Cargando...
Una entrevista a Sabrina Critzmann

Estilo de vida > BLOG MAMÁS REALES

Sabrina Critzmann: la salud también tiene que ver con las relaciones interpersonales

La autora de "Comer y Criar", una guía pediátrica de alimentación saludable para toda la familia

Tiempo de lectura: -'

27 de mayo de 2022 a las 15:39

Por Carolina Anastasiadis

Es pediatra y su maternidad la llevó a investigar mucho sobre alimentación. Al hacer la universidad notó que en dos semanas se daba la materia nutrición, cuando en realidad lo que comemos está directamente relacionado con nuestra salud o enfermedad. Dio con el libro “Mal comidos” de Soledad Barruti y se interesó en la alimentación consciente. Primero negó, luego se dio cuenta que vivía a base de ultra procesados y que, estando embarazada, esos alimentos eran justo los que su cuerpo rechazaba. Se puso a buscar evidencias científicas que dieran explicación a ello y notó que era urgente cambiar la perspectiva pediátrica porque en consulta se indicaban postrecitos o complementos que no eran más que harina hidrolizada.

Escribió Comer y Criar, una guía pediátrica de alimentación saludable para toda la familia —con recetas incluidas—. De eso y más conversamos con la argentina Sabrina Critzmann.

¿Por qué elegís hablar de “alimentación familiar” y no de “alimentación infantil”?

El bebé empieza a comer más o menos a los 6 meses. Al principio le damos zapallo hervido, papillas, pero a medida que crece, come lo que se come en la familia. Las neuronas espejo del bebé funcionan para que quiera lo que el papá, mamá o hermano comen. Por eso hay que pensar en la alimentación familiar. También para cuidarnos quienes cuidamos. Si yo miro mi plato y digo “yo no le daría nada de esto a mi bebé”; ¿por qué sí me lo como yo?

El plato del adulto debe parecerse al plato del bebé en cuanto a la calidad de las cosas que elegimos comer. Por salud global, colectiva y por un tema de dar el ejemplo. En casa tengo una regla de que no hay nada prohibido para comer. Todo lo que se compra, mi hijo chico lo puede comer. Entonces si no quiero que coma ciertas galletitas, no se compran. Y esa compra es una elección de los adultos.

¿Creés que hay un vínculo directo entre salud-enfermedad y alimentación?

Alimentación es algo troncal, atraviesa todas las disciplinas vinculadas a la salud. Acá en Argentina tenemos la mirada fragmentada. Un traumatólogo opera a una persona y le devuelve la movilidad de una pierna y nunca le pregunta qué come. Cuando en realidad, si el paciente está comiendo ultra-procesados todo el tiempo, la inflamación de su cuerpo va a ser mayor y su capacidad de cicatrización empeora. Si ese doctor no sabe de alimentación, hay que trabajar con un nutricionista, en equipos multidisciplinarios.

La anemia se vincula estrechamente con la dificultad para aprender. Hoy hay números alarmantes de anemia infantil. ¿A qué creés que se debe y como se puede paliar?

El hierro es fundamental, además de cumplir la función de llevar oxígeno a los tejidos, importa mucho en la mielinización cerebral, ayuda a las neuronas a que la señal llegue mejor.

Hay montones de causas para la anemia infantil. En primer lugar, la anemia materna, la mal nutrición de las madres. Por otra parte, las bajas tasas de lactancia materna. El hierro de la leche humana es el que mejor se absorbe; la leche de fórmula tiene hierro, pero no es tan efectivo como el de la leche humana, se digiere distinto. Otra causa que se suma es el inicio temprano en la alimentación complementaria. Más del 50 % de los niños empiezan a comer comida alrededor de los 5 meses en Argentina.  Los que dicen los estudios es que no hay ningún beneficio de iniciar antes de los 6 meses esa alimentación, porque desplaza a la leche humana y esos alimentos nunca van a ser tan ricos en hierro como la leche que toma ese bebé, además de que ese intestino aún no está maduro. El consumo de infusiones a muy temprana edad también contribuye a la anemia. El té, el mate, y todas las infusiones inhiben la absorción del hierro. El consumo de ultra procesados también.

¿Qué opinión tenés respecto al consumo de leche?

Después del año de vida, excepto por la leche humana, no se sugiere el consumo de más de 500 mililitros de lácteos totales al día, entre leche, yogur, queso y todas las variables. La leche inhibe la absorción de hierro.

¿Hay un vínculo entre el corte del cordón umbilical y la reserva de hierro que tenemos?

Sí. Con entre uno a tres minutos que esperemos a que el cordón deje de latir una vez que nace el bebé, se logra pasar un montón de sangre al bebé, que está en la placenta, y que llena sus reservas de hierro. Sumaría mucho instruir al personal de salud para respetar los tiempos fisiológicos de un parto saludable. Claro que, si hay que llevar al bebé a cuidados o la madre está complicada, no. Pero la mayoría de las veces, se puede hacer.

¿Cómo influye la microbiota en nuestras defensas y cómo la cuidamos?

La microbiota son todos los gérmenes que coexisten con nosotros, son parte de nuestro cuerpo. Forman un órgano difuso, que está en la piel, en el intestino, en los pulmones, en todos lados. Conocemos sobre todo la microbiota intestinal. Se crea en la vida intrauterina pero sobre todo en el momento del nacimiento. No está muy claro la relación entre la microbiota y anemia, pero cuando hay un desequilibrio en la microbiota, cuando crecen más gérmenes patógenos que gérmenes buenos, pueden generar fallas en la absorción de nutrientes. No alcanza a veces con comer cosas con calcio sino que hay que tener la vitamina D adecuada para que se absorba bien ese calcio y llegue a los huesos. También tenés que tener un movimiento adecuado para que ese calcio circule. O sea que no es solo mirar qué comemos sino todo el patrón endócrino inmunológico del cuerpo.

¿Qué es la “medicina del estilo de vida” de la que has hablado?

La salud es un conjunto de factores que incluye una buena alimentación, un buen descanso, el movimiento y también, la salud tiene que ver con las relaciones interpersonales. Un niño en un ambiente violento, por más que tenga los mejores alimentos del mundo y esté cuidado en sus necesidades físicas, por más que tenga todos los nutrientes del universo, no van a ser asimilados de buena manera y su salud va estar en riesgo.

Tú decís que la buena alimentación no arranca con el nacimiento sino en la gestación. ¿Cómo debería ser la alimentación de la mamá para que ese niño desde que es una célula, genere esa buena microbiota y un cuerpo saludable desde el inicio?

La madre debería tener, dentro de lo posible, una alimentación libre de ultra procesados. Tomar mucha agua, consumir alimentos con grasas saludables (tenemos mucho miedo a la grasa, por una mirada muy lipofóbica y peso-centrista que heredamos); alimentos con omega tres y grasas buenas. Se sabe que los sabores llegan al líquido amniótico, así que hay una construcción de las papilas y sabores en el cerebro desde allí, y entonces a mayor variedad de sabores que la madre consuma, mejor para el bebé. Esa construcción del paladar, es siempre cultural y familiar.

Tenés un capítulo que se llama “Hablemos de la caca”. ¿Por qué te importa ese tema?

La materia fecal nos da mucha información sobre la microbiota y cómo está funcionando ese intestino. Sabemos muy poco de la caca. Nos da cosa hablar de eso y mirarla. ¡Hay que mirarla! A veces se cree que como se ven pedazos de comida, el bebé absorbe mal. Pero no es así.

Justamente muchas infancias tienen una alimentación baja en fibra porque comen muchos azúcares y ultra procesados y muchos niños tienen dolor abdominal o son constipados o tienen diarrea crónica. El intestino tiene muchas células nerviosas y expresa muchas cosas.

Podés leer más sobre estos temas en el blog Mamás Reales. Seguinos en nuestra cuenta de Instagram

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...