Fútbol > FINAL DEL URUGUAYO

Tapones altos y riesgo cero: las claves para jugar en una cancha en mal estado como el Centenario

Jorge Giordano y Marcelo Méndez contaron sus experiencias de dirigir en malos campos de juego

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2018 a las 16:06

Alexander Medina y Diego López sufrirán este domingo, a la hora 16.30 en el Estadio Centenario, lo que el resto de los entrenadores sufren durante todo el año saliendo a jugar en canchas en mal estado.  

"Es lamentable que un partido tan importante donde se decide el trabajo de todo un año se juegue en un campo de juego en esas condiciones", dijo a Referí Marcelo Méndez, quien guió a Progreso al noveno puesto de la Tabla Anual, salvándolo con luz del descenso y quedando a medio punto de clasificar a una competencia internacional. 

"La realidad de los grandes es la que vivimos los demás entrenadores todos los fines de semana; nuestra cancha (el Paladino) no estuvo en las mejores condiciones este año y eso te complica. Nosotros teníamos una idea de salir jugando y no se podía por lo que hacíamos un juego más directo; para las propuestas de buen juego un mal campo de juego incide", expresó Méndez quien ya anunció que no seguirá en Progreso y espera una oferta para continuar su carrera. 

En cancha dura la pelota pica más

Jorge Giordano, quien asumió en la recta final del Clausura como entrenador de River Plate sellando por medio punto su clasificación a la Copa Sudamericana, expresó: "Es fundamental identificar que en el lugar de la cancha que está en mal estado, las situaciones pueden no ser las esperadas. La pelota va a picar bien en las zonas del campo que esté en buenas condiciones, es decir va a picar menos, mientras que en la zona que está dañada va a picar más porque no va a estar el colchón de pasto".

 

"Tanto para defender como para atacar no podés subestimar la acción porque se puede pagar caro, sobre todo en defensa. Un resbalón del delantero puede generar perder un gol, pero eso en un partido queda para la anécdota. En cambio, un resbalón o una caída de un defensa si cuesta un gol puede costar un campeonato", agregó Giordano. 

Tapones más altos

"Un aspecto que no deja de ser importante y al que a veces no se la da mucha trascendencia es el calzado. El defensor necesita en este tipo de terrenos de mucho agarre y más con las declaraciones de (Salvador) Invernizzi que dijo que no sabe cuánto puede aguantar la trama", dijo Giordano.

"El jugador tiene que jugar con otro tipo de tapones y más si llueve, necesita un calzado que pueda agarrarse al no haber pasto porque sino te podés resbalar y caerte en el área defendiendo en un partido de esta naturaleza puede ser fatal", opinó el floridense, exentranador de Wanderers, Juventud y Danubio, entre otros.

Sobre precauciones específicas para los defensas,Giordano expresó que se debe cuidar que la pelota no pique en esa zona, disponer un especial cuidado con los rebotes, con los segundos balones para tampoco dejarlos picar: "Yo no tomaría ningún riesgo defendiendo".

Giordano explicó con claridad un aspecto que marca a los clásicos: "El mal estado del campo es exactamente el mism. Para el que ataca para hacer el gol y para el que defiende para tomarlo y tomar un gol en estos partidos es lo que más incide". 

La salida por abajo

"Creo que la propuesta de Medina se asemeja más al fútbol que practicó Progreso. No solo por la salida desde el fondo, sino también por la forma de atacar por banda, por la amplitud del juego y por la tenencia de pelota", expresó Méndez. 

"No hay que transmitirle al jugador el miedo a jugar por el mal estado del campo de juego, pero es claro que se puede dificultar el manejo de la pelota. En nuestra cancha, cuando llovía, se armaba un charco en el medio de la cancha y era imposible circular la pelota en esa zona. No hay que transmitir miedo, pero sí buscar circular la pelota donde mejor se puede hacerlo", agregó.

Sobre el eventual riesgo de salir jugando del fondo en un campo minado, Giordano dijo: "Sacar la pelota limpia del fondo no solo se puede hacer con los zagueros, hay muchas formas y tanto Medina como López tienen muchas estrategias válidas para hacerlo. Eso sí, te firmo que no van a arriesgar en esa zona".

El sorteo: clave como nunca

"Creo que hay factores extrafutbolísticos que pueden incidir en el juego esta vez. Uno es la lluvia y el otro es el sorteo de la cancha. Los dos van a querer terminar atacando sobre la Ámsterdam que es donde está mal el piso. Y si llueve y no se filtra el agua, el equipo que defienda puede terminar jugando en el barro",opinó Méndez. 

"Si llueve la cosa puede empeorar", expresó por su parte Giordano. "Creo que esto es el broche para todo lo que fue el año del fútbol uruguayo", concluyó el DT. 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...