Mundo > CONTRA DUQUE

Protestas en Colombia y el gobierno decreta el toque de queda en Cali

Miles de personas se manifestaron en las calles de Colombia en contra de las políticas económicas y sociales del presidente Iván Duque

Tiempo de lectura: -'

21 de noviembre de 2019 a las 21:35

Cientos de miles de personas marcharon el jueves por las calles de las principales ciudades de Colombia para protestar contra la política económica y social del presidente Iván Duque, en una jornada que terminó con bloqueos de vías y actos de vandalismo que obligaron a decretar el toque de queda en la ciudad de Cali.

El gobierno, que enfrentó la protesta más grande desde su llegada al poder en agosto de 2018 en medio de un creciente descontento, había advertido de posibles actos de violencia y disturbios como los que se registraron recientemente en Ecuador, Chile y Bolivia en medio de un clima de agitación política.

"Debemos seguir en las calles, este gobierno debe entender que el pueblo está cansado de tanto abuso, tanta represión, tantos impuestos, no podemos seguir pagando por lo que los corruptos se roban", dijo Susana Herrera, una estudiante de 26 años que participó en la movilización en Bogotá.

La protesta, convocada por sindicatos y estudiantes, no afectó sectores claves de economía como la producción de petróleo y de carbón, aunque el comercio y el transporte público terrestre se redujeron considerablemente, según el gobierno.

Duque, quien tiene bajos índices de aprobación y no ha logrado consolidar una coalición en el Congreso para impulsar sus reformas 15 meses después de asumir la presidencia, negó planes para aumentar la edad de jubilación o los aportes de los trabajadores para acceder a las pensiones como lo denunciaron los organizadores de la protesta.

También desmintió una posible reducción del salario mínimo y que los jóvenes reciban una remuneración por debajo de la estipulada por la ley, pero no logró desactivar las marchas.

Vandalismo urbano

Las movilizaciones provocaron el bloqueo de algunas estaciones de autobuses en Bogotá que fueron atacadas por encapuchados, mientras que en el noroeste de la ciudad hubo enfrentamientos entre manifestantes y la policía que lanzó gases lacrimógenos para despejar las vías y dispersar la multitud.

En Cali, la tercera ciudad más poblada de Colombia con más de 2,4 millones de habitantes, encapuchados vandalizaron autobuses y varias estaciones de pasajeros en ataques que dejaron 23 policías heridos, reportó la policía.

"Ha habido una participación ciudadana bastante positiva en prácticamente todo el país. Se ha generado una serie de hechos aislados que han sido controlados pertinente y adecuadamente por la Policía Nacional", dijo a periodistas la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez.

El alcalde de Cali, Maurice Armitage, decretó el toque de queda a partir de las siete de la noche para evitar nuevos actos de vandalismo.

El director de la Policía Nacional, general Óscar Atehortúa, dijo que en las marchas participaron 207.000 personas y que en medio de los disturbios fueron capturadas 10 personas y 22 más retenidas. En total se reportaron 28 policías y ocho civiles lesionados en todo el país durante la protesta.

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, Diógenes Orjuela, aseguró que la protesta tuvo motivaciones que van más allá del impacto de las reformas laboral y de pensiones.

"Hay muchos acuerdos incumplidos con los indígenas, con los profesores, con los trabajadores estatales, y también reivindicamos el derecho a la paz por la violencia que se está dando", explicó a Reuters el dirigente sindical.

Los estudiantes reclamaron más recursos para la educación pública, mientras que los indígenas exigieron medidas de seguridad para evitar los asesinatos de sus dirigentes y de líderes sociales a manos de grupos armados ilegales, uno de los principales problemas de Duque ante la comunidad internacional.

Otras organizaciones demandaron al Gobierno un mayor compromiso para implementar el acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla de las FARC, el cual fue firmado hace tres años para acabar un conflicto de más de medio siglo que ha dejado 260.000 muertos.

También protestaron por recientes denuncias de violaciones a los derechos humanos por parte de las Fuerzas Militares, como un bombardeo en una zona selvática en el que murieron ocho menores de edad. 

Reuters

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...