gustavo Tejera no se amparó en el reglamento. No amonestó ni expulsó a ninguno.

Agustín Canobbio fue el mejor ante Rentistas

Este hecho puede llevar a un tema fundamental para el futuro de Peñarol. Es que otros futbolistas podrían perderse los partidos que se vienen, ya que habrá que esperar qué estampó el cuarto árbitro Diego Dunajec en el informe confidencial luego de terminado el encuentro, debido a que él presenció absolutamente todo. En cancha, no le informó nada a Tejera.

“Son reacciones de las pulsaciones altas. No estoy de acuerdo que pasen estas cosas porque esto sigue siendo un juego”, dijo Larriera luego del partido.

El técnico reconoció que el equipo estuvo “muy nervioso para encontrar los espacios”.

Pero también él cometió errores importantes. El principal es que sigue sin encontrarle la posición a Pablo Ceppelini, un jugador que puede ser muy importante en esta coyuntura con falta de futbolistas.

Lo ha puesto de extremo por derecha, por izquierda -como ante Rentistas-, de doble 5 y de media punta por detrás del Canario Álvarez. En donde más rindió, fue en estas últimas dos posiciones, pero Larriera insiste en colocarlo como extremo y allí se pierde y no pesa en la cancha ni en el fútbol del equipo.

El Canario Álvarez no puede creer que las cosas no salgan últimamente

¿Qué sucede con esto? Un jugador fundamental como el Canario Álvarez, en vez de jugar en su hábitat, donde más libre y mejor se siente, que es dentro del área, debe salir a buscar la pelota a tres cuartos de cancha -porque no le llega- y lo peor, jugó la mayor parte de los últimos partidos de espaldas al arco rival.

¿Cómo sale Peñarol de este momento? Es una pregunta muy difícil de contestar, máxime teniendo en cuenta la gran irregularidad de un equipo que hace exactamente un mes, el 13 de mayo, goleó y bailó 4-0 por Copa Sudamericana a Corinthians.

Entonces, ¿tanto influyen las ausencias? Seguramente. Pero también hay errores del técnico que se repiten y que llevan a que Peñarol se encuentre perdido y con muchas complicaciones de cara al futuro en el que lucha para que su archirrival no consiga el tricampeonato uruguayo.

El gran sostén que tiene hoy Larriera es la Copa Sudamericana y esos clásicos que se vendrán en julio. El Uruguayo, en cambio, una vez más se le hizo cuesta arriba.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...