Tesla: ¿cuál es su autonomía real?

Accidentes protagonizados por vehículos de Tesla en piloto automático ilustran las preocupaciones sobre los sistemas de asistencia al conductor; ¿qué es lo que puede hacer el software del Autopilot?

Tiempo de lectura: -'

09 de junio de 2018 a las 05:01

En 2016, un hombre murió cuando su Tesla Model S se estrelló contra un camión en Florida mientras iba en modo piloto automático. Los registros de datos del vehículo revelaron que Joshua Brown puso las manos en el volante durante 25 segundos de los 37 minutos que el Autopilot estuvo activo durante el viaje y que recibió siete advertencias visuales y seis acústicas para volver a poner las manos en la dirección. Dos meses después, Tesla lanzó una actualización que desactiva el piloto automático una vez que se ignoran varias advertencias para aplicar una mínima fuerza sobre el volante.

En marzo de este año, el conductor de un Model X falleció cuando chocó contra la barrera de una carretera en California. También estaba el piloto automático encendido y el conductor había recibido múltiples advertencias para poner las manos en el volante. El 11 de mayo, la conductora de un Model S se rompió un tobillo cuando su auto, también en piloto automático, golpeó un vehículo del departamento de bomberos en Utah. Ella confesó que estaba usando su teléfono pero, además,había quitado las manos del volante más de 12 veces durante el viaje, también durante los 80 segundos previos a la colisión.

Confusión

Si se utiliza incorrectamente el Autopilot, este puede provocar accidentes que evitaría un conductor atento.

"Su Tesla tomará una velocidad acorde a las condiciones del tráfico, se mantendrá dentro de un carril, cambiará automáticamente de carriles sin que el conductor tenga que dar la instrucción, pasará de una autopista a otra, saldrá de la autopista cuando su destino esté cerca, se estacionará de forma autónoma cuando se encuentre cerca de un lugar libre para hacerlo y se desplazará hacia y desde su garaje", plantea Tesla en su página oficial, haciendo referencia al "Autopilot mejorado".

A pesar de que se haga alusión a un sistema de piloto automático, la característica de autonomía en el Tesla no es total. Se trata de un asistente con un nivel 3; la conducción autónoma completa corresponde al nivel 5.

Definida por Mauro Picó, director de Enia Intelligence, empresa uruguaya de desarrollo de software, la autonomía existe cuando "no se requiere más intervención humana que marcar dos puntos en una aplicación o pantalla y ordenarle que te lleve". Pero este aun no es el caso de Tesla. Además, algunas de las características enumeradas, como la capacidad de cambiar carriles sin la intervención del conductor, no están incluidas en la iteración actual del piloto automático, sí en lo que se espera de él en el futuro.

Para algunos expertos, el reconocimiento o no de la autonomía ha sido causa de los accidentes mortales en los Tesla. "Creo que el nombre es el primer lugar en el que comienzan las dudas", dijo Brian Moody, editor ejecutivo de Autotrader, a Business Insider. Y agregó: "La diferencia es que un nombre hace parecer que conduce por sí mismo y el otro implica que debes estar allí como conductor porque solo te está dando una ayuda". Otros sistemas de asistencia al conductor se llaman Super Cruise o Pro Pilot Assist por lo que no generan la misma confusión, la cual es vista como peligrosa para los conductores.

Con un costo adicional de unos US$ 5 mil (que se suman al coste del vehículo), el sistema Autopilot exige al conductor que retome el control del vehículo cada cierto tiempo con una luz parpadeante en el panel de control. En el caso de ignorar los avisos, el coche desactiva automáticamente la modalidad autónoma hasta que completa un ciclo de carga. Por lo tanto, Picó apuntó que "no es 100% autónomo pero tiene prestaciones que ayudan, con autonomía, al conductor".

¿Sinónimo de seguridad?

El sistema de Tesla informa que todo conductor "tiene la responsabilidad" de permanecer "alerta y activo" cuando utiliza el piloto automático: "Debe estar preparado para actuar en cualquier momento". Es decir, el vehículo no queda totalmente atado a la inteligencia artificial.

"En un mundo 100% autónomo, siempre hay algún margen de error", aseguró Picó. Sin embargo, también afirmó que si la gran mayoría de los autos fuesen autónomos, se minimizarían los accidentes de tránsito.

Un boom

La integración de este tipo de tecnología en los autos se está dando de una manera demasiado abrupta. Según Picó, esto generó problemas: "Quisieron poner mucha información, mucha inteligencia, mucha automatización para el manejo de primera", comentó. A su juicio, estos obstáculos no habrían existido si se hiciese de manera más secuencial.

No es un detalle menor el hecho de que aún muchas personas rechacen o teman a este tipo de tecnología. Sea bajo un proceso educativo o no, la integración de autos autónomos exige un cambio en la sociedad. "El tema no surge de la tecnología en sí, sino en cómo nosotros la 'abrazamos' de alguna manera", explicó Picó. El ingeniero en computación también enfatizó la necesidad de que "los gobiernos empiecen a generar políticas para recibir esta tecnología y hacer que la gente esté racionalmente en condiciones de recibirlas".

Comentarios