Opinión > Opinión

Trampas al solitario

Uruguay es un país que tiene que levantar sustancialmente el rendimiento de los alumnos de peor desempeño

Tiempo de lectura: -'

22 de marzo de 2018 a las 05:00

El Consejo de Educación Secundaria (CES) anunció que implementará a partir de este año un plan por el cual los estudiantes de Ciclo Básico que al finalizar el período de febrero deban más de tres asignaturas no repetirán todo el año sino que se les mantendrá el fallo en suspenso y se les dará la posibilidad de cursar durante el año académico que se inicia las materias que todavía no aprobaron.
En los últimos días el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) destacó que dará la opción a los centros educativos de limitar la repetición a tercero y sexto. Aquellos centros educativos que opten por eliminar la repetición en los grados 1, 2, 4, y 5 tendrán que ofrecer a cambio apoyos especiales a los alumnos que tengan dificultades. La repetición como alternativa quedaría sólo para tercero y sexto grado y se daría en función de los perfiles de egreso elaborados por el CEIP para los alumnos de 3º y 6º año.
Todas estas decisiones tienen exigencias y obligan a considerar los medios de acción disponibles.

Por mencionar algunas: 1) los centros educativos tienen que contar con servicios de apoyo a los que recurrir y tener la posibilidad real de ofrecer a los alumnos servicios, tutorías, y programas que se ajusten a sus necesidades; 2) estos servicios e intervenciones tienen que haber demostrado dar resultado; 3) será necesario crear grupos "especiales" dirigidos a los estudiantes del primer ciclo de la educación media que tengan que cursar materias de dos años al mismo tiempo; 4) tiene que haber presupuesto para crear los cargos necesarios y contratar los servicios que se requieran; 5) los servicios tienen que expresarse en términos de costos, para un período determinado, y tienen que ser costo-efectivos y factibles de llevar a cabo.

Más información de últimos días, el CES cerró 2017 con números rojos, se decidió reducir significativamente los recursos destinados a tutorías y a planes como el Programa Aulas Comunitarias (PAC). Con esto, entendemos, se estarían afectando programas dirigidos a jóvenes con más dificultades para adquirir aprendizajes. En breve esto significa que no hay presupuesto para crear los cargos necesarios para grupos "especiales" y habrá disminución de algunos de los apoyos hoy existentes.
Decir que se quiere eliminar la repetición, exige un análisis objetivo de la situación a modificar (alcance y naturaleza de la repetición en educación primaria y educación secundaria, descripción cuantitativa desagregada de la población objetivo, etc.), exige explicar con claridad qué se hará en términos operativos (programas y planes que se traduzcan en acciones concretas), y exige hablar de los medios, los instrumentos, y los recursos necesarios para hacerlo posible.

Se requieren, por otra parte, intervenciones y acciones de política concretas, bien definidas y diseñadas, más personalizadas y adaptadas a la especificidad de las situaciones. Empezando por aquellos alumnos en situación de extrema debilidad en lo económico y lo cultural con alto riesgo de exclusión social. El sistema educativo no logra "trabajar" adecuadamente con un muy alto porcentaje de los alumnos. Al decir del último informe del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed), "no logra hacerlos progresar con éxito en el aprendizaje de aquello que se espera en cada edad". Uruguay es un país que tiene que levantar sustancialmente el rendimiento de los alumnos de peor desempeño.

La repetición no debería eliminarse por decreto. Debería ser el resultado exitoso de acciones concretas y sin hacerse trampas al solitario. No está de más decir que las tasas de repetición no dicen, necesariamente, lo que en verdad está sucediendo en materia de adquisición de aprendizajes y logros educativos propiamente dichos. Cambios positivos en lo que a tasas de repetición refiere, pueden crear la ilusión de estar avanzando y enmascarar una realidad muy distinta. Un descenso en los índices de repetición puede deberse a que los alumnos están aprendiendo más o a que los docentes están exigiendo menos. Un número importante de alumnos puede quedar incluido o excluido de las estadísticas captadas con este indicador sobre la base de criterios muy distintos.

Los indicadores más importantes que diferencian las prácticas educativas efectivas de las inefectivas vienen dados por el nivel de aprendizaje de los alumnos y por la pertinencia y relevancia de lo que se enseña y se aprende. No existe otra forma válida para definir el éxito del sistema educativo y las políticas educativas. No hacernos trampas al solitario.

Comentarios