Nacional > GIRA

Talvi busca “hacerse conocer” para desbancar a Sanguinetti

Una tarde en Piriápolis con el precandidato del Partido Colorado

Tiempo de lectura: -'

03 de febrero de 2019 a las 05:03

Ernesto Talvi se seca el sudor de la cara y sigue caminando. Para, entra a un comercio, dialoga y se va. El termómetro marca 34° grados pero la sensación térmica es bastante superior. El calor y la humedad son los reyes de la tarde en Piriápolis, el balneario elegido por el precandidato presidencial por el Partido Colorado para realizar la segunda parada de su gira “pueblo a pueblo”.

El destino no es un capricho y para él es como “ingresar al túnel de la niñez”. Los Pérez –sus abuelos maternos– llegaron a Piriápolis a inicios de los ‘40 y pusieron una tienda que funcionó hasta el 2015. “Mi mamá creció aquí, conoció a mi padre y los recuerdos más lindos de mi niñez están asociados con estas playas y esta rambla hermosísima”, dirá después, ya entrada la noche y con la tormenta azotando, ante las más de setenta personas que se acercaron a escucharlo en la Plaza Artigas.

Lleva jeans oscuros, championes deportivos Nike negros, camisa celeste y una mochila repleta de apuntes que lo acompaña a todos lados desde 1984, año en que voló a Estados Unidos para hacer su doctorado en la Universidad de Chicago. Pide permiso, ingresa y luego de un apretón de manos se dispone a conversar. Quiere saber “cómo estuvo la temporada” y si Uruguay “está caro”. En cada paso que da lo acompaña un equipo multimedia compuesto por un camarógrafo, un fotógrafo, una editora y una asesora de prensa, que generan contenido para las redes sociales.

El quiosco Arrecife es la primera parada. Ruben, su dueño desde hace 19 años, lo recibe y le dice que “faltaron los argentinos”, una frase que repetirá la mayoría de los comerciantes que visite. Una de ellas es Iris –pelo ondulado rubio, remera rosada y pollera larga– que se emociona al verlo. “Ernesto, tanto tiempo. Me acuerdo cuando eras chiquito”, le dice mientras se funden en un abrazo. Es empleada de un comercio de variedades en la rambla y antes trabajó en la “tienda Pérez” de los abuelos de Talvi. La recorrida sigue y una turista pregunta quién es, a lo que su esposo le contesta que era “el del Partido Colorado”. Algunos lo miran indiferentes y otros preguntan si están grabando un comercial.

Talvi sabe que tiene que hacerse conocer ante el electorado y por eso decidió mover primero en 2019. Mientras muchos precandidatos estaban terminando sus vacaciones o planificando el año, decidió salir a recorrer el país con la mira puesta en junio, cuando se realicen las elecciones internas a las cuales considera como las “semifinales” y en las que competirá con José Amorín Batlle y posiblemente con Julio María Sanguinetti.

Sus dirigentes celebraron la última encuesta de la consultora Radar –presentada a fines de 2018– que mostró un crecimiento de cinco puntos porcentuales en dos meses y una disminución de ocho por parte de Sanguinetti, aunque la distancia todavía es grande y el dos veces presidente recibe el 55%, veinte puntos más que el economista. Pese a la diferencia, en Ciudadanos se tienen fe de “dar vuelta el partido” y repiten que la “tasa de conversión” –que mide cuántos electores que conocen a un candidato están dispuestos a votarlo– está de su lado.

El precandidato visualiza unas internas de “guante blanco” en la que los “matices” se marquen a través del “respeto” y nunca el “agravio”. Las principales diferencias las tiene con Sanguinetti cuya relación define como “cordial y fluida” pero en “régimen de competencia y cooperación”. “Es un hombre de Estado. Ya tenía una estructura política histórica armada y nosotros tomamos la decisión de armar un proyecto propio. Quienes opten por las corrientes históricas tendrán un excelente representante y quienes opten por la renovación y una nueva generación de líderes, aquí está Ciudadanos”, señala y anuncia que si pierde encabezará la lista al Senado. “Vamos a estar representándolos a ustedes y defendiendo el proyecto y los cambios”, le dice a sus militantes.

Luego de una parada estratégica en El Faro para tomar un helado de frutilla y chocolate, el precandidato está listo para reunirse junto a Carlos Flores, el referente local de la agrupación, con los principales dirigentes de la Asociación de Promoción Turística de Piriápolis. A ellos les pregunta si es real lo que antes oyó: que “la temporada es muy mala” y que “está todo muy caro”, como le dijo Sebastián, de la carnicería “Los dos amigos”. Los dirigentes matizan un poco y prefieren definirla como “atípica”, sin ser de las “mejores” pero tampoco de las “peores”. Manuel Reyna, el presidente de Aprotur, dice que el panorama para febrero es complejo porque “prácticamente” no hay reservas. “Precisamos que a Piriápolis se le preste más atención desde la normativa con los manteros y los motor-home”, le pide. Talvi anota, toma su cuaderno, la mochila y se retira. Las impresiones escuchadas serán el centro del discurso que dará algunas horas más tarde en la Plaza Artigas. Ahí también presentará sus propuestas sobre educación y seguridad y pedirá al gobierno que prohíba “el uso de la tarjeta de crédito” a sus miembros.

“Tenemos un gobierno de gastadores compulsivos. Habría que prohibirle a todos los integrantes del gobierno el uso de la tarjeta de crédito, no solo a Sendic y a De León. La tarjeta más peligrosa es la que usa Tabaré, la que usó Mujica, la que usó Cosse. Gastan, gastan y gastan, y pagan con una tarjeta de crédito que, eventualmente, algún otro día alguien va a tener que pagar”, dice ante un auditorio sin banderas políticas que lo aplaude y escucha pese a la amenaza de la tormenta.

Talvi dice que en seguridad miró y aprendió de Patricia Bullrich, la ministra argentina y el plan Medellín, ejecutado en Colombia. “Lo que no funciona es la pena de muerte y la cadena perpetua. Es extraordinariamente tentador el castigo ejemplarizante, pero no funciona. Lo que realmente funciona es que el delincuente o el traficante sepa que no va a poder dormir tranquilo en ninguna parte. Si vos delinquís te vamos a pescar. Eso es lo que disuade el delito”, señala y recibe los aplausos. 

El espacio de preguntas está abierto y aprovecha la consulta de un ciudadano para ampliar su propuesta de eliminar el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS) que fue señalada como “demagógica” por Mario Bergara –precandidato del Frente Amplio–. Dice que es un “impuesto injusto” que pretende terminar con él “gradual y responsablemente” por la vía legal y no a través de una enmienda constitucional y que si dijera que piensa hacerlo el 1 de marzo de 2020 estaría mintiendo “porque es un impuesto que recauda mucho y la situación de las finanzas públicas es muy mala y no lo permite”. El cielo se ilumina y los rayos evidencian que a pocos kilómetros ya llueve. 

Que el ganador elija el compañero de fórmula
Talvi propondrá a los precandidatos antes de las internas que se le deje “las manos libres” para elegir al compañero de fórmula. Implica un “gesto de desprendimiento y responsabilidad institucional” que deja abierta la posibilidad de que una mujer complete la fórmula.  “Creemos que es lo que debemos hacer, que el país y el partido necesitan”, señaló.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...