Tecnología > GAME ON

Tooth and tail: guerra civil animal

Es una nueva manera de imaginar los juegos de estrategia en tiempo real con adorables animales envueltos en una amarga lucha política

Tiempo de lectura: -'

18 de septiembre de 2018 a las 05:00

La historia es esta: un mundo habitado por variedad de animales antropomórficos se ve acosado por terribles hambrunas. Lo único que crece es el trigo y este será pieza fundamental para alimentar a los cerdos, quienes a su vez serán el alimento de todas las otras especies que pronto estarán en guerra para hacerse con el control de los pocos molinos. Es decir, quien controla los molinos controla el trigo y, por tanto, controla la comida. Y quien controla la comida controla este mundo. Aunque deba incurrir en el canibalismo. A la sombra de esas mismas hambrunas es que surgen distintos movimientos políticos que pronto chocarán unos con otros en una batalla sin cuartel.

 Tooth and Tail no destaca solamente por su ambientación e historia –se inspira en el siglo XIX, lo que le da estética folletinesca a toda esta guerra entre animales– sino por su planteo. Allí donde el jugador está acostumbrado a operar cual entidad omnisciente en los RTS (videojuego de estrategia en tiempo real), aquí opera mucho más a nivel de campo, siendo dueño del destino de un comandante quien no pelea pero bien puede morir. Este es quien controla la pequeña brigada que usará el jugador en combate compuesta por 20 unidades. 

Este juego está diseñado por el equipo indie Pocketwatch Games, los mismos de Monaco: What’s Yours Is Mine. Editado a mediados del año pasado, se encuentra disponible para Windows, MacOS, Linux y PlayStation 4. Su creador, Andy Schatz, aseguró que la base del juego ya se encontraba en viejos trabajos universitarios realizados junto a su colega Tom Wexler, por ejemplo, en Dino Drop. Pero la idea original del juego fue del community manager de Pocketwatch Games, Brian Franco, quien sugirió que se utilizaran animales. Schatz aceptó el desafío y lo combinó con su amor por la historia, con principal hincapié en la guerra civil estadounidense o guerra de secesión, lo que terminó por brindarle a Tooth and Tail esta peculiar estética oscura y el valor moral de las decisiones tomadas en el juego.

“Si uno imagina el mundo de los animales que viven en nuestros patios traseros como una sociedad humana, termina por imaginar un mundo oscuro y brutal”, relató Schatz. Y añadió: “Tenemos ardillas que son atropelladas por automóviles, tenemos gatos que matan pichoncitos. Todo está constantemente en la mira de un halcón o un búho. No es nada lindo. Buscamos construir un RTS que fuera antes que nada acerca de estrategia e improvisación, no que dependiera de cuán rápido el jugador puede hacer clic. Y así fue que usamos la propia pantalla como límite cuando diseñamos el juego, concentrándonos en un único personaje”.

El resultado es muy efectivo. Los combates suelen durar entre 8 y 20 minutos, dependiendo de con qué jugador uno se enfrente o con qué inteligencia artificial esté compitiendo. Si bien su jugabilidad es clásica, la estética pixelada tiene muy buenos acabados, tanto en las unidades, como en los edificios.

Y más allá de los combates singulares, el juego cuenta con un interesante modo campaña en el que, a través de él, podemos ver la historia de las cuatro facciones principales enfrentadas en este universo. No conviene revelar demasiado, pero sí adelantar que algunas de sus pantallas son extraordinariamente difíciles, por lo que el tiempo promedio para terminarlas oscila entre las cinco y las nueve horas (lo que algunos portales han señalado como demasiado poco). Por contrapartida, 15 minutos alcanzan para poder disfrutar de una batalla en modo multijugador.
Una propuesta innovadora, interesante y que solo ha cuajado aun más en el tiempo que lleva disponible en el mercado.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...