Nacional > CRIMEN ORGANIZADO

Piden procesamiento con prisión por lavado contra hermano y esposo de Mónica Rivero

Ambos jugaron en el Casino importantes sumas de dinero que la fiscalía cree que es proveniente de la estafa millonaria que ejecutó la ex tesorera de Julio César Lestido

Tiempo de lectura: -'

12 de abril de 2019 a las 14:50

El fiscal de Crimen Organizado Luis Pacheco pidió el procesamiento con prisión del hermano y el esposo de Mónica Rivero, la  mujer que estuvo desaparecida dos años y que había robado en la empresa Julio César Lestido US$ 7,6 millones. Rivero, que había sido procesada con prisión por reiterados delitos de estafa y por falsificación de documentos privados a fines de febrero, también es investigada en el juzgado de Crimen Organizado por una presunta maniobra de lavado.

El delito por el que el fiscal pidió el procesamiento es por lavado de activos. Todavía resta que la Justicia defina si acepta o no la solicitud fiscal.

Según consta en la solicitud de procesamiento, el marido de Rivero (a marzo de 2017) percibía un ingreso mensual nominal de $ 72.998 y entre el año 2010 al 2017 perdió en el casino del Hotel Enjoy de Punta del Este U$S 3.598.097.

El hermano de la mujer, en tanto, percibía una jubilación por incapacidad desde el 10 de enero de 2014, cuyo monto ascendía en enero de 2017 a $ 12.055, más una renta de AFAP por $ 7.275. Sin embargo, entre 2010 y 2017 había perdido U$S 646.827 en el casino.

El fiscal agrega que en el allanamiento efectuado en los domicilios de ambos  “se incautaron numerosas alhajas y recibos que acreditan pagos y depósitos por elevadas sumas de dinero”. El hermano de Rivero declaró que ella lo ayudaba económicamente, entregándole aproximadamente $15 mil por mes, le daba dinero para jugar en el casino, al tiempo que le entregó el 90% del dinero para adquirir un apartamento - cuyo precio asciende a U$S 90 mil-, al tiempo que le pagó varios viajes al exterior.

Asimismo se detectó que el esposo de Rivero tenía US$ 153 mil en una cuenta de caja de ahorro del Banco Itau.

“Los ingresos de los indagados, como el de Mónica Rivero, acreditados en autos son insuficientes para solventar el nivel de vida que llevaban, muy especialmente el monto de apuestas de juego”, señaló el fiscal. Por esta razón, Pacheco concluyó que ambos “convirtieron dineros procedentes del delito precedente de estafa inicialmente atribuido a Mónica Rivero, haciéndolos circular en provecho propio, intentando ocultar su verdadero origen ilícito, y haciéndolos aparecer como generados en una actividad lícita”.

La compra de una propiedad con dinero mal habido, o la apuesta de ese dinero en un casino –como ocurrió en este caso-, son ejemplo de blanqueo de capitales.

De desaparecida a prófuga

La contadora Mónica Rivero se despidió el 13 de febrero de 2017 de su esposo como cualquier otro día. Le había pedido que la dejara en una peluquería de la calle Ramón Anador, en el barrio montevideano de Parque Batlle, pero pasaron las horas y nunca volvió a la casa. Su familia denunció la desaparición. 

La investigación policial se tornó más compleja a los pocos días. Las cámaras de seguridad de la automotora Julio César Lestido, donde Rivero se desempeñaba como tesorera, habían registrado a la mujer robando US$ 200 mil tres días antes de ser vista por última vez, y la empresa hizo la denuncia. 

Luego de una investigación interna, la automotora amplió la denuncia; en un período de dos años habían desaparecido US$ 2,5 millones. Ante la posibilidad de que se tratara de un caso de lavado de activos, la Justicia de Crimen Organizado tomó el caso. 

La investigación de la fiscalía se basó en la sospecha de que Rivero robaba el dinero de la empresa, y luego alteraba las facturas y los informes que enviaba a la auditora para que no se descubriera la maniobra. Además llegó a que ella, dos hermanos y su esposo eran jugadores VIP del casino Enjoy en Punta del Este, donde habían gastado más de US$ 4 millones en los últimos años.

Diez días después de que fuera denunciada la desaparición, la jueza Ana Claudia Ruibal decretó el embargo genérico y específico de los bienes que Rivero había adquirido en los últimos 10 años. También ordenó el bloqueo de las cuentas bancarias y los cofre fort de Rivero, su esposo y sus hermanos.

Antes de esto, el hermano y el esposo de Rivero habían declarado que si bien jugaban con la tesorera en el casino, desconocían el origen del dinero. La otra hermana de Rivero, que también estaba siendo investigada, intentó suicidarse antes de que la policía la detuviera y tuvo que ser internada, informó Subrayado en su momento. 

La causa Rivero había estado detenida ya que la mujer estuvo ausente hasta que en febrero de 2018 fue descubierta viviendo  Barra del Chuy, donde utilizaba un nombre falso.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...