17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
16 de marzo 2023 - 16:00hs

Por Ruchir Sharma

Nueva York está encogiéndose de hombros ante el éxodo de sus ciudadanos ricos. La élite local parece estar demasiado segura de que Manhattan es, y siempre será, el centro de gravedad del universo cultural; y que la ciudad está en una mejor posición — como me dijo recientemente un profesor — sin todos los “ricos idiotas que están migrando a Miami”.

Pero una complacencia tan profunda podría deshacer incluso a la ciudad más grande del mundo, especialmente ahora. La pandemia ha demostrado que las oficinas remotas pueden funcionar a tiempo completo, lo que facilita la reubicación de cualquier empleado y magnifica lo que yo he llamado el efecto espejo roto. Las grietas en Nueva York — impuestos altos, aumento de la delincuencia, hostilidad anticapitalista latente — se reflejan en la huida hacia la exención de impuestos y una cálida bienvenida en Miami.

Un efecto similar es visible en Moscú, donde un Kremlin de mano dura y la reacción mundial a la guerra en Ucrania están expulsando a los rusos ricos. En cambio, ellos están optando por opciones más hospitalarias, incluyendo Dubái. Mientras tanto, la presión regulatoria de Beijing está impulsando a los magnates a comprar segundas residencias en Singapur.

La población de millonarios cayó un 12 por ciento el año pasado en Nueva York, un 14 por ciento en Hong Kong y un 15 por ciento en Moscú. Dubái, Singapur y Miami están explotando deliberadamente esta migración al abrir sus puertas a los capitalistas. Estas ciudades globales se encuentran entre las más atractivas para los inmigrantes millonarios y representan los tres principales mercados de propiedades de lujo donde se espera que los precios aumenten más rápido este año.

Singapur es el mercado más establecido de los tres: la población millonaria de 250,000 es mucho mayor que la de Dubái o Miami, por lo que es natural que esté creciendo más lentamente. Sin embargo, también aquí la energía es palpable. Recientemente, Singapur abrió una agencia para darle la bienvenida a las empresas de gestión de patrimonio familiar. La afluencia fue tan abrumadora que la ciudad se está volviendo más selectiva sobre quién califica para los incentivos fiscales. Una broma local es que US$500 millones son los nuevos US$100 millones, la suma requerida para calificar para una bienvenida oficial. Las exhibiciones de riqueza ahora son comunes en la ciudad generalmente sobria; vi una mansión con ocho Ferrari rojos en el frente.

Dubái ahora ofrece "visas doradas" que permiten a los ricos comprar propiedades y quedarse. Esto está atrayendo inmigrantes no sólo de Rusia sino de todo el sur de Asia y Medio Oriente. Un auge inmobiliario está en pleno apogeo, impulsado por compras de ocho cifras. El ochenta por ciento de las transacciones se realizan en efectivo, lo que hace que el mercado inmobiliario sea más estable que en burbujas pasadas.

Miami, que alguna vez fue un "lugar soleado para gente sospechosa" por excelencia, también ha alcanzado una masa crítica como una ciudad muy interesante. La gente se muda aquí para evadir impuestos, claro, pero también para conocer a compañeros trasplantados, hacer tratos en el creciente distrito financiero, disfrutar de las arenas blancas e ir de compras en el nuevo Miami Design District, el primer barrio comercial de lujo especialmente diseñado en EEUU.

Cada vez más, las ciudades descaradamente capitalistas se encuentran unas a otras. La clase ejecutiva en el nuevo vuelo Miami-Dubái está llena todos los días, me dijeron, forjando un vínculo directo entre los empresarios estadounidenses y la riqueza petrolera del Medio Oriente. Muchos otros países quieren emular el éxito de Dubái, incluyendo Zimbabue, que espera rehacer las Cataratas Victoria como un centro similar.

Los habitantes de Manhattan que están a favor de despedirse de los "ricos idiotas" podrían considerar el Efecto Curley, llamado así por el alcalde de Boston de principios del siglo XX, James Curley, quien expulsó deliberadamente a los "anglosajones" ricos de su ciudad a través de una retórica incendiaria y prejuicios, lo cual condujo al estancamiento económico a largo plazo de la ciudad.

Nueva York no es Boston en 1950, pero el éxodo es una mala señal. Durante años, el estado ha estado enviando inmigrantes a Florida, donde la población ahora es un poco más grande pero el gobierno estatal gasta la mitad... y la economía está creciendo el doble de rápido. En 2022, por primera vez, Florida tuvo más trabajos no agrícolas que Nueva York.

La migración de puestos de trabajo y capital son los principales indicadores de desarrollo y declive. Las ciudades globales hostiles a la riqueza terminarán saboteando sus propias perspectivas económicas en beneficio de rivales más acogedores como Miami, Dubái y Singapur.

Copyright The Financial Times Limited 2023

© 2023 The Financial Times Ltd. All rights reserved. Please do not copy and paste FT articles and redistribute by email or post to the web.

Temas:

Financial Times riqueza Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar