Cargando...
Turismo, hongos y gastronomía, en el picnic de hoy

Estilo de vida > PICNIC!

¿Qué es una antibiblioteca?

Desde series y recomendaciones gastronómicas hasta cine, libros y naturaleza, en el picnic de hoy

Tiempo de lectura: -'

27 de abril de 2022 a las 11:49

Es día de Pícnic! y hoy -para variar- voy directo al grano porque quiero compartir contigo qué es una antibiblioteca y por qué nos hace tan bien tener una. En estos días leí un artículo súper interesante sobre libros y saberes, y allí apareció este concepto aparentemente extraño: una biblioteca que construimos con intereses, deseos, curiosidad y anhelos y que en parte se se convierte en una “antibiblioteca”, llena de libros que leemos y otros que jamás leeremos, de forma parcial o completa. Y está muy bien que así sea.
 
Los japoneses, claro que sí, tienen una palabra que describe el hábito de comprar libros que nunca leeremos: Tsundoku. El concepto lo manejó también el escritor y académico Nassim Nichola Taleb, autor de Cisne Negro, un libro que te recomiendo, en el que describe la relación única que tenía Umberto Eco con sus libros, incluyendo los que nunca leyó. Eco tenía una biblioteca compuesta por 30.000 libros y clasificaba a sus visitantes en dos categorías, cuenta Taleb: los que al ver la imponente colección decían “Wooow, señor profesor doctor Eco, ¡qué biblioteca que tiene” ¿Cuántos libros leyó?”, y los otros -una minoría- que entendía que una colección de libros no es “un apéndice para ensalzar el ego sino una herramienta de investigación”.
 
Para Taleb, los libros leídos son mucho menos valiosos que los no leídos. “La biblioteca debe contener tanto de lo que no sabes como tus medios financieros, tasas hipotecarias y el mercado inmobiliario te permite invertir allí. Acumularás más conocimientos y más libros a medida que crezcas, y el creciente número de libros sin leer en los estantes te mirará amenazadoramente. De hecho, cuanto más sepas, más grandes serán las filas de libros sin leer. Llamemos a esta colección de libros no leídos, una antibiblioteca”.
 
La cuestión es que ahora miro con mucho más interés la parte de mi biblioteca que es antibiblioteca y, lo que es mejor aún, con cero culpa, que es la más inútil de las emociones, desde mi punto de vista. Siempre queda la esperanza de que habrá tiempo o necesidad de leer aquel libro que encontré en la feria de Tristán Narvaja firmado por un autor desconocido. Los libros no leídos siempre estarán ahí esperando, sin presión, para ampliar mi conocimiento en algún tema improbable, que no forma parte de mis obsesiones lectoras ni de mis necesidades profesionales. Siempre estarán ahí para satisfacer una curiosidad que, ojalá, nunca deje de pincharme, porque es lo que al final te mantiene vivo y vibrante. “En vez de de una celebración de todo lo que sabes, una antibiblioteca es una oda a todo lo que quieres explorar”, dice la autora de la nota que disparó esta reflexión.
 
Te deseo una linda semana, en la que tal vez comenzarás a ver tus libros de otra manera, con menos ansiedad y más entusiasmo por todo lo que te queda por aprender. Soy Carina Novarese y siempre te leo si me escribís a este mail.

CONTENIDO EXCLUSIVO Member

Esta nota es exclusiva para suscriptores.

Accedé ahora y sin límites a toda la información.

¿Ya sos suscriptor?
iniciá sesión aquí

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...