Cargando...
Biden recibe a sus pares del continente

Mundo > Los Ángeles

Se inicia la Cumbre de las Américas con ausencias, tensiones e incertidumbre

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, confirmó esta mañana que no asistirá debido a la exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua, sumándose al mandatario boliviano Luis Arce. 

Tiempo de lectura: -'

06 de junio de 2022 a las 13:48

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), confirmó esta mañana en una conferencia de prensa que no asistirá a la Cumbre de las Américas tras el rechazo de Estados Unidos para invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la reunión que se inaugura hoy en Los Ángeles.

“No puede haber Cumbre de las Américas sino participan todos los países del continente. México no está de acuerdo con la vieja política de intervencionismo, de falta de respeto a las naciones y a sus pueblos” de los Estados Unidos, dijo.

"Creo en la necesidad de cambiar la política que se ha venido imponiendo desde hace siglos: la exclusión, el querer dominar sin razón alguna, el no respetar la soberanía de los países. No puede haber Cumbre de la Américas si no participan todos los países del continente americano", agregó.

También informó que el país tendrá una representación de menor nivel, a cargo del canciller, Marcelo Ebrard.

AMLO dijo sin embargo que su par estadounidense, Joe Biden, es "buena persona" y explicó su decisión de no invitar a ciertos países con "muchas presiones de los republicanos" que se ejercen contra él "que tiene que ver con la comunidad cubana en Florida, EEUU".

"Como vienen las elecciones [en EEUU] les tienen miedo porque amenazan de que si se logra una nueva política con Cuba o con cualquier país de América y ellos no están de acuerdo, entonces llaman a no votar por partidos, por candidatos y tienen mucha influencia", explicó.

La postura de Andrés Manuel López Obrador golpeó así la inauguración la Novena Cumbre de las Américas en Los Ángeles, en medio de un clima de incertidumbre sobre quiénes participarán y con qué nivel de representación.

El anuncio estadounidense, en la voz del subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental Brian Nichols, de “no esperar la presencia” de Cuba, Nicaragua y Venezuela porque en la opinión de Washington “no respetan la Carta Democrática de las Américas” viene partiendo las aguas desde hace semanas y hasta hoy, con distintas reacciones de los países invitados.

México, Bolivia, Guatemala, Honduras, San Vicente y las Granadinas ya anunciaron que no irán o pusieron en duda su participación a nivel de presidentes. En ese sentido, el presidente boliviano Luis Arce también fue tajante como el mandatario mexicano y anunció que no viajaría a Los Ángeles “mientras haya países excluidos” de la Cumbre.

El Gobierno hondureño, por su parte, anunció el viernes pasado que la presidenta Xiomara Castro enviará a su canciller, Eduardo Enrique Reina, para que asista a la cumbre en su nombre.

En declaraciones a la agencia Sputnik, el secretario ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), Sacha Llorenti, describió a la cumbre como un ámbito de protesta. "Yo creo que, por dos vías, los que no van a la Cumbre, no van como forma de protesta y los que van a la reunión de Los Ángeles [EEUU, suroeste] van para protestar, la voz del ALBA, incluso no solo del ALBA, la voz de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) se va a escuchar allá en Los Ángeles”, dijo.

Otra duda es la presencia del presidente de Guatemala, Alejandro Giammatei. El canciller de ese país, Mario Búcaro, aseguró la semana pasada que "aún no está confirmado" el viaje del Ejecutivo al encuentro regional y enfatizó que están "evaluando todas las opciones".

En cambio, el presidente argentino, Alberto Fernández, y el chileno, Gabriel Boric, aseguraron su asistencia, pero pidieron que no hubiera excluidos. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, también estará presente, sin poner ningún condicionamiento y alineado con Washington en su postura de excluir a Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Solo Panamá y Costa Rica asistirán por Centroamérica sin poner ningún condicionamiento.

En medio de estas tensiones, los participantes intentaran encontrar acuerdos en temas como el crecimiento económico, la recuperación pospandemia, la lucha contra el calentamiento global y especialmente la migración.

Washington espera alcanzar un acuerdo sobre una Declaración sobre migración, para integrar a los migrantes en los países de acogida y gestionar mejor la crisis.

El desarrollo económico es otra preocupación general, pero requiere el desembolso de fondos y está por ver si Estados Unidos sorprende con un anuncio.

"No veo a la administración aparecer con fuertes compromisos financieros", sino más bien "competir en igualdad de condiciones con al menos un cierto número de socios" como Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Canadá, Chile, Uruguay y Colombia, afirmó Manuel Orozco, director del Programa de Migración, Remesas y Desarrollo del Diálogo Interamericano en un encuentro virtual con la prensa, especificando que no descarta incluir a México en el bloque.

Benjamin Gedan, del Programa Latinoamericano del centro de estudios Woodrow Wilson International Center for Scholars, estima que "el barómetro real para esta cumbre será si Estados Unidos ofrece acceso significativo a nuevos mercados, préstamos y asistencia exterior para apoyar la recuperación económica y la infraestructura en la región".

A nivel diplomático la cumbre, que concluirá el 10 de junio y que se celebra con la guerra en Ucrania como telón de fondo, permitirá a Biden reunirse con algunos presidentes. Entre ellos el brasileño Jair Bolsonaro, un aliado del expresidente estadounidense Donald Trump y con quien el actual inquilino de la Casa Blanca no se reunió en casi año y medio que lleva en el cargo.

Hablará con él de temas bilaterales y globales, de la inseguridad alimentaria, la respuesta económica a la pandemia, la salud y el calentamiento global, ya que "todas las prioridades para la cumbre son áreas en las que Brasil juega un papel increíblemente importante", enumeró Juan González.

El éxito de la cumbre, para Rebecca Bill Chavez, presidenta del Diálogo Interamericano, dependerá de si sirve "de plataforma de lanzamiento para el compromiso con la región" y "se centra en temas que resuenan" en ella, en "prioridades compartidas" como la migración.

(Con información de France 24, Sputnik, Efe y AFP)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...